Ideas de Izquierda Mexico

Logo La Izquierda Diario

SUPLEMENTO

Muros y control fronterizo: el negocio millonario de los países capitalistas

Diana Bruja Palacios

Imagen: Intervención del artista francés JR en la frontera de México y EE.UU. Foto: Crea Cuervos.

Muros y control fronterizo: el negocio millonario de los países capitalistas

Diana Bruja Palacios

Una nueva era de muros y controles fronterizos se evidencia ante el desplazamiento masivo a causa de la profundización de la pobreza, la explotación, la violencia y los conflictos armados, que arrecian en los últimos tres años con más represión, opresión y explotación contra migrantes.

De 2014 a 2016, Europa gastó 17 millones de euros, según datos del Overseas Development Institute (ODI); mientras que, a partir de 2018 se calcula el mercado mundial de la construcción de fronteras en 17 millones 500 mil euros, con un incremento anual previsto en 8 %. La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), además de tener una nómina de un millar de empleados, pasó de ganar 6 millones de euros en 2005 a 322 millones en 2020, esta institución supraestatal es financiada por la Unión Europea (UE), ilustra hasta dónde llega el gasto supraestatal cada vez mayor y, a la vez, que se ha convertido en una fuente de negocios para empresas millonarias como Siemens, Indra, Thales, Airbus, Finmeccanica, G4S, en complicidad con los gobiernos europeos y estadounidense, están involucradas en el diseño, producción, control, suministro y mantenimiento de estos muros y controles fronterizos creciendo en un mercado europeo con ganancias millonarias que salen del erario público.

Particularmente, el conflicto en Ucrania ha visibilizado, por una parte, el desplazamiento masivo de las y los refugiados, al unísono que los países imperialistas se replantean la construcción de muros fronterizos, tanto de la Unión Europea y del Espacio Schengen [1] como en otras partes del mundo –la frontera sur de EE. UU., por ejemplo– que se alimentan del gasto público con el pretexto de la “seguridad” y la “emergencia nacional” desde donde se fortalece una industria multimillonaria, estableciendo una jerarquización racial con sus discursos xenófobos y antimigratorios con el propósito de justificar, ideológicamente, su dominación imperialista incitando a la población al descontento social basado en el rechazo a la mano de obra migrante que "viene a robarles sus puestos de trabajo", lo que les da una base social que avala que sigan persiguiendo, reprimiendo y expulsando a las y los migrantes más pobres y de la clase trabajadora sin que les importe sus condiciones de vida.

Algunas de las empresas beneficiarias por la construcción de estos muros sacan partido del mercado mundial, que se ha creado a partir de la seguridad en las fronteras; pero, son las empresas estadounidenses, europeas e israelíes las que más lucran con este negocio, según el informe publicado en noviembre de 2020 por el Centre Delás d´Estudis per la Pau.

No te pierdas: Polonia comenzó a construir el muro fronterizo con Bielorrusia

Este negocio multimillonario incluye un abanico amplio de tecnologías militares con sistemas de radar en los drones, cámaras de vigilancia, sistemas biométricos de toma de huellas dactilares creando, de esta manera, barreras que hacen más peligroso y mortal el desplazamiento de las y los miles de migrantes, que intentan llegar a los países imperialistas por múltiples vías con la finalidad de mejorar sus condiciones de vida y de sus familias.

Gobiernos imperialistas en contra de la migración que ellos producen

Estas barreras no frenan el flujo migratorio de los miles que huyen de la pobreza, la persecución, la guerra o la violencia en sus propios países subordinados al imperialismo europeo o yanqui. Tan sólo por el conflicto en Ucrania, provocado por la crisis entre la OTAN y Rusia, han sido desplazadas 12 millones de personas, que dejaron atrás la zona de conflicto, mientras que 6.3 millones de Ucrania y Moldavia están refugiadas en países como Polonia, Rumanía y República Checa; sin embargo, muchos migrantes que no cuentan con las posibilidades de transitar legalmente, gente pobre y de la clase trabajadora, deben enfrentarse a las vallas militarizadas, al despliegue de barcos, aviones y sistemas de vigilancia digitales causando, incluso, su muerte.

No te pierdas La política migratoria del Gobierno "progresista" español: expulsiones, militarización y 500 muertos en el mar

Actualmente, diez Estados miembros de la Unión Europea (UE) tienen algún tipo de muralla para frenar el flujo migratorio: España, Grecia, Hungría, Bulgaria, Austria, Eslovenia, Polonia, Letonia, Estonia y Lituania; pero son veintiséis Estados quienes adhieren a los Acuerdos de Schengen de 1985 para establecer la libre circulación dentro de la UE que, a su vez, definieron tomar medidas más estrictas para frenar el flujo migratorio.

Las vallas de la España fortaleza en Ceuta y Melilla, constituidas por 8.7 y 10 kilómetros respectivamente, incluyen elementos lesivos como concertinas, pasos fronterizos, torres de vigilancia, sistemas de sensores de fibra óptica o circuitos de iluminación, policías fronterizos, entre otros elementos, cuesta casi 1.5 millones de euros. El primer contrato, dividido en dos lotes, se cerró con la empresa Eulen Seguridad con un importe de 1.2 millones (casi 26 millones de pesos mexicanos), mientras que el segundo es de 274 617 euros, lo que equivale a unos 5 millones 910 mil 307 pesos mexicanos.

En el caso de los costos, el muro de Polonia-Bielorrusia, que tendrá una altura de 5.5 metros de altura y 186 kilómetros tiene un costo estimado de 353 millones de euros, se cree que nadie podrá acercarse a menos de 200 metros de la valla; desde agosto de 2021, miles de migrantes intentaron cruzar hacia la UE, la mayoría provenientes de Medio Oriente y África.

No te pierdas: Alemania expulsará a los refugiados afganos para darle lugar a los ucranianos

Muro fronterizo Estados Unidos-México

Desde 1994, con el gobierno de Bill Clinton, EE. UU. se ha apostado por construir un muro fronterizo en su frontera con México para evitar el flujo migratorio de Centro y Sudamérica, principalmente, bajo un programa xenófobo y racista denominado Operación Guardián; pero, fue hasta 2019 cuando Donald Trump declaró el estado de emergencia nacional y, de esta manera, accedió a los fondos para construir algo del muro fronterizo con México, pero no pudo ejecutar su proyecto original, sino que sólo pudo apoyarse en las parcialidades preexistentes y avanzar poco; mientras utilizaba un discurso, claramente, criminalizante contra las migraciones alertando sobre la seguridad nacional.

Según datos oficiales, los fondos le permitiría acceder a recursos de hasta 6 mil 600 millones de dólares, salidas de otras partidas presupuestarias de los departamentos del Tesoro y de Defensa para desviarlos a la construcción de la valla fronteriza; a esto hay que incluir los 1 375 millones aprobados por el Congreso, dando una cifra de casi 8 mil millones de dólares para los 376 kilómetros de barrera terrestre, militarizada y con tecnología de punta en contra de las y los migrantes.

Aunque se ha propuesto en diferentes ocasiones reforzar este muro fronterizo, fue hasta el mandato del xenófobo Donald Trump que se escaló, exponencialmente, esta idea con la construcción de un muro que abarcara toda la frontera sur de Estados Unidos; incluso afirmó que sería México quien pagara su construcción de 595 kilómetros de extensión, sin embargo, una enmienda aprobada por la mayoría de senadores estadounidenses, aprobó también el levantamiento de 800 kilómetros de barreras que impidiesen el paso de automóviles.

Entre quienes impulsan la persecución de los migrantes en EE. UU. destacan el procurador de Texas, Ken Paxton, quien subrayó que los contribuyentes pagan hasta mil millones de dólares anuales en servicios para las y los miles de migrantes que cruzan por la franja fronteriza sur; al respecto, Greg Abbott es quien hoy por hoy promueve medidas más rigurosas con políticas, claramente, xenófobas con más represión, más detenciones y expulsiones contra los caminantes del mundo cuya única intención es mejorar sus condiciones de vida y de sus familias, así como es el principal promotor del muro fronterizo con México.

No te pierdas: Biden y AMLO, responsables de la crisis humanitaria de migrantes

Pero estas barreras no son impedimento para que las y los migrantes intenten cruzar hacia el lado estadounidense con la idea de conseguir el “sueño americano” y acceder, de esta manera, a mejores condiciones de vida, que les permita enviar dinero a sus familias que se quedaron en sus países de origen; sin embargo, al cruzar por zonas más peligrosas, como puede ser el desierto de Sonora, ha dado como resultado más de 10 mil muertes desde el inicio de la operación de las vallas que no vienen, únicamente, con la estructura física, sino que se acompañan de más militarización por aire, mar y tierra, así como de tecnología especializada.

Unidad de los trabajadores por plenos derechos para las y los migrantes

Mientras que, en Europa llegan desplazados por la guerra, así como del norte de África que se encuentra en constante conflicto –lo que produce oleadas migratorias por tierra, mar y aire hacia lugares donde tengan mejores condiciones de vida, pero que terminan naufragando en las costas europeas o son rechazados en las fronteras de la UE; también en América, las políticas de explotación y subordinación impuestas por décadas a los países dependientes al imperialismo estadounidense, generan oleadas de migración cada vez mayores que transitan por México rumbo a EE. UU., pero los perpetradores, yanquis o europeos, se niegan a hacerse cargo de los estragos de la expoliación, precarización, miseria y violencia que ocasionan. Su respuesta, lejos de la paz y la solidaridad que mencionan en sus discursos, en las acciones son la instalación de un sistema de vallas con alta tecnología, además resguardadas por militares.

De tal forma que, mientras la clase trabajadora y pobre que emigra, porque ya no pueden sobrevivir bajo los planes de despojo y miseria impuesta en sus países por el capital imperialista, enfrenta estas políticas reaccionarias xenófobas con más pobreza, explotación y violencia en su contra, está demostrado que a los diferentes gobiernos, imperialistas y subordinados, no les importa nuestra vida y están dispuestos a gastar millones para garantizar jugosas ganancias a los capitalistas cerrando las frontera provocando más violencia, represión y muertes, por más discursos progresistas que digan.

Por ello, es necesario forjar la unidad y la solidaridad internacional de la clase trabajadora pues, para luchar por derechos sociales, políticos y sindicales para las y los migrantes, por un mundo sin fronteras que enfrente a la política del imperialismo decadente luchando contra de la discriminación y la represión de los gobiernos capitalistas cómplices del empresariado, pues mientras ellos sólo quieran enriquecerse a costa nuestra, debemos luchar por mejores condiciones de vida. De igual forma, en el caso específico de México y Estados Unidos, es fundamental que la clase trabajadora multiétnica estadounidense –entre la cual las y los trabajadores de Amazon y Starbucks vienen dando importantes peleas por su sindicalización– levanten la lucha por plenos derechos sociales, políticos y sindicales para las y los migrantes.

¡Por la unidad de los trabajadores, de todos los países y todos los sectores! ¡Fronteras abiertas y paso libre para todxs lxs migrantes!

Fuentes de consulta


VER TODOS LOS ARTÍCULOS DE ESTA EDICIÓN
NOTAS AL PIE

[1El 14 de junio de 1985 se firmó el Acuerdo Schengen en un pequeño pueblo al sur de Luxemburgo, sobre el río Mosela, por la supresión gradual de las fronteras interiores entre los países que adhieran (en general europeos) este convenio, así como un control más estricto de las fronteras exteriores. Al inicio lo firmaron cinco países: Francia, Alemania, Bélgica, Luxemburgo y Países Bajos; actualmente, está conformado por 26 países y 22 pertenecen a la Unión Europea: Austria, Bélgica, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Eslovaquia, Eslovenia, España, Suecia, Suiza y Liechtenstein.
COMENTARIOS
CATEGORÍAS

[Fronteras abiertas]   /   [Mundo obrero internacional]   /   [Militarización frontera México-EE. UU.]   /   [Migración]   /   [Muro Fronterizo]   /   [#AbajoelMuro]   /   [Política México]   /   [Fronteras]   /   [Sociedad]

Diana Bruja Palacios

Maestra de secundaria, Agrupación Magisterial y Normalista Nuestra Clase
Profesora y escritora.
COMENTARIOS