Internacional

BLACK LIVES MATTERS

Las manifestaciones no paran en Portland, 54 días consecutivos de protestas

En Portland, Oregón, las manifestaciones y revueltas contra el racismo y la brutalidad policial no se detienen, miles siguen tomando las calles todos los días.

Miércoles 22 de julio | 17:24

Oregón es un estado con una larga historia de leyes racistas, pero también tiene una enorme tradición de luchas sociales y protestas. Esto es parte de lo que explica que, aunque en parte de Estados Unidos el movimiento Black Lives Matter ha disminuido, en Portland se mantiene un clima de lucha que enfrenta la represión y mantiene sus reivindicaciones en las calles.

Mientras el alcalde de la ciudad, Ted Wheeler, es repudiado por miles que se manifiestan, los oficiales federales enviados por Donald Trump no han hecho más que avivar el fuego de las protestas.

El presidente mantiene un discurso que criminaliza a los manifestantes de la ciudad, intentando llegar a su base reaccionaria que busca el “orden público” en su campaña para la reelección, al punto de llegar a llamar a quienes se manifiestan en esta ciudad como gente que "odia nuestro país".

Como parte de la represión desatada por el racista presidente estadounidense se ha enviado a oficiales armados de una amplia variedad de agencias federales a las calles, donde han reprimido con gas lacrimógeno y han llevado a manifestantes detenidos a furgonetas y vehículos sin marcar.

Esta actitud del mandatario solo ha incentivado el odio de miles de manifestantes que ven en la política que lleva adelante el presidente un intento de utilizar las protestas en la ciudad como un teatro político en el año electoral.

Los manifestantes han denunciado en la ciudad la militarización de la policía y un sistema de justicia penal antidemocrático que criminaliza la protesta y la disidencia, por lo cual se han enfrentado a la policía en los últimos años. No obstante, las protestas de las últimas siete semanas han significado un salto, siendo que se desarrollan todos los días por las noches con enfrentamientos entre manifestantes y la policía local.

Además, la lucha en las calles se intensificó con la llegada de las fuerzas federales, que han dependido en gran medida de los gases lacrimógenos, las municiones disparadas con pistolas de pintura y porras. Es decir que la intervención de Trump incentivó la revuelta.

Aunque las manifestaciones habían disminuido según la gobernadora Kate Brown, las protestas han vuelto a aumentar en los últimos días, con los manifestantes cantando "Los federales se van a casa" y concentrando gran parte de su ira en el edificio del tribunal federal. Toda una muestra del enorme odio que desata Donald Trump en la población de la ciudad.

Las protestas han tenido tal fuerza que, tanto el alcalde como el gobernador, han pedido a las fuerzas federales que se retiren para aliviar las tensiones, intentando calmar los ánimos ante una multitud que aún con la represión no retrocede.

Las protestas en Portland son un ejemplo a seguir para el resto de las ciudades en Estados Unidos. Cuando la juventud y la clase trabajadora se deciden a luchar, no hay fuerzas represivas capaces de frenarlos.






Temas relacionados

Donald Trump   /   #BlackLivesMatter   /   Protestas en Estados Unidos   /   Racismo   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO