×
×
Red Internacional

Graue no desaprovechó la inauguración de la Exposición de Orientación Vocacional, para presumir el supuesto compromiso de la UNAM con la “prosperidad de la nación”. ¿Qué tan cierto es esto?

Martes 26 de octubre | 18:18

En días anteriores la rectoría sacó un comunicado afirmando el carácter crítico de la universidad, su autonomía, democracia y pluralidad ideológica. Estas declaraciones son claramente cuestionables para cualquiera que conozca de cerca la vida universitaria, su estructura y que no defienda un orgullo universitario que se caracteriza por un reaccionario sentimiento micronacionalista.

Lo que no es cuestionable, es que la universidad es profundamente antidemocrática. La Junta de Gobierno elige al rector, que a su vez preside el Consejo Universitario donde tiene derecho a veto (aunque todos digan que sí, si él dice que no, tiene la última palabra).En los Consejos solo pueden entrar quienes son regulares académicamente (como si los estudiantes fueran irregulares por elección y no por condiciones que responden a su realidad socioeconómica) y en el caso de los docentes, solo aquellos que son titulares, excluyendo a la gran mayoría de la planta docente.

Te puede interesar: El cacicazgo que domina a la UNAM

Para colmo, en dicho comunicado presumen del compromiso y solidaridad con la nación poniendo de ejemplo el apoyo brindado en el terremoto del 2017. Quienes abrieron las facultades y el Estadio como centros de organización para realizar brigadas a las zonas afectados de la CDMX, Puebla y Oaxaca, fuimos los estudiantes, fuimos los estudiantes que junto a los trabajadores sacamos escombros, hicimos acopio y ayudamos a la reconstrucción, no fueron ni las autoridades universitarias, ni el gobierno.

Su supuesta diversidad ideológica es más falsa que nada, a la disidencia política se la persigue, despide y expulsa ocupando como herramienta al inquisitorio Tribunal Universitario y a sus fuerzas represivas como los organismos de seguridad contratados por fuera del STUNAM. Tras el proceso de #UNAM no Paga, más de una decena de profesores que participaron de las asambleas fueron despedidos o se les redujeron las materias y por ende su salario.

Además, hoy a diez años del asesinato de Carlos Sinhue, activista de la FFyL, tenemos la certeza de que la universidad no se mira al corazón cuando se trata de abatir a estudiantes organizados.

Te puede interesar: A 10 años del asesinato de Carlos Sinuhé: “Organizarnos, luchar y no parar”

Tampoco se nos olvida que la huelga del 99, donde miles de estudiantes mantuvieron una huelga de nueve meses para frenar los intentos priistas y neoliberales por imponer cuotas, la rectoría a manos del “grupo de los médicos” - al cual pertenece Graue- junto al gobierno de la ciudad gobernado en ese entonces por Cuauhtémoc Cárdenas, (fundador del PRD y entrañable aliado de López Obrador), orquestó una brutal represión por parte de la Policía Federal Preventiva (PFP) para romper la huelga el 6 de febrero del 2020, a lo que siguió una dura persecución a los y las huelguistas.

Te puede interesar: [Dossier] A 22 años de la huelga plebeya que defendió la gratuidad de la educación

Que no nos vengan a dorar la píldora, si en la universidad hay diversidad ideológica ha sido porque la izquierda independiente de las autoridades y el gobierno se mantiene a pesar de sus intentos por librarse de nosotros. La democracia está ahí en las asambleas de base a pesar de su espionaje, persecución y represión. La solidaridad y el compromiso que no es con “la nación”, sino con el pueblo pobre y trabajador, estuvo en los miles que votamos paros para exigir los sueldos de nuestros docentes y su basificación; en la lucha por justicia por Nochixtlán, por los 43 de Ayotzinapa, con los docentes de la CNTE contra la reforma educativa, con los electricistas del SME; contra la continuidad del priismo en el #YoSoy132 y contra la militarización del país en la COMECOM.

Si la universidad mantiene el carácter crítico, no es gracias a sus autoridades, es a pesar de ellas.

Las cúpulas de poder universitarias y los partidos del régimen y sus intelectuales se quieren poner la camiseta de la “defensa de la UNAM”, unos con su conservador “orgullo universitario” y los otros con su cínica preocupación por los planes neoliberales. Pero no nos dejemos engañar, ni a los reaccionarios y asesinos del PRI y el PAN, ni al PRD que intentó cooptar al movimiento estudiantil y a la huelga del 99, ni el Morena que mantiene proyectos como el IEMS, las Universidades del Bienestar ni las escuelas Rosario Castellanos con docentes precarizados, van a defender a la UNAM.

Te puede interesar: UBBJ considera a sus docentes como “beneficiarios sociales”

La comunidad universitaria, estudiantes docentes y trabajadores, de manera independiente a los partidos del régimen, y no las autoridades parasitarias, somos quienes podemos no solo defender a la UNAM, sino abrir sus puertas a las grandes mayorías, acabar con la rancia estructura universitaria, pelear por aumento presupuestal, por basificación para los y las docentes y porque no haya exclusión de la educación.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias