×
×
Red Internacional

Inundaciones en Querétaro, Hidalgo, Veracruz y San Luis Potosí han obligado a los trabajadores a evacuar sus hogares, cuando este estado de emergencia es socialmente evitable.

Maestra Teresa AguilarMaestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase

Jueves 23 de septiembre | 00:37

El incremento de la temperatura global es un factor clave en el incremento de las lluvias y la intensificación de las sequías que ocurren de manera atípica en las regiones afectadas.

Pero no es la naturaleza la responsable de los estragos. Por una parte, el sistema de producción capitalista sobreexplota los recursos naturales dejándolos imposibilitados para recuperarse. Por otro lado, la ausencia del desarrollo de infraestructuras y del mantenimiento de las mismas, dejan sin contención a las comunidades más empobrecidas, provocando que los desastres naturales se conviertan en tragedias.

No te pierdas: Declaración juvenil 24S.Huelga Mundial por el Clima: ¡El capitalismo y sus gobiernos destruyen el planeta, destruyamos el capitalismo!

Las inundaciones a lo largo del país

La semana pasada en Morelos, las lluvias torrenciales provocaron el desbordamiento de la barranca Apanquetzalco en varios puntos en el municipio de Yautepec, lo que causó inundaciones en algunas colonias donde el agua alcanzó más de un metro de altura. El gobernador del estado, Cuauhtémoc Blanco, prefirió ir a jugar golf que hacerse cargo de la tragedia de más de 500 habitantes afectados en el municipio, mostrando la indolencia e insensibilidad de los políticos patronales.

A su vez, el aumento de lluvias en Querétaro, Hidalgo y el Estado de México ocasionó que la presa Zimapán rebasara su capacidad máxima, dejando en peligro de inundación a los habitantes.

En San Luis Potosí, Protección Civil llamó a los pobladores a desalojar sus viviendas de manera urgente para iniciar con las actividades de desfogue de la presa. La escuela primaria Macedonio Acosta, con una capacidad máxima de 200 personas, se activó como refugio temporal para el municipio de Tamazunchale, que es el que se encuentra más expuesto a posibles afectaciones. Estas personas no sólo perderán sus bienes debido a las inundaciones, sino que corren el riesgo de contagiarse al tener que mudarse a un albergue temporal, en plena pandemia de Covid.

Además de los daños en dichos estados, la mañana del sábado 18 de septiembre el gobernador de Zacatecas dijo que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) había omitido el monitoreo en los niveles de la presa San Aparicio, la cual se desbordó la noche del jueves 16 debido a las fuertes lluvias. Los municipios de Genaro Codina y Cuauhtémoc son los más afectados.

En Querétaro, las fuertes lluvias que se presentaron la tarde y noche del sábado 18 y la madrugada del domingo 19 de septiembre provocaron el desborde de la Presa Centenario en Tequisquiapan, lo que provocó inundaciones y el desalojo de cientos de familias en la zona, donde el gobierno priorizó el apoyo a las zonas turísticas.
Además, se emitieron alertas en los estados de Hidalgo y el Estado de México por el riesgo del desbordamiento de los ríos Tula y Lerma, respectivamente. Esto, luego de la tragedia por las inundaciones que superaron los dos metros de altura, provocando el deceso de quienes no pudieron abandonar sus viviendas.

Te puede interesar: Inundaciones. Más de 30 mil afectados en Hidalgo por lluvias

Millones de trabajadores en el país no contamos con un salario que nos permita vivir en condiciones dignas. Si muchos viven en zonas de peligro no se debe a una libre elección, sino a que no contamos con los privilegios de los altos sueldos de políticos que pueden decidir ir a jugar golf, como el caso de Blanco, ni con las ganancias que los empresarios obtienen gracias a la explotación de sus trabajadores.

¿Qué necesitamos?

Es necesario que se hagan las obras de contención, hídricas, hidráulicas y de infraestructura, así como estudios necesarios frente a la gran población damnificada. Es necesario exigir esto, ante un gobierno que no ha tomado medidas que resuelvan de fondo el problema de vivienda en el país.

Los recursos que faltaron en el extinto Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), pueden salir de cobrar impuestos progresivos a las grandes fortunas y redirigir el presupuesto que se destina al pago de la deuda externa y a los cuerpos policíacos y militares que nos reprimen.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias