PANDEMIA

No hay pruebas rápidas, tampoco #TestMasivos para todos

En la conferencia de prensa vespertina del miércoles 1 de abril, López-Gatell negó que fueran a usar pruebas rápidas pues no son fiables, pero nada dijo de hacer pruebas masivas de PCR, que son las más fiables y que necesitan múltiples recursos técnicos para ser realizadas.

Jueves 2 de abril | 18:38

Mientras tanto la crisis sanitaria provocada por el covid-19 continúa en México, los contagios y las muertes siguen aumentando. Son las y los trabajadoras de la salud uno de los sectores más afectados, con 39 casos dentro del sector y 3 defunciones, incluyendo protestas en la Unidad Médica de Monclova, Coahuila donde se concentra el brote en el sector salud, exigiendo los insumos y materiales necesarios para protegerse.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el gobierno federal en este momento nos encontramos en la fase 2 de la pandemia, es decir las medidas preventivas son claves para evitar los contagios masivos y sin control. Sin embargo, el sistema de salud público del país labora en condiciones deplorables, a los años de saqueo y desmantelamiento se suman la austeridad republicana que deja en los huesos a la salubridad pública.

Tenemos apenas poco más de 60 mil camas y 5,500 respiradores en todo el país para enfrentar la crisis -número totalmente insuficiente, si la curva de contagio se dispara- y en suma apenas hay 1.5 camas de hospital cada mil habitantes. Lo mismo se repite en la capacidad de realizar estudios clínicos, donde la cero inversión no permite más que se hagan unas cuantas pruebas para covid-19.

China mandó un donativo de 5 respiradores, 100 mil mascarillas y 50 mil test para covid-19, mientras esto sucedía López-Gatell anunciaba la infiabilidad de las pruebas rápidas, cosa que está apoyada por la OMS, pero al mismo tiempo no habló de la recomendación del mismo organismo para poder realizar pruebas masivas que permitan actuar sobre los focos infecciosos y así detener las cadenas de contagio, que avanzando a la fase 3 harían inviable esta medida.

“Quédate en casa, quédate en casa, quédate en casa” o como no rescatar al sector salud

Si bien es cierto que las pruebas de PCR -que buscan replicar la polimerasa del virus y por tanto comprobar su presencia- así como las pruebas de sangre, son tardadas y costosas no es momento de escatimar.

Mientras López-Gatell busca desacreditar la idea de testeos masivos hablando de la inutilidad de las llamadas “pruebas rápidas”, que existen pero apenas registran un 30% de sensibilidad según señaló el funcionario, nada dijo de la bajísima cantidad de pruebas que se están realizando y cómo se niegan o tardan días para personas que han estado en contacto con personas infectadas por covid-19 o que han viajado al extranjero.

Así sucedió en el caso de María Martha, de quien dieron los resultados de su prueba después de días de no ser atendida y un día después de fallecer, a sabiendas que estuvo en Italia y aislada en España.

La única salida que ha dado el gobierno es el confinamiento voluntario, medida totalmente insuficiente e ilusoria, de corte medieval, pues aún con la declaratoria de Emergencia Sanitaria por Causa de Fuerza Mayor, hay millones que dependen del trabajo informal, sin contar otro tanto que sus patrones van a hacer todo para justificarse como sector económicamente esencial.

No nos podemos conformar con las medidas paliativas, pues la crisis sanitaria trae en su seno una enorme crisis económica a nivel global, por lo cual es necesario un salvataje a la salubridad pública.

Primero que nada con una reinversión masiva, que sirva para contratar a miles de profesionales como personal médico, técnico y de enfermería para enfrentar la pandemia, pero también para garantizar la salud de las miles de personas que necesitan atención médica sin ser portadores de covid-19.

Los recursos sólo pueden venir de que el gobierno deje de pagar la deuda externa y de redirigir todo el presupuesto a este fin, y que establezca impuestos progresisvos a la grandes fortunas e interviniendo el sistema de salud privado, centralizándolo con el público bajo control de sus trabajadores.

Es necesario, hoy más que nunca, que se hagan pruebas masivas, que todos los laboratorios, ya sean de instituciones educativas o de salubridad pública y privada, se pongan al servicio de realizar pruebas de PCR para detectar covid-19.

El gobierno debe expropiar el sector químico-laboratorístico y farmacéutico y que funcione bajo control de las y los trabajadores, para que algunos cuantos no se hagan de grandes ganancias a costa de la salud de millones.

Un camino distinto para enfrentar la crisis sanitaria es posible, a favor de las mayorías, pero no de la mano de los partidos de siempre.

Te puede interesar: Debates sobre la estrategia del gobierno de AMLO ante el coronavirus






Temas relacionados

#TestsMasivosYa   /   Covid-19   /   Andrés Manuel López Obrador   /   Crisis de la salud pública

Comentarios

DEJAR COMENTARIO