×
×
Red Internacional

Las dos caras del futbol: atropellan al gato de Cristiano Ronaldo

Mientras el gato de uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos es transportado en avión privado para ser atendido médicamente, miles de trabajadores sufren ante las carencias de servicios de salud, precarización del trabajo y la pandemia.

Viernes 26 de febrero | 15:09

En días pasados, el gato Pepe del astro portugués fue atropellado en Turín. Después de un tiempo, Cristiano y su familia decidieron usar su avión privado para mandarlo a España a que recibiera una mejor atención médica y estuviera bajo cuidado de su cuñada. Según declaraciones de la esposa de Ronaldo, el gato ya se encuentra bien y en mejores manos.

Esta es una más de las numerosas noticias en lo que a futbol refiere, pues es un espectáculo que genera ostentosas ganancias, tanto a un pequeño sector de jugadores privilegiados como a empresas patrocinadoras.

Sin embargo, la suerte del gato y de los que se llevan ganancias millonarias no la tienen los trabajadores que no vemos en la cancha. Jugadores de fuerzas básicas y divisiones menores, taquilleros y vendedores son ejemplos de trabajadores precarios, también visores y animadores –como el Gunnersaurus, la mascota del Arsenal FC- han perdido sus empleos o han sufrido recortes salariales debido a la pandemia.

Cosas así demuestran de qué lado están las prioridades, incluso en el mundo del espectáculo y del futbol.

Así, podemos también hablar de los 6,500 migrantes que murieron en los preparativos del mundial de Qatar 2022, según The Guardian. Las cifras contemplan migrantes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka pero dejan de lado a otros países como Filipinas y Kenia, por lo que las cifras podrían ser mayores.

Los trabajos de preparación del mundial tienen que ver, principalmente, con la construcción de estadios. Además, es bien sabido que la contratación de migrantes es usada para ahorrarse dinero al no garantizarles derechos laborales ni pagar salarios dignos, sobretodo en un país donde el 95 % de la fuerza laboral es migrantes. Y esto es agravado por la pandemia.

Esto pone en evidencia lo que significa el negocio del futbol y las consecuencias que recaen sobre los hombros de familias de trabajadores, donde también se nota que sus ganancias les importan más que nuestras vidas.

Mientras Pepe es trasladado de de uno a otro país en un avión privado de lujo para tener atención médica, miles de migrantes mueren en la construcción de estadios y miles de personas más, sienten en sus bolsillos las repercusiones de la crisis económica atravesada por la crisis sanitaria debido a la Covid-19. Son despedidos o ven su salario recortado sólo para satisfacer la sed de ganancias de las empresas patrocinadoras y a los dueños de los clubes.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias