×
×
Red Internacional

Desde el inicio de la pandemia las pruebas para detectar si una persona tiene Covid ha sido útil para romper las cadenas de transmisión. Con la llegada de la variante ómicron cuya propagación es más rápida, se requiere contar con una prueba para miles de personas en todo el país.

Sábado 15 de enero | 00:37

En los últimos días se ha reportado el aumento exponencial de los casos Covid en todo el país y hemos visto la saturación en los kioscos y centros de salud donde se realizan pruebas, asi como enormes filas para poder obtener los permisos Covid o incapacidades por parte de las instituciones federales de salud, IMSS e ISSSTE, producto de las exigencia de las empresas patronales.

La línea del gobierno federal de mantener el semáforo en verde, para que la patronal pueda descartar el cierre de actividades y así preservar sus ganancias, ha permitido que las empresas que durante toda la pandemia se resistieron a parar la producción a costa de la enfermedad y muerte de sus trabajadores, mantengan una línea dura y francamente canalla para los trabajadores que se han contagiado o se han mantenido en riesgo en los centro laborales.

Debido a la exigencia de contar con una prueba positiva para poder tramitar la incapacidad en las instituciones de salud, los trabajadores y sus familias han tenido que padecer largas filas. Así se ha reportado en la zona norte del país donde las maquiladoras, a pesar de que los oberos presentan sintomas como para darles el resguardo necesario, exigen la incapacidad por parte del IMSS.

Casos similares se han presentado en San Luis Potosí, Guerrero, Yucatán, Tabasco y Ciudad de México; esto, a pesar de que se anunciara el trámite en línea de incapacidades temporales y permisos Covid. Los trabajadores reportan que muchas empresas no aceptan dichos permisos y la página para las incapacidades esta saturada.

Desde las esferas gubernamentales se avala esta situación crítica para las masas trabajadoras, limitándose a recomendar "orientaciones" que de nada sirven, tanto de la secretaria de Salud como del propio presidente López Obrador, quienes llaman a resguardarse ante cualquier síntoma sin la necesidad de una prueba. Es tal el grado de indolencia por parte de la mayoria de las empresas que ya la STPS junto con el IMSS han tenido que anunciar una estrategia conjunta para que los patrones acepten permisos Covid y se respeten los días de confinamiento.

Esta situación expresa las terribles condiciones laborales en este país, una vez más recae en los trabajadores el padecimiento burocratico de las instituciones, los gastos económicos que representan combatir esta enfermedad incluyendo en muchos casos tener que pagar hasta 1,500 pesos por una prueba para no perder el trabajo o para que no se le descuente el salario; o en su defecto, realizar filas desde las 4 de la mañana para alcanzar una ficha exponiendo a familias enteras al contagio. Así, la "buena" gestión de la pandemia que dice tener el gobierno de la 4T se queda en los reportes triunfalistas que se emiten en Palacio Nacional; porque afuera, con los trabajadores reales, esta pandemia se esta padeciendo en todos los aspectos posibles.

Como es evidente, la mejora de las condiciones laborales, el respeto a los derechos de los trabajadores y la conquista de vivir una vida digna, no va a venir por decreto, esto lo han demostrado los gobiernos anteriores pero también este gobierno da muestras de ello. La tibieza con la que se "enfrentan" a los patrones en una crisis de grandes magnitudes no es otra cosa que el sometimiento a la ganancia por sobre la vida de los trabajadores, y es ahi donde radica la necesidad de la organización real e independiente de los trabajadores por la conquista de nuestros derechos.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias