×
×
Red Internacional

OPINIÓN. La trampa del Gobierno y la derecha que busca mantener vigente la Constitución de Pinochet

Con más de 1 mes de movilizaciones en las calles, el gobierno de Piñera ofrece migajas a través de un acuerdo de “paz”, el que fue pactado con partidos del régimen desde la UDI hasta el Frente Amplio. El senador Allamand de RN confirma que lucharan por mantener vigente la constitución heredada de la dictadura.

GabaLa Izquierda Diario Antofagasta

Sábado 23 de noviembre de 2019 | Edición del día

Hoy el senador Andrés Allamand de RN, mismo partido de Piñera, dejó en clara la política del sector de derecha, señalando que buscarán mantener la constitución de Pinochet “si no se alcanzan los 2/3 para ninguna de las normas, fracasó la convención, si fracasó la convención no hay plebiscito de ratificación y si no hay plebiscito de ratificación, aunque a algunos les moleste no hay Nueva Constitución. Por lo tanto, rige la Constitución vigente”, con esto se reafirma la trampa de la cocina parlamentaria, con la cual el gobierno de Piñera busca mantener la herencia de la dictadura, es decir, pensiones miserables para nuestros abuelos, estudiantes y familias endeudadas por el negocio de la educación y la salud, sueldos que no alcanzan a fin de mes, con un saqueo profundo a nuestros recursos naturales, lo que de conjunto está a favor de los grandes empresarios como Luksic, Angelini, y la misma familia Piñera. Así la trampa de Piñera y la cocina parlamentaria, se hace más evidente, lo único que buscan es marearnos para no darnos nada.

Piñera no sólo busca cerrar la crisis por medio de la cocina parlamentaria, sino también a través de una dura represión a millones que se manifiestan en las calles, con cientos de heridos por perdigones en los ojos, golpeados, torturados y asesinados; criminalizando a las y los luchadores, imponiendo la ley de seguridad del Estado al profesor Roberto Campos por romper un torniquete; a Dauno Tótoro, dirigente del Partido de Trabajadores Revolucionarios por decir lo que millones dicen en las calles ¡Fuera Piñera!, la misma ley de seguridad del Estado con la que han militarizado el Wallmapu y que cobra la vida del peñi Camilo Catrillanca impunemente.

Como vemos Piñera y su gobierno, junto a sus instituciones represivas como la policía y las FFEE, y los grandes empresarios, buscarán en el proceso constituyente arreglado entre 4 paredes en el parlamento, mantener en vigencia la cuestionada Constitución que se hizo en la Dictadura de Pinochet, como lo confirmo Allamand en sus declaraciones en radio "Duna".

Ante esto, y por toda la rebelión que ha llevado el pueblo trabajador y pobre, es que el llamado a huelga general y paro indefinido se hace urgente, es importante que los organismos de trabajadores, como la CUT y el CDP, quienes son parte de la Mesa de Unidad social, llamen a organizar comités de huelga abiertos a las y los trabajadores, para que unidos a las y los estudiantes y los barrios, se pueda cumplir lo que hace más de un mes exigen las calles que es que se vaya Piñera, consigna a la cual renunciaron al pactar con el gobierno. Es necesario retomar este objetivo, como también el de avanzar a decidir y organizar una asamblea constituyente libre y soberana, donde sin ningún límite ni trabas podamos elegir 1 delegado cada 10 mil electores, para poder dar soluciones reales a nuestros problemas.

Para todo lo anterior, no basta sólo con paros de hito, es necesario fortalecer la coordinación y organización, la cual debe ser permanente, con organismos de autoorganización como el que se viene desarrollando por ejemplo en Antofagasta, con el Comité de Emergencia y Resguardo, el que agrupa a sectores de trabajadores públicos y privados, pobladores, estudiantes, artistas y profesionales, organizaciones de derechos humanos, sociales y políticas, con comisiones de auxilio que dan primeros auxilios a manifestantes, DDHH y justicia que apoyan en las detenciones y en los casos de violaciones a derechos humanos, con asambleas resolutivas para enfrentar de conjunto la situación que cruza el país.

No son 30 pesos, son 30 años, que ha implicado 32 días de un despertar de un pueblo que debe continuar con más fuerza que nunca la lucha para no volver a quedar en nada. Las fuerzas y disposición están es hora de coordinarlas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias