Juventud

JUVENTUD

Miles de jóvenes en situación de calle en la “Ciudad de la Desesperanza”

Pese a los discursos que pretenden posicionar a la CDMX como la ciudad de las garantías y los derechos democráticos, según el Censo de Poblaciones Callejeras, 1,135 jóvenes y niños se encuentran en situación de calle, a merced de la violencia y la brutalidad de un sistema que no parece tener respuesta para este grave problema.

Jueves 14 de abril de 2016

Los discursos de Mancera y el PRD pretenden posicionar a la CDMX con la más alta protección y garantía de los derechos humanos (DDHH) y la mayor inclusión de todos los grupos sociales. Sin embargo, la realidad es que miles de niños y jóvenes viven en las calles y sufren todo tipo de abusos.

Si uno camina por las calles del centro con construcciones lujosas y grandes tiendas comerciales y pasa por la calle de Artículo 123, contrasta encontrar una población callejera que alberga a su alrededor de 90 personas. Son jóvenes y niños, un sector que vive en la marginación y en la miseria.

Limpieza social: la política del PRD

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) define “limpieza social” como “las prácticas en contra de personas a quienes se considera “desechables”, lo cual se manifiesta en el acoso, la intimidación, las amenazas e incluso el homicidio de personas que viven en calle. Como parte de estas prácticas también se han identificado las detenciones arbitrarias y el retiro y/o desplazamiento obligatorio de espacios públicos”

En el Foro Internacional de Derechos Humanos de Poblaciones Callejeras, varios jóvenes participaron denunciando las condiciones de vida y sobrevivencia en las calles. En este foro se denunció que la policía “nos detiene, nos golpea y nos criminaliza por estar en la calle”. “Si la policía está para cuidar ¿por qué la violencia contra los niños y los jóvenes de la calle? ¿Por qué en lugar de criticarnos, de decirnos “pobres mugrosos, huelen feo” por qué mejor no nos ayudan?”, cuestionaron.

En torno al acceso a la salud, los jóvenes y adolescentes dijeron “cuando alguno de nosotros estamos enfermos, tenemos un accidente o nos hieren y llamamos a la ambulancia, tardan una, dos y hasta tres horas en venir. Y a veces, cuando llegan, nuestros compañeros ya murieron. Y si llega la unidad y lo encuentran con vida, le dicen: “no tiene nada”.

Asimismo, dejaron claro que el gobierno los “trata como basura; nos amenazan”, “quieren hacer limpieza social para que las calles no sean feas. Nos quieren desaparecer, nos quieren esconder”, denunciaron.

Una vida sin futuro

Aunque son poco creíbles las cifras del censo, debido a que las poblaciones callejeras no confían en las autoridades, esta cifra sigue siendo alarmante, cualquier habitante sabe de casos de niños y jóvenes que viven en situación de calle.

Uno de los sectores más vulnerables en México es la juventud que se enfrenta a miles de vejaciones que van desde desapariciones forzadas, tortura, ejecuciones extrajudiciales, miles son rechazados de la educación media y superior y sobreviven con trabajos donde reciben salarios de miseria.

Los jóvenes que viven en situación de calle son los sectores que más sufren la violencia, segregación, discriminación y opresión estructural de este sistema, no tienen derecho a una vivienda digna, a la educación, sufren acoso de la policía y de las autoridades, son víctimas de las redes de trata y prostitución, así como de abusos sexuales.

Los jóvenes y los niños no viven en las calles por gusto: son niños abandonados desde pequeños o que huyen de sus casas o barrios por la violencia y el abuso.

Los programas de albergue de la CDMX tienen pésimas condiciones y están sobrepasados en capacidad. Además, no tienen una estrategia integral para tratar con las poblaciones callejeras y tanto autoridades como la policía lo que hacen es intimidar, golpear, desplazarlos, detenerlos y fabricarles delitos.

Mientras el gobierno se llena la boca diciendo que es la ciudad de los derechos y libertades democráticas, mantiene a este sector con pésimas condiciones y las mismas personas en situación de calle denuncian la política de limpieza social, exterminio y diversas prácticas que violan sus derechos por parte del Estado.

Las condiciones en las que viven las poblaciones callejeras son una muestra de la barbarie capitalista. Constituyen una parte de los sectores populares que queda por fuera de la producción capitalista. Ni siquiera tienen el derecho al trabajo, a ser explotados.

Este sector tampoco está contemplado en la Constituyente de Mancera y de los partidos al servicio de los empresarios. Sergio Moissen y Sulem Estrada, aspirantes a una candidatura independiente a la Constituyente, denuncian la brutalidad ejercida contra niños y jóvenes en situación de calle, en tanto Miguel Ángel Mancera acondiciona la ciudad según los intereses de las grandes constructoras y otras empresas.

La plataforma Anticapitalistas a la Constituyente retoma las demandas de los jóvenes que son uno de los sectores más vulnerables en esta ciudad y país.

Moissen declaró: “Es indignante esta situación. Es necesario desarrollar un plan para brindar a niños y jóvenes en situación de calle una vida digna, acceso a la educación pública y gratuita, a la salud, a vivienda, a esparcimiento, a cultura garantizados por el Estado. Es fundamental que organizaciones de derechos humanos y las organizaciones de trabajadores -en particular abogados democráticos, maestros, trabajadores sociales y de la salud se pongan al frente de dar una solución alternativa para estos niños y jóvenes frente a las salidas basadas en la represión por parte del Estado y las Instituciones, que los deja ante una disyuntiva terrible a caer en las fauces del Estado o no tener ninguna oportunidad de elegir libremente.”






Temas relacionados

Sulem Estrada   /   Sergio Abraham Méndez Moissen   /   Asamblea Constituyente CDMX   /   Juventud    /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO