×
×
Red Internacional

PANDEMIA.Marzo histórico: Chile supera el millón de contagios a nivel país

Con más de 170 mil casos, supera con creces el peak de la primera ola. Hospitales colapsados, camas UCI al 96% de ocupación y la respuesta del gobierno son más medidas represivas. ¡Plan de emergencia ahora financiado con impuestos a las grandes fortunas, bancos y mineras!

Sábado 3 de abril | Edición del día

El día de ayer se registró la cifra más alta de contagiados en lo que va de pandemia: 8.112 casos en 24 horas, junto con 93 fallecidos, es decir, 1 persona fallece a causa del covid cada 15 minutos en el país. Pero no sólo eso, el balance del mes de marzo es el peor de todos: 170.583 casos totales, superando con creces las cifras registradas en junio 2020, durante el peak de la primera ola, de 148.283 contagiados totales en aquel mes. Es así, como ya se supera el millón de casos confirmados.

Enero y febrero de este año no se quedan atrás. Enero se ubica como el tercer mes con mayor número de contagios (118.095 casos totales) y febrero 2021 aparece cuarto (98.469 casos totales). El segundo mes con más contagios es junio del año pasado (148.283 casos totales), peak de la primera ola.

Camas UCI y trazabilidad: la punta del iceberg

Según cifras oficiales, la ocupación de camas UCI llegó a un 96% a nivel nacional. Las personas hospitalizadas en alguna de las Unidades de Cuidados Intensivos son 2.729, de las cuales 2.358 conectados a ventilación mecánica, el número más alto desde que se tiene registro.

Por otro lado, la trazabilidad también deja mucho que desear. Si la recomendación de la OMS es detectar al menos 10 por cada caso confirmado, en nuestro país se registran apenas 2,4 a nivel nacional, según el último informe de indicadores de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA). La región Metropolitana, una de las más afectadas por el aumento de contagios, la razón de contactos por caso es apenas de 1,7, lo que implicaría que ni si quiera se estaría trazando a los contactos estrechos que viven con la persona contagiada, pues de acuerdo al último censo, en Chile viven 3,1 personas por vivienda.

Estas situaciones son sólo una muestra de lo profundo que es el problema de la salud en chile: precarizada hasta más no poder en lo público, un negocio completamente rentable en lo privado. Una herencia más de la dictadura.

Te puede interesar: El gobierno es responsable: 8.100 casos nuevos, la UCI al máximo y peak de activos ¡Necesitamos un Plan de Emergencia!

Nuevas medidas del gobierno: más medidas restrictivas, menos sanitarias y sociales.

Frente a la delicada situación y al fin de semana largo, el gobierno anunció nuevas medidas, todas ellas restrictivas. Adelanto del toque de queda a las 21.00 hrs., cambio en los permisos individuales y colectivos, así como también en la definición de "bienes esenciales" del plan paso a paso, lo que impacta en la apertura de locales comerciales. Sin embargo, las medidas son simplemente restrictivas, no consideran otros criterios como sanitarios y sociales, pues muchas son las personas quienes a diario arriesgan contagio por la necesidad de salir a trabajar. Tampoco hay garantías de sustento económico a aquellas que se quedarán en casa por el cierre de sus trabajos al ser no esenciales, a quienes sólo les queda la figura de teletrabajo, suspensión o despido.

La crisis la está pagando el pueblo trabajador, pues son quienes ponen los muertos y se empobrecen cada vez más. Es por esto que es necesario un plan de emergencia que considere un Ingreso universal de emergencia para desempleados, trabajadores informales y dueñas de casa de $550.000; la prohibición inmediata de los despidos y suspensiones, asegurando el pago íntegro del salario y la derogación de la Ley de Protección al Empleo; la creación de Comités de Higiene y Seguridad en cada lugar de trabajo para decidir la suspensión de labores no esenciales o readecuación, y la paralización total de toda actividad no esencial; unificación del sistema sanitario privado con el público, nacionalizando clínicas y laboratorios privados que lucran con la salud y la vida de las personas, para poner toda la infraestructura al servicio de combatir la pandemia, bajo control de sus trabajadores/as, las comunidades científicas y usuarios; fin al toque de queda y de militarización, derogación de las leyes represivas y libertad a los presos de la revuelta; y un Impuesto extraordinario a las grandes fortunas, bancos y empresas mineras para financiar el plan de emergencia.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias