×
×
Red Internacional

RACISMO EN EE. UU..La política de Biden refuerza ola racista contra asiáticos en Estados Unidos

Los estadounidenses de origen asiático son los más afectados por las escaladas estadounidenses contra China. Miles de crímenes de odio ocurrieron en el último año, incluido el tiroteo misógino y anti-asiático de ayer en Georgia.

Jueves 18 de marzo | Edición del día

Aunque existe una larga y sórdida historia de racismo y violencia contra los asiáticos en los Estados Unidos, los delitos de odio contra los asiáticos han ido en aumento desde hace varios años y solo han aumentado desde el comienzo de la pandemia de coronavirus. En gran parte ignorado por los principales medios de comunicación, el tema ahora está en los titulares solo después del asesinato de seis mujeres asiáticas en Atlanta. Si bien este creciente sentimiento anti-asiático tiene muchas causas, la postura cada vez más hostil de Estados Unidos hacia China ha contribuido significativamente.

Desde el “virus de China” de Trump hasta las promesas de política exterior anti-China de Biden, el mensaje de Washington ha sido claramente que China, e implícita o explícitamente, el pueblo chino, es el enemigo. Un estudio de octubre de 2020 del Pew Research Center descubrió que, tras el inicio de la presidencia de Trump, las opiniones contra China aumentaron en un 20 % en Estados Unidos. Desde el inicio de la pandemia, los informes de violencia y acoso contra las comunidades asiáticas e isleñas del Pacífico aumentaron casi un 150 % en las principales ciudades de Estados Unidos.

La última y más violenta expresión de esta creciente hostilidad se produjo el 16 de marzo, cuando un hombre armado abrió fuego en un salón de masajes en Atlanta, Georgia, y mató a ocho personas, seis de las cuales eran mujeres asiáticas. Un estudio reciente mostró que ha habido 3.800 incidentes de odio contra los asiáticos en el último año, que incluyen rechazo, acoso verbal y ataques físicos. Las mujeres asiáticas han sido los principales objetivos.

El pistolero, Robert Aaron Long, comenzó su ataque alrededor de las 5 pm, cuando mató a sus primeras cuatro víctimas en un salón de masajes en el suburbio de Acworth, en el norte de Atlanta. En una hora había atacado dos balnearios más, matando a dos mujeres más en cada uno.

Long afirmó que sus ataques fueron motivados por su adicción al sexo, y los medios corporativos han estado repitiendo la afirmación. Este es un argumento absurdo. La adicción al sexo no significa violencia hacia las mujeres. Para Long, la adicción al sexo es un código para la brutal violencia misógina contra las mujeres asiáticas. La población asiática de Atlanta es solo el 4 % de la población total de la ciudad, pero el 75 % de las víctimas de Long eran asiáticas. Entonces, su elección de dónde representar esta violencia brutal no es una coincidencia.

Esto también es parte de un patrón más amplio en el que las mujeres asiáticas son víctimas de manera desproporcionada de crímenes de odio contra los asiáticos. El mismo informe que encontró 3.800 casos de delitos de odio contra los asiáticos muestra que el 68 % de las víctimas eran mujeres. Esto está en línea con una larga historia de fetichización de las mujeres asiáticas en los Estados Unidos. Esta fetichización alimenta regularmente la violencia contra las mujeres asiáticas.

El ataque también está en línea con la violencia contra las trabajadoras sexuales. El hecho de que Long apuntó a los spas no es una coincidencia. Las trabajadoras sexuales son blanco de violencia misógina y, a menudo, blanco de la policía. Las trabajadoras sexuales de color son las más atacadas. Si las mujeres que trabajaban en los salones de masajes eran trabajadoras sexuales o no, al autor de la violencia no le importaba, creía que lo eran. Fueron atacadas porque eran asiáticas, migrantes y se suponía que eran trabajadoras sexuales.

El papel que ha jugado la retórica anti-China en este ataque tampoco puede pasarse por alto. Ambas partes del capital en los EE. UU. han jugado un papel en acercar al mundo al conflicto de las grandes potencias a lo largo de la década de 2010. El llamado “Pivote a Asia” de la administración Obama, que centró más recursos militares en el Pacífico, seguido de la destructiva guerra comercial de Trump con China, ha aumentado la competencia entre las clases capitalistas de los dos países. Como siempre, mientras los capitalistas rivales compiten por la influencia global, la clase trabajadora sufre las consecuencias del aumento de las tensiones.

Si bien Trump fue más flagrante con su racismo, usando términos como "virus de China", Biden mantiene la posición de China como uno de los principales enemigos de Estados Unidos. Tanto Biden como Trump, es un político burgués comprometido con los intereses de la clase capitalista estadounidense que está perdiendo influencia en todo el mundo, mientras que la clase capitalista de China expande su influencia. Por esta razón, Biden continuará redoblando su antagonismo con China. Esto es evidente en las personas que eligió para liderar su equipo de seguridad nacional, como los halcones anti-China: el secretario de Estado Antony Blinken y el asesor de política exterior Jake Sullivan.

El racismo antiasiático no comenzó con las tensiones de Trump con China. Desde la ley de exclusión china hasta los campos de internamiento japoneses, la discriminación antiasiática siempre ha formado parte de la historia de Estados Unidos. Además, gran parte de la inmigración asiática a EEUU es el resultado de las bombas, invasiones y golpes de estado de EE. UU. que apoyan a dictadores violentos. Es la historia de la inmigración de países como Camboya, Vietnam, Corea y otros. Y mientras el imperialismo estadounidense destruye los países de origen de muchos inmigrantes asiáticos, éstos llegan a Estados Unidos sólo para enfrentarse al robo de salarios, la discriminación y la violencia.

Por esta razón, los estadounidenses comprometidos con el antirracismo deben mostrar solidaridad con las comunidades asiáticoamericanas. También es importante reconocer cómo la misoginia empeora aún más las crecientes actitudes anti-asiáticas para las mujeres en estas comunidades. Nuestra solidaridad debe ser con todas las comunidades asiáticas que componen la clase trabajadora mundial. Podemos mostrar esta solidaridad oponiéndonos al imperialismo estadounidense y la retórica anti-China (sin brindar apoyo político al Gobierno chino) en cada oportunidad y organizando una oposición mayor al papel de Estados Unidos en la escalada del conflicto con China.

Artículo original publicado en Left Voice.
Traducción: Salvador Soler.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias