Internacional

ECOLOGÍA DE LA FRONTERA

La migración natural que no ve el muro de Trump

El muro impactará los servicios ambientales como la calidad y cantidad de agua, la calidad de aire y fertilización de suelos. Teniendo en cuenta que el muro actual ya ha provocado cambios en el flujo de arroyos y ríos, infiltración y otros problemas que afectan a ambos países, el proyecto de Trump empeoraría las cosas.

Axomalli Villanueva

@1quiahuitl

Jueves 26 de enero de 2017 | 23:59

La ciudad mexicana de Nogales padeció fuertes lluvias que derivaron en una inundación en 2011. En parte debido a que un desagüe que cruza la frontera quedó semibloqueado en el muro fronterizo, lo que generó una gran acumulación de agua.

En palabras de Carlos de la Parra, investigador en la Centro de Estudios Fronterizos de la Frontera Norte:

Hay cuencas que están divididas por la frontera México-Estados Unidos. Si se interrumpen, impacta al terreno natural, a carreteras, a edificaciones y a sistemas de drenaje. Pueden ser muy elevados los costos.

En septiembre de 2016, Gaceta UNAM publicó que al menos 800 especies de vertebrados, principalmente mamíferos, reptiles y anfibios, están siendo afectadas por el muro fronterizo entre México y Estados Unidos, que ya mide unos mil kilómetros y viola acuerdos internacionales ambientales y por lo tanto la soberanía de México, el investigador del Instituto de Ecología (IE) de la UNAM, Gerardo Ceballos afirmó:

“Un país tiene derecho a defender su frontera como quiera, pero respetando dos cosas: la soberanía del otro país y los tratados internacionales ambientales. El muro que piensa construir Trump es continuación de algo que empezó George Bush hijo con un contrato millonario con la compañía de su vicepresidente Chiney.
Bush obtuvo permisos especiales que pasaron por alto los derechos de las tribus nativas, patrimonio arqueológico y medio ambiente; sin embargo se ha demostrado que un muro no detiene el paso de migrantes, ni el lucrativo negocio del narcotráfico, lo único que ocasionara es más muertes. Se trata de una retórica fascista"

Entre México y Estados Unidos hay un corredor natural de especies, muchas de ellas endémicas y en peligro de extinción, esta es una de las zonas más ricas en flora y fauna del continente.

La iniciativa del muro fronterizo es calificada como una “estupidez” entre la comunidad científica, puesto que ya está demostrado que el muro existente ha acabado con la vegetación en un área aproximada de 20 metros de cada lado, las luces artificiales, así como los sonidos y movimientos implícitos en la actividad de las cercas impiden el movimiento de animales nativos afectando también la flora, puesto que muchas especies se encargan de dispersar semillas de algunas plantas. Incluso se piensa que las afectaciones lleguen a especies tan emblemáticas para Estados Unidos como el cóndor de California y el águila calva que son símbolos nacionalistas de ese país.

Reportes de asociaciones como Defenders of Wildlife, subrayan el impacto a poblaciones nativas que fueron extintas y que actualmente están en recuperación, como el caso del lobo gris mexicano.

Migración natural: el jefe jaguar

Sin visa, sin pasaporte, burlando a la migra, recorre los caminos que sus antepasados durante milenios han recorrido, desde Sonora hasta Arizona, donde los alumnos de un colegio local lo llamaron simplemente “el jefe”, se le han dedicado murales en Tucson y una marca de whiskey artesanal; se trata del único jaguar en estado salvaje que se conoce en la zona.

Su especie, amenazada constantemente por los megaproyectos de minería en México y extensiones ganaderas en Estados Unidos, ahora se enfrenta a otro peligro por la construcción del muro que el presidente Donald Trump está impulsando.

“El Jefe” no viaja solo en este corredor biológico entre México y Estados Unidos, conformado por zonas montañosas rodeadas de valles y pastizales. Alejandro del Mazo, titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) recordó que en esta región se comparten especies prioritarias como el propio jaguar, oso negro, puma, ocelote, berrendo y águila real. La biodiversidad no tiene fronteras, ninguna forma de vida es ilegal.






Temas relacionados

#AbajoelMuro   /   México   /   Donald Trump   /   Fronteras   /   Estados Unidos   /   Ecología   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO