DEUDA EXTERNA EN MÉXICO

La deuda externa en México no para de crecer

Según el informe trimestral de finanzas públicas de la Secretaría de Hacienda, la cifra que se obtuvo al cierre de junio representa el monto más elevado desde el año 2000.

Lunes 3 de agosto | 16:03

A pesar de las declaraciones del presidente y de los ajustes al gasto público con el objetivo de no aumentar el endeudamiento, este no ha dejado de crecer. El crecimiento de la deuda se debe tanto a la devaluación del peso frente al dólar, como a la contratación de deuda para hacer frente a la crisis económica que ha resultado de la pandemia.

De acuerdo con Hacienda, la explicación en el aumento de la deuda se halla hasta en un 68% por el efecto de la valuación del dólar, esto dado que el 75% de la deuda está contraída en dólares.

Así, durante la primera mitad del año, la deuda aumento a un nuevo nivel histórico llegando hasta los 12.07 billones de pesos, creciendo en 1.51 billones. Durante el mismo periodo el año pasado, el registro fue de 10.51 billones.

La deuda total del país, que se contabiliza como Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), ahora es equivalente al 52.1% del Producto Interno Bruto (PIB) anual. Supera de esta forma más de la mitad de la producción total de bienes y servicios que se realizan en todo el país durante un año entero.

La deuda ha experimentado un crecimiento sostenido durante las últimas dos décadas, en el año 2000 era equivalente a apenas el 20% del PIB nacional, ya para 2013 representaba 40% y al iniciar este sexenio equivalía al 48.6% del PIB.

Si bien el nivel de endeudamiento que tiene México es comparativamente mejor con respecto a otros países centrales como Italia (181% de su PIB), el Estado español (140%) o Estados Unidos (129%), el desembolso anual que se realiza para hacer frente al pago de intereses y del manejo de la deuda es muy elevado, representando más que el propio presupuesto a salud a nivel federal.

Solamente para este primer semestre, se destinó al pago de intereses 252,542 millones de pesos, una millonaria cifra que se va del país directo a los bolsillos de los bancos internacionales y los fondos de inversión de la burguesía financiera.

En el marco de la enorme crisis económica que vive nuestro país, donde el PIB se 17.3% entre abril y junio, destinar cientos de millones al pago de intereses de una deuda impagable es una política que nada tiene de popular.

Por ello, hay que suspender la sangría de recursos que van para los especuladores financieros internacionales y destinar estos al fortalecimiento del sistema de salud o a la reactivación económica.






Temas relacionados

Andrés Manuel López Obrador   /   Crisis    /   Deuda externa   /   Devaluación

Comentarios

DEJAR COMENTARIO