×
×
Red Internacional

Colonización israelí.Las mujeres palestinas de la primera línea contra la ocupación de Israel

“Si las mujeres no nos resistimos a esta ocupación, ¿quién lo hará?" Al frente de la crisis de salud y la represión del Estado de Israel, las mujeres palestinas también están al frente de la resistencia de la colonización.

Martes 25 de mayo | Edición del día

Mujeres palestinas al frente de la crisis sanitaria

En abril de 2020, Palestina, como el resto del mundo, se vio muy afectada por la crisis sanitaria. Ya en las garras de la pobreza extrema y el desempleo, la pandemia ha exacerbado las condiciones miserables en las que viven los palestinos en la Franja de Gaza, Cisjordania y los diversos territorios ocupados en Israel. Ya antes de la pandemia, una cuarta parte de la población de estos territorios vivía por debajo de la línea de pobreza con las tasas de desempleo más altas del mundo, alcanzando el 27% en 2018. Más de cincuenta años después de la Guerra de los Seis Días, la ocupación palestina ha impregnado todos los aspectos de la vida diaria de 4,8 millones de palestinos. Hoy, casi dos millones de personas viven varadas en Gaza, privadas del derecho a la circulación y de los servicios más esenciales, los palestinos viven en condiciones muy promiscuas que han facilitado enormemente la circulación del virus.

En el espacio de unos pocos meses, casi 121.000 palestinos perdieron sus trabajos y alrededor del 40% de los hogares palestinos perdieron más de la mitad de sus ingresos. Como en todas partes, las mujeres son las primeras en verse afectadas por las consecuencias de la crisis de salud y especialmente durante el parto, lo que ha aumentado la carga de las tareas de cuidado que deben realizar dentro de sus hogares. Como en otros lugares, el confinamiento con sus cónyuges, a veces violentos, también las expuso más a la violencia doméstica. Los trabajadores palestinos que continuaron trabajando durante los encierros y durante la crisis de salud también han estado en la primera línea en la lucha contra Covid-19. En el sector salud y en los servicios esenciales para la continuidad de la vida en territorios donde las condiciones de vida son particularmente complicadas. Además, Israel ha liderado durante mucho tiempo un apartheid de vacunas contra Palestina, a pesar de que se ha establecido una campaña de vacunación masiva en para ciudadanos israelíes. Esta política ilustró una vez más el verdadero rostro de Israel: el de un estado colonial que, además de ocupar territorios con palestinos residentes en Cisjordania y la Franja de Gaza, se negó a responder a la emergencia de salud en los territorios que ocupa desde 1967.

Pero además de la pandemia y la crisis de salud que sigue sufriendo el pueblo palestino, las mujeres también son las primeras víctimas de la ocupación en su conjunto. Están sujetas tanto al colonialismo como al patriarcado, que se expresa en Palestina mediante una forma de conservadurismo que se ha exacerbado desde 1987, cuando Hamas comenzó a ganar popularidad. Esto fue acompañado, durante la primera Intifada, por la difusión de la vestimenta islámica para las mujeres, como signo de resistencia a la ocupación, por un lado, pero también como señal de respeto a los mártires de la resistencia. En consecuencia, esto demuestra que la colonización israelí ha sido históricamente, y sigue siendo, un terreno favorable para el refuerzo del conservadurismo religioso reaccionario encarnado en Palestina por Hamás. Como dijo una madre habitual de las protestas de 2015 al periódico francés Liberation: "Deberíamos luchar contra la mentalidad conservadora palestina con la misma fuerza con la que luchamos contra la ocupación."

Mujeres palestinas liderando la lucha contra la ocupación israelí

Si se encuentran entre los más afectados por el desempleo debido a los bloqueos israelíes y deben hacerse cargo de la mayoría de las tareas domésticas y educativas mientras concilian un trabajo, las mujeres palestinas luchan codo a codo con los varones contra la ocupación colonial israelí. Desde la primera Intifada en 1987 hasta el levantamiento palestino que ha continuado hoy durante más de diez días, existe una verdadera tradición de lucha entre las mujeres palestinas.

Desde la creación del Estado de Israel en tierra palestina en 1948 y en un contexto de ocupación, mujeres de todos los ámbitos de la vida se han movilizado junto a los hombres en la lucha por su derecho a la autodeterminación. Desde la Nakba que condujo a la expulsión de casi 800.000 palestinos por las fuerzas israelíes, el movimiento de liberación nacional palestino ha glorificado la figura masculina del mártir mientras presenta a las mujeres como la personificación del honor palestino. Pero a lo largo de los años y a través de su compromiso político con la liberación nacional y la liberación de las mujeres, los palestinos han desafiado estos códigos de género y se han establecido como actores centrales en las luchas, aunque con variaciones significativas según el período.

Durante la estructuración del movimiento nacional palestino en la década de 1960, Fatah y los demás partidos marcados de izquierda no cuestionaron inicialmente los valores familiares compartidos por la mayoría de sus cuadros. Los movimientos formados por y para mujeres como la Unión General de Mujeres Palestinas son poco comunes y sus miembros se dedican principalmente a actividades caritativas. A pesar de la ideología oficialmente igualitaria de estos partidos, las mujeres a menudo son enviadas de regreso a tareas relacionadas con el cuidado doméstico y tienen dificultades para ganar reconocimiento como activistas políticas de pleno derecho.

No fue hasta finales de la década de 1970 que una nueva generación de mujeres, a menudo de paso por la universidad, se afianzó en los partidos políticos y desarrolló reflexiones sobre el patriarcado y la condición de la mujer. Durante la década 1970/1980, se crearon muchos comités de mujeres afiliados a estos partidos y se reclutaron cada vez más mujeres. Juntas, luchan tanto contra la ocupación israelí como por la igualdad entre hombres y mujeres en la lucha y a diario.

La primera Intifada (1987-1993) marcó un punto de inflexión en el activismo femenino y en las normas de género promovidas por los partidos nacionalistas. En los primeros días del levantamiento, miles de jóvenes, sobre todo mujeres, salieron a las calles de los territorios ocupados para expresar su indignación por el asesinato de cuatro jóvenes palestinos a manos de soldados israelíes en un puesto de control del campo de refugiados de Jabalia, en la Franja de Gaza.

Para estos jóvenes que sólo habían conocido la ocupación, este asesinato fue la gota que colmó el vaso tras casi cuarenta años de colonización. Estos miles de jóvenes formaron rápidamente batallones y se enfrentaron a los soldados armados en las calles de Gaza lanzando piedras y cócteles molotov. Las mujeres tuvieron un protagonismo especial en esta Intifada, desempeñando un papel decisivo en la vanguardia, situándose frente a los tanques israelíes. Las mujeres palestinas también se organizaron entre ellas formando comités para ayudar a los combatientes y desafiando los toques de queda para llevar alimentos y medicinas a los barrios asediados por el ejército. Durante este periodo, unas 3.000 mujeres acabaron en las cárceles del régimen por su activismo.

A diferencia de la primera Intifada, en la segunda, que estalló en septiembre de 2000, disminuyeron las posibilidades de intervención de las mujeres. La opresión militar israelí se intensificó, lo que dificultó el desarrollo de la lucha. Además, la militarización de este conflicto conlleva la exclusión de las mujeres del frente, que vuelven a quedar confinadas en la retaguardia. La figura del mártir vuelve a ocupar un lugar privilegiado y las mujeres son menos reconocidas como militantes. Sin embargo, aunque Hamás se opuso inicialmente, algunas mujeres cometieron atentados suicidas a principios de la década de 2000.

Después de la segunda Intifada y al igual que los territorios palestinos, el movimiento de mujeres se vio fragmentado, en particular debido a una cierta "ONGización" del activismo en la década de 2010. Sus disensiones políticas, las iniciativas pacifistas que unían a mujeres israelíes y palestinas también se debilitaron durante este período. Al mismo tiempo, sin embargo, el movimiento feminista palestino ha experimentado una cierta renovación con la integración de los temas LGBTI en su agenda política. El colectivo queer "Aswat" se dirige así a las mujeres palestinas trans y queer y aborda la denuncia de las operaciones de pinkwashing (NdT: cuando se ocultan políticas reaccionarias tras temas relacionados a los colectivos LGTBI) llevadas a cabo por el gobierno israelí de extrema derecha.

Entre varias políticas misóginas y homofóbicas llevadas a cabo por el estado israelí, podemos evocar chantajes y amenazas para dar a conocer la homosexualidad o transidentidad de los palestinos que se niegan a servir como informantes del ejército israelí.

Esta rápida historia de participación de mujeres en movimientos de protesta contra la colonización de Israel nos muestra que tienen todo el interés en tomar parte activa en estas luchas, incluso con el objetivo de poner fin a la opresión patriarcal que ’sufren y que son directamente fruto de un sistema colonial y capitalista orquestado en este caso por el Estado de Israel, y esto a pesar de la fachada feminista y LGBT-friendly que este último intenta darse.

En su entrevista con Révolution Permanente,Mariam Afifi nos recuerda que, a pesar del pinkwashing del Estado de Israel, que se proclama LGBT-friendly y feminista, las mujeres palestinas y las personas LGBT sufren el doble castigo de la opresión ligada a su sexualidad o a su género, así como la permitida a diario por el sionismo: “Creo que utilizar el pretexto ‘apoyamos a la comunidad LGBT, apoyamos el feminismo’ es totalmente falso porque Israel no es un país feminista. Es una propaganda que Israel utiliza para llamar la atención. Es un lavado de cerebro a la gente”.

En territorios colonizados como Palestina, las condiciones materiales que se derivan de esta colonización conducen necesariamente a una exacerbación de los mecanismos de opresión de las mujeres y de las minorías de género. De hecho, el desempleo masivo, la precariedad y la violencia golpean con especial dureza a las mujeres, que a menudo se encuentran en la parte inferior de la escala social, trabajando en empleos mal pagados, siendo despreciadas y sometidas a la violencia patriarcal en el lugar de trabajo. Estas condiciones materiales las colocan en una situación de mayor dependencia de los hombres.

Además, como reacción a la colonización del Estado de Israel y la violencia de este sistema, organizaciones políticas como Hamas surgieron en oposición a Fatah que finalmente se adaptó a la existencia de Israel. Hamas, que promueve un programa religioso para resolver la crisis, es una organización profundamente reaccionaria que aboga por una agenda misógina y homofóbica, y cuyo surgimiento ha llevado a un fortalecimiento de las normas patriarcales dentro de la sociedad palestina. Vemos aquí cómo la ocupación colonial facilita el surgimiento de ideas extremistas y reaccionarias.

“Si las mujeres no nos resistimos a esta ocupación, ¿quién lo hará?"

El pueblo palestino ha sido reprimido violentamente por las fuerzas policiales de Israel durante más de una semana. Uno de los detonantes de este movimiento de rebelión y protesta de la juventud palestina contra la política de colonización y limpieza étnica de Palestina, y de Jerusalén en particular, fueron los intentos de expulsar a varias familias del barrio de Sheikh Jarrah, un distrito histórico de Jerusalén oriental, en beneficio de los colonos israelíes. El movimiento de protesta de la juventud palestina, con las mujeres en primer plano, se extendió luego a la Franja de Gaza.

Numerosos testimonios muestran la importancia de la mujer en la resistencia a la política de expulsión y represión llevada a cabo por Israel en Jerusalén Este, pero también en la defensa de los lugares sagrados del Islam. Las mujeres palestinas están particularmente presentes en las diversas manifestaciones en Jerusalén contra los ataques israelíes. En una entrevista con el periódico Middle East Eye, Muna, una jóven palestina de 23 años que vive en Sheikh Jarrah, dice: “A medida que se desarrollan los eventos en Sheikh Jarrah, las mujeres palestinas asumen roles críticos y de liderazgo, asisten a reuniones de residentes y participan en el proceso de toma de decisiones. También toman iniciativas individuales como activistas solidarios, asistiendo a las sesiones judiciales en los tribunales israelíes y siguiendo de cerca la batalla legal".

Mariam Afifi, una joven activista palestina que fue encarcelada durante dos días después de participar en protestas en Sheikh Jarrah, explica que “si las mujeres no resistimos esta ocupación, si no reivindicamos nuestros derechos, si no luchamos por quedarnos en esta tierra, ¿quién lo hará? ". También explica que fue golpeada por la policía israelí mientras estaba detenida, lo que demuestra intimidación y violencia por su parte. De hecho, las mujeres palestinas son reprimidas con mucha violencia, el 40% de las víctimas asesinadas desde el inicio de la ofensiva israelí son mujeres y niños.

Las mujeres también desempeñan un importante papel de resistencia como miembros de la comunidad religiosa, a pesar del papel conservador que desempeña esta última en la sociedad palestina. Abir Ziad es el director del Centro Revolucionario Silwan. La mezquita de Al-Aqsa, que fue atacada por la policía israelí, se encuentra al norte de este barrio. Ella le explica al diario Al Monitor que las mujeres palestinas que viven en Jerusalén "han desempeñado un papel de liderazgo en los acontecimientos recientes, y que esto es normal y parte de la continuación de su enfoque de priorizar la protección de la mezquita de Al-Aqsa y los barrios de Jerusalén oriental".

Las mujeres que desempeñan un papel religioso importante son particularmente reprimidas por la policía israelí, llegando a veces hasta detenciones aleatorias. Este es particularmente el caso de los Murabitat que son defensores de los lugares sagrados. La mezquita de Al-Aqsa, que fue atacada recientemente por las fuerzas israelíes, alberga un grupo de Murabitat, formado por mujeres activistas que protegen la mezquita de los ataques de los colonos y la policía. Su activismo los convirtió en un símbolo de resistencia a la opresión israelí.

Otro elemento importante en las recientes movilizaciones de mujeres en resistencia a Israel es el papel que juegan las redes sociales y los medios de comunicación. La nueva generación está utilizando estas plataformas para desviar la censura y compartir su lucha. En 2009, las redes sociales permitieron sortear el apagón mediático sobre los desalojos que ya se habían producido en Sheikh Jarrah. Mariam Afifi explica en entrevista con Revolución Permanente que “[muchas personas] comenzaron a ver la opresión a través de nuestros ojos, a través de nuestros productores, a través de nuestros videógrafos. Tomamos nuestras historias, las compartimos. Ella agrega: "Si mi video [de mi arresto] no se hubiera vuelto viral en las redes sociales, todavía estaría en la cárcel hoy. Si las redes sociales no fueran tan poderosas, Instagram, Facebook y Twitter no eliminarían nuestras publicaciones y hashtags”.

Esta determinación y valentía de las mujeres palestinas que están en primera línea de resistencia al Estado colonial de Israel nos recuerdan que, efectivamente, es junto a todas las poblaciones oprimidas, y en este caso el pueblo palestino, como se puede lograr la emancipación de las mujeres. El movimiento feminista mundial, así como las organizaciones antirracistas y el movimiento obrero, deben apoyar el movimiento de resistencia del pueblo palestino.

Asimismo, el movimiento de liberación palestino debe tener en cuenta todos los problemas del pueblo palestino oprimido para luchar contra todas las opresiones e injusticias que sufre la población. Las cuestiones de género no pueden dejarse al margen. Pero esta lucha debe hacerse con total independencia del Estado de Israel que los explota y oprime, así como de todas las organizaciones que se adaptan al sionismo, pero también en completa independencia de las organizaciones políticas religiosas reaccionarias como Hamas. Esta lucha debe ser parte de una lucha general por la construcción de un estado palestino socialista y obrero, en el que judíos y palestinos puedan vivir juntos en paz.

Artículo original en Révolution Permanente.
Traducción: Salvador Soler.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias