×
×
Red Internacional

De héroes a despedidos.Más de diez días de protestas de trabajadores de la salud en Oaxaca

Se cumplen más de diez días de protestas en Oaxaca protagonizadas por trabajadoras y trabajadores del sector salud.

Martes 28 de septiembre | 12:48
Imagen: CIOInformación

Este lunes, trabajadoras y trabajadores del sector salud en Oaxaca se movilizaron de nueva cuenta en la capital de la entidad. Se trata de una nueva manifestación a más de diez días de que al menos 2 mil 700 trabajadores fueran despedidos de manera injustificada y sin previo aviso. 

Las y los manifestantes advirtieron que de no ser atendidos, viajarán a la Ciudad de México para solicitar audiencia con Andrés Manuel López Obrador, quien visitó el estado hace una semana y se comprometió a "trabajar" en el tema a través del IMSS y el INSABI, compromiso que a la fecha no se ha visto reflejado en resultados.

De héroes a despedidos: protestan miles de trabajadores de la salud en Oaxaca

Por toda respuesta para los trabajadores "eventuales" (subcontratados), se ha ofrecido recontratación casuística y sujeta a las políticas de "austeridad" de AMLO, es decir, que sólo se atenderán casos especiales. Una respuesta insuficiente para los miles de despedidos que denuncian que el problema es también estructural.

No es asunto gremial: pacientes y familias obreras en la incertidumbre

Agrupados en el Movimiento Único de Trabajadores Eventuales de los Servicios de Salud de Oaxaca, trabajadores denunciaron la indolencia de autoridades estatales (encabezadas por el priista Alejandro Murat Hinojosa), no sólo para con las y los trabajadores, sino también para pacientes del sector que padecen las consecuencias de la falta de personal médico. 

Según han denunciado medios locales, hospitales del Istmo de Tehuantepec han sido de los más afectados, así como algunas clínicas. Destaca el caso del Hospital de la Niñez Oaxaqueña que, tras cinco años de crisis ante el abandono gubernamental, registró al menos 80 despidos de médicos, enfermeras, camilleros y terapistas que, además de atender a pacientes oncológicos, atendían Covid-19 y otras especialidades. 90% del turno vespertino fue desmantelado, mientras al menos 300 pacientes (la mayoría menores de edad) y sus familiares viven la incertidumbre.

¿Y el sindicato?

Ante la desesperación, algunos trabajadores de la salud instalaron una carpa en un parque de la Ciudad de Oaxaca, desde donde ofrecen consultas de distintas especialidades y denuncian, además de los despidos, la falta de insumos y medicamentos que padece el sector en la entidad. Asimismo, una trabajadora despedida inició una huelga de hambre frente a las instalaciones de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, mientras que integrantes de la Coordinadora de Sindicatos de Salud de Oaxaca montó un plantón frente a la "Casa oficial" en el corazón de la capital. 

Esta crisis venía anunciada desde que a mediados de año, el secretario de Salud de la entidad, Juan Carlos Márquez, advirtió de los despidos excusándose en que 5 mil trabajadores laboraban sin cobertura presupuestal, es decir, en condiciones de subcontrato o bajo la figura de "eventuales". Entonces el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud (SNTSS) negoció no la prohibición de despidos, sino solamente "no tocar" a médicos y enfermeras, pacto que no sólo se incumplió sino que incluyó a otros puestos como camilleros, anestesistas y terapistas, así como administrativos, con antigüedades de dos a seis años. 

En la movilización de este lunes, destacó la participación de representantes de todas las regiones de Oaxaca afectadas por los despidos. A lo largo de estos diez días de protestas, se registraron paros o se laboró "bajo protesta" en las 850 clínicas y hospitales de la entidad, así como acciones callejeras como bloqueos y marchas. 

Medios locales destacan el cuestionamiento por parte de las y los manifestantes hacia la dirección de la sección 35 del SNTSS Mario Félix Pacheco, a quien acusan de haberles traicionado. Entre sus exigencias destaca la instalación de una mesa con autoridades federales, así como un aumento presupuestal que permita su reinstalación. 

Escuelas, trabajo, hospitales, no militares

A nivel nacional, protestas como las protagonizadas por médicxs y maestrxs en Zacatecas que reclaman el pago de salarios y pensiones y las del sector salud en Oaxaca contra los despidos, son resultados de las prioridades gubernamentales de cara a la crisis sanitaria que, mientras invirtió millones en la militarización de las fronteras y cumplió puntualmente con el pago de intereses de la deuda externa —que además, alcanzó este años niveles históricos (no se pagaba tanto desde 1980)—, dejó a la deriva a millones de trabajadores en el país, ya sea por medio de despidos o por medio de los recortes de su "austeridad republicana". Estos "recortes" no sólo fueron presupuestales, sino también en materia de conquistas laborales.

Movilizaciones en Zacatecas por adeudo a salarios y pensiones

De manera que, mientras el sector privado fue beneficiado con una reducción del 19% en su pago por endeudamiento y el dinero del erario se invierte en cuarteles para la Guardia Nacional que reprime migrantes, a quienes despiden diciendo que "no hay presupuesto" es a miles de trabajadores estatales: del sector educativo y del sector salud. Estos últimos señalan la ironía de pasar "de héroe a despedidx", mientras que los primeros enfrentan también el embiste de la política de "normalidad" con el regreso a clases forzado. 

Como decimos aquí, de cara a este panorama es necesario y urgente que los sindicatos que se reclaman democráticos se pronuncien de manera activa a favor de los derechos de las y los trabajadoras, por medio de la elaboración de un plan de lucha urgente y unitaria que exija la reinstalación del personal despedido, así como la basificación para todos los "eventuales" y subcontratados del sector.

Para atender de manera profunda la situación de los sectores mencionados, es necesario que este plan de lucha incluya la exigencia de aumento presupuestal de la mano del cese del pago a la criminal deuda externa, el desfinanciamiento de la Guardia Nacional, así como de impuestos a fortunas como las de Slim y Salinas Pliego, que se han enriquecido en la pandemia a costa de la vida de sus empleados por todo el país. Pero no sólo eso, sino que también exija que el presupuesto sea administrado por trabajadores y usuarios, así como juicio y castigo a los responsables del desfalco y desmantelamiento de los sectores en pugna. 




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias