Internacional

ISRAEL

Netanyahu sigue sin formar coalición y podría perder el Gobierno

Al primer ministro israelí le quedan menos de 12 horas antes de que expire el plazo para formar una coalición de gobierno y no parece cerca de llegar a un acuerdo con uno de sus socios fundamentales, el exministro Avigdor Liberman.

Miércoles 29 de mayo | 15:32

Netanyahu intenta lograr una mayoría de 65 escaños de derecha (de un total de 120). Para eso necesitaría el apoyo de cinco diputados de los nacionalista de Israel Nuestra Casa y 16 de dos partidos ultraortodoxos, que representan el 10% de los israelíes.

El acuerdo está bloqueado por las posturas opuestas entre Israel Nuestra Casa y los ultraortodoxos sobre la ley que busca la incorporación al servicio militar obligatorio de tres años para los hombres y dos para las mujeres de la población ultraortodoxa, hasta ahora mayoritariamente exenta de esta obligación nacional.

Lieberman, líder de Israel Nuestra Casa, extitular de Defensa y uno de los socios imprescindibles para la coalición de derechas y religiosa que trata formar Netanyahu, exige que la ley se apruebe sin tocar una coma de la propuesta existente. Para Lieberman el servicio militar es una parte clave del Ejército israelí, especialmente en su avance y ocupación de tierras palestinas.

Vale recordar que Lieberman aseguró, cuando era ministro de Defensa, que en Gaza "no hay gente inocente" y "todo el mundo está afiliado a Hamás", luego de las nuevas manifestaciones en la Franja en las murieron 10 palestinos y otros 500 resultaron heridos por el ataque del Ejército israelí.

De no lograrlo, la estrategia del actual primer ministro se encamina a forzar nuevas elecciones para que la oposición no tenga opción a intentar formar gobierno.

El Estado de Israel se encuentra inmerso en la incertidumbre política, los diputados han comenzado ya a debatir la ley de disolución de la Cámara, que se aprobó en lectura preliminar y primera en los últimos dos días (con 66 votos a favor de 120) y se votará en segunda y tercera lecturas a lo largo de la tarde de este miércoles.

Si se disuelve el Parlamento, se convocarán nuevas elecciones generales para el próximo 17 de septiembre, lo que supondría la primera vez que debería repetirse el voto en la historia del país.

De no aprobarse la disolución, el presidente israelí, Reuvén Rivlin, podrá encargar la formación de gobierno a otro diputado. También podría ocurrir -aunque parece menos probable-, que el mandatario diese un nuevo plazo de dos semanas al primer ministro en funciones para seguir negociando, algo que debe ser aprobado por mayoría simple del Parlamento.

En las últimas elecciones Netanyahu y su partido, el derechista Likud, aventajó por poca distancia por Beni Gantz, al frente de la coalición centrista Azul y Blanco.

En preparación para posibles nuevas elecciones, el Likud de Netanyahu cerró este martes un acuerdo con el partido Kulanu, de su antiguo ministro Moshé Kahlon, por el que ambas formaciones se presentarían juntas a la siguiente cita electoral, si antes de medianoche se decide que esta tenga lugar.






Temas relacionados

Estado de Israel   /   Ejército israelí   /   Benjamin Netanyahu   /   Elecciones   /   Israel   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO