Mundo Obrero Estado Español

VIGO

Los trabajadores de Pescanova hacen su primera huelga en 56 años

Como continuación de la pasada jornada de huelga del 14 de marzo, los trabajadores de Pescanova han salido de nuevo a las calles para defender sus derechos. La represión se ha hecho notar con la detención de un trabajador mientras realizaba piquetes informativos. Esta es la primera huelga en Pescanova desde su fundación hace 56 años, en junio de 1960.

Jacobo A. García

Vigo | @Jacobscarface

Martes 21 de marzo de 2017 | 21:11

Fotos: ID

En el segundo día de paro de las plantas de Chapela y O Porriño, los trabajadores de Pescanova se han manifestado desde Vía Norte hasta el llamado cruce de los bancos, en Vigo. Reclaman unas condiciones laborales justas y rechazan las pretensiones de la empresa de imponer salarios más bajos a las nuevas contrataciones, flexibilización de jornadas y subidas ínfimas en las nóminas, después de cuatro años de congelación salarial. Los sindicatos CIG, CUT, UGT y USO fueron los convocantes de la manifestación, mientras CCOO no apoyó la convocatoria.

Esta es la primera huelga en Pescanova desde su fundación, en junio de 1960, hace 56 años, excluyendo las huelgas generales y las del sector de la alimentación. Candelaria Martínez (CIG), presidenta del comité del centro industrial de Chapela, ha explicado a que "si no se avanza habrá huelga indefinida a partir del 3 de abril y el sábado tendremos una asamblea para decidir nuevas medidas de presión". La empresa ahora quiere distribuir la jornada de lunes a domingo según su parecer, cuando ahora hay un convenio de 40 horas semanales de lunes a viernes. Para las nuevas contrataciones plantea una bajada salarial importante. La propuesta es de menos de 13.000 euros en 14 pagas. Actualmente el salario más bajo está en 13.200 euros en 16+1 pagas. Un trabajador medio cobra un promedio de 20.000 euros.

Además de las reivindicaciones laborales, los manifestantes han exigido durante la marcha de protesta la puesta en libertad de uno de sus compañeros, Luis Bar, que fue detenido a primera hora de la mañana de este martes cuando participaba en un piquete informativo a las puertas de la factoría de Chapela, Redondela, en las plantas de elaboración y frigoríficos. A última hora de la mañana este compañero fue liberado con los cargos de lesiones y desobediencias. Según el relato de otros trabajadores presentes en el momento de la detención, un trabajador que ayudaba a una chica perdió el equilibrio y cayó sobre un agente.

Tal y como han explicado miembros del comité de empresa, los trabajadores iniciaron el piquete a primera hora de la mañana y, en un momento dado, cuando entraban los empleados de las oficinas, agentes antidisturbios trataron de apartar a los trabajadores que estaban concentrados. Los trabajadores critican la excesiva presencia policial y la actitud desafiante de las fuerzas del orden.

Este es un ejemplo más de la represión al sindicalismo y al activismo social, donde muchos trabajadores y trabajadoras tienen que sentarse ante la justicia, cuando los grandes políticos corruptos y banqueros culpables de esta crisis aún no han pagado por sus consecuencias.

Partidos de izquierda como Marea de Vigo o el BNG apoyaron esta movilización. Representantes de En Marea y el BNG han afirmado que defenderán las reivindicaciones de los trabajadores en el parlamento gallego.

Pescanova es una empresa pesquera con sede en Redondela, en el área metropolitana de Vigo. Su base de operaciones es el Puerto de Vigo. El grupo Pescanova opera en 24 países con aproximadamente 12 000 empleados en todo el mundo. Actualmente es la quinta empresa pesquera de Europa y se encuentra entre los diez primeros grupos de la industria pesquera mundial. Además el grupo cuenta con una flota pesquera de más de 100 buques factoría, aproximadamente 50 plantas dedicadas a la acuicultura y 30 plantas de procesamiento.

Aun cuando los últimos años se han saldado con leves pérdidas, según la patronal, los planes de inversión y ampliación de capital han seguido aumentando. Con lo cual, la reducción de los derechos de los trabajadores, tanto los de nueva contratación como los que ya llevan años en la empresa, demuestra la voluntad de la patronal de seguir manteniendo sus ganancias a costa de una mayor explotación de la plantilla.

El grupo, sin embargo, “cerró el año pasado con beneficios altos. Hay una deuda anterior que está ahí pero ellos siguen ganando dinero. Hicieron un plan llamado ‘Todos a una’ para ampliar el beneficio de aquí a 2020 de 1.000 a 1.500 millones de euros, 500 millones de euros más. Los beneficios están ahí, o grupo tiene mucha carga de trabajo. Cando hablan de que cierran en negativo es por esta deuda. La empresa ahora dice que la deuda la tenemos que pagar los trabajadores y trabajadoras”, afirma Ana Belén Vázquez Martínez, representante de la CUT.

Actualmente la mayor parte de la empresa está bajo control de grandes bancos, tras haberse declarado en concurso de acreedores provocado en 2013 tras la pésima gestión de Manuel Fernández de Sousa-Faro y el resto de directivos. La empresa, no obstante, actualmente es solvente y pretende salvar sus deudas rebajando las condiciones laborales.

Para la CIG la huelga indefinida sería el único camino si la empresa no accede a negociar. Victorias como la de los estibadores demuestran que la clase obrera organizada en lucha es capaz de torcerle el brazo a las patronales. Es por ello que la unificación de las distintas luchas obreras, así como unidad con los estudiantes, se hace imprescindible para enfrentar más eficazmente los ataques del gobierno y el capital.






Temas relacionados

Pescanova   /   Vigo   /   Mundo Obrero Estado Español   /   Galicia   /   Lucha de clases   /   Lucha obrera

Comentarios

DEJAR COMENTARIO