×
×
Red Internacional

PANDEMIA. Las variantes del COVID-19 que amenazan a la población joven

En México se han registrado 3 variantes del virus Covid-19, al mismo tiempo que se presenta un aumento en casos en la población joven.

Miércoles 7 de julio de 2021 | 15:33

Desde el inicio de la pandemia se han registrado en el país más de 2.5 millones de contagios y más de 234 mil decesos. La crisis sanitaria se agudizó por el precario estado en el que se encuentra el sistema de salud mundial. Las investigaciones sobre el virus resolvían pocas dudas sobre la enfermedad. En ese caótico escenario el desarrollo de las vacunas puso en el horizonte cierta esperanza para la población en general. Sin embargo, a medio año de que llegaron las primeras vacunas al país, aún no se ha vacunado a la totalidad de la población.

Las variantes

Conforme avanzaba la expansión de la enfermedad y el aumento de contagios, comenzó a surgir información sobre las variantes del virus. No es poco común que las enfermedades evolucionen a patógenos más contagiosos y peligrosos, y con el Covid-19 no fue la excepción. Las variantes más conocidas son la Alfa, Delta y Gama. En México, una de las variantes que más ha preocupado al sector salud es la variante Delta, detectada por primera vez en India y que actualmente se encuentra en más de 70 países, que ha mostrado ser más contagiosa que el virus inicial. También se ha notado un aumento en los contagios en jóvenes y adultos jóvenes.

Te puede interesar: Carrera contra la variante delta: ¿qué se sabe sobre combinar vacunas?

Hasta el momento las autoridades sanitarias no han emitido recomendaciones especiales para afrontar la nueva cepa Delta ni se han retomado las medidas de cuarentena. La mayoría del país se encuentra en semáforo verde, por lo que se han reactivado prácticamente todas las actividades. En la CDMX se tuvo que dar marcha atrás al semáforo verde, a lo que contribuyó la apertura prematura de las escuelas, en donde se presentaron casos de contagio dentro de las comunidades escolares.

Los que pagan la pandemia

A pesar de un aumento del 24% en los contagios y de las declaraciones de Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, en las que afirma que el país enfrenta un tercer repunte de contagios, no se han tomado medidas para evitar una situación como la que se vivió a mediados de la pandemia, cuando la capacidad hospitalaria se encontraba desbordada y miles de enfermos se veían obligados a sobrellevar la enfermedad en casa e incluso muchos fallecieron en sus hogares.

Que la mayoría de los contagiados sean en jóvenes de entre 18 y 39 años, no solo se debe a las mutaciones del virus y la agresividad con la que atacan a este sector de la población, sino al retraso en la aplicación de vacunas para el sector más joven. Esta semana recién iniciaron las primeras aplicaciones para los menores de 39 años, uno de los amplios sectores que sale a laborar diariamente a pesar de no contar con la vacuna y sin condiciones de seguridad sanitaria garantizadas por la patronal.

Te puede interesar: Aumento de contagios en jóvenes: los más precarios y sin vacuna

A finales de mayo, en el portal de Aristegui Noticias, se publicó un informe que mostraba que el 94% de las personas fallecidas de Covid-19 pertenecían al sector de trabajadores, amas de casa y pensionados.

Con toda esta información, ¿por qué no se aceleró el proceso de vacunación para permitirle al grueso de la población sobrellevar la pandemia con un poco más de seguridad?

A pesar del repunte de casos, Sheinbaum declaró que no se volvería a semáforo rojo pues la economía no resistiría el cierre nuevamente. Con dicha determinación condena a miles de trabajadores al contagio, pues ni en los medios de transporte ni en los trabajos hay condiciones sanitarias óptimas para garantizar la seguridad de los empleados.

Te puede interesar: Crecen los contagios en el mundo por la variante Delta y varios países aumentan las restricciones

El lento avance de la vacunación se subsanaría si se liberaran las patentes de las farmacéuticas y se realizara la producción masiva de las vacunas para garantizar que de manera inmediata todos tuviesen acceso.

Los intereses económicos de las grandes farmacéuticas y los patrones se ponen por encima de la vida de los trabajadores. Es necesario imponer un plan integral de emergencia mediante la organización y la lucha de las y los trabajadores, empezando por los sindicatos que se reivindican democráticos, para impedir que la pandemia la sigamos pagando los de abajo con nuestra salud y nuestras vidas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias