Cultura

ACTUALIDAD

Murió Marie Fredriksson, la cantante del legendario dúo Roxette

Marie tenía 61 años y estaba peleando contra el cáncer desde hacía años. La cantante y compositora sueca fue parte del exitoso dueto que fue reconocido mundialmente en la década del `90.

Martes 10 de diciembre de 2019 | 10:01

La cantante de Roxette murió el día de ayer a las 61 años. Desde el 2002 le dió batalla a un tumor que tenía en el cerebro. Su amigo, compositor y con quien conformó el histórico dueto musical, Per Gessel, le dirigió unas emotivas palabras en su Twitter.

Desde hace muchos años que estaba en tratamiento y complejas operaciones, sin embargo será recordada por toda su labor en la industria musical.

The look

En el año 1986 decidieron hacer Roxette, un grupo de pop-rock que tenía a un dueto como caras visibles. El reconocimiento internacional llegó en 1989 cuando la canción "The Look" rompió el ranking musical en Estados Unidos y luego por su participación en Pretty Woman con su canción "It Must Have Been Love".

Te puede interesar: Roxette, baladas en tu corazón

Fue Gessle quien convenció la cantante platinada para formar Roxette. Él tocaba en una banda new wave llamada Gyllene Tider, mientras que ella era solista. Fue el representante de ABBA quien decidió unirlos y potenciarlos. Han vendido 75 millones de discos y sencillos, cuatro de sus singles llegaron al Nº 1 en el Billboard de Estados Unidos y fueron la primera banda de habla no inglesa en grabar un unplugged para MTV.

Como escribió Ariel Olivero en este diario "en 1994 el grunge estaba en su momento de mayor expansión, mientras el britpop comenzaba un auge que duraría un buen tiempo. En este contexto sale Crash! Boom! Bang! siguiente disco de estudio, el cual contiene una dosis más rockera que los anteriores. El crecimiento de la banda se ve impulsada por su nivel de composiciones diversas aunque ya sin tantos ganchos melódicos, que son el fuerte del duo".

Su batalla

Marie debió aprender a leer, a contar nuevamente y algunas de sus funciones motoras se vieron afectadas. Poco a poco los avances en su recuperación comenzaron a mezclarse con la música, bastión fundamental en el proceso de curación. Sumado a la música, Marie comenzó a dibujar, y así ambas terapias alternativas empezaron a contribuir en su recuperación. A partir del 2009 la banda comenzó a trabajar en un nuevo disco que tardaría en llegar 10 años desde Room Service. Asi nació Charm School, que fue lanzado en 2011. Este álbum vuelve a los orígenes pop de los suecos y los levantan nuevamente. Está lleno de guitarras distorsionadas y eso se percibe en sus dos primeros tracks. Way out y No one makes it on her own, que es la balada que vuelve a poner de pie a la guerrera nórdica. Natural, descarnada y con sentimientos auténticos.

Te puede interesar: Roxette: baladas en tu corazón. Parte II






Temas relacionados

Marie Fredriksson   /   Roxette   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO