×
×
Red Internacional

Publicamos una nueva denuncia enviada por una trabajadora del Call Center Dynatacphone de Rosario. Sumá tu denuncia enviando Whatsapp al +54 9 341 5851691 o por correo a [email protected]

Miércoles 6 de julio de 2016 | Edición del día

Leímos con mis compañeros las notas sobre los call centers que se publicaron en La Izquierda Diario. Trabajamos en Dynatacphone y padecemos las mismas cosas que en este diario se vienen denunciando.

Es tal cuál como relata la trabajadora que escribió la nota “Rosario: "En Easy Call nos tratan como máquinas”. Nosotros padecemos al mismo dueño que en ese call center y los supervisores hacen lo mismo. Por ejemplo, no nos dejan ir al baño y pasó que había una chica con cistitis y tampoco la dejaron ir. Nos lavan el cerebro con lo del compañerismo y se cagan en nosotros, nos pagan comisiones en negro. Estamos anotados como empleados de comercio y no telemarketers, que es reconocido como trabajo insalubre.

No están incluidos los sábados y nos obligan a ir igual. Un chico se quebró por caerse de la escalera un sábado y como no estamos anotados ese día la ART no lo cubrió. Ni RRHH va los sábados.

El viernes del feriado nos decían que era opcional y nos daban 300 pesos, pero los feriados deben pagarse doble. Nos pagaron en negro y ese monto no se incluyó para el aguinaldo.

Las vacaciones siempre las tenemos que tomar en las fechas estipuladas arbitrariamente por ellos, que es la segunda quincena de febrero.

Los supervisores nos tratan de inútiles, inservibles, estúpidos, nos gritan, nos basurean, nos hostigan. Hacen ir a la gente a recuperar horas aún cuando las faltas están justificadas por enfermedad. Te dicen que te pidas solo el día que rendís y no todos los días de estudio que corresponden, porque “perdés días de venta”. Generan malestar, no se puede hablar con los compañeros porque nos acusan de conspirar contra los supervisores. A las madres, cuando se enferman sus hijos, les dice que vengan a trabajar igual, que deje al hijo con otro. No les corre sangre por las venas. Una supervisora en particula tiene denuncias y juicio por malos tratos, pero sigue estando ahí y haciendo lo mismo. Muchos compañeros renuncian o piden cambio de grupo porque no pueden tolerar sus maltratos.

Confío en ustedes para poder difundir estos reclamos.

Te puede interesar: Dos triunfos de los trabajadores contra el “todo vale” empresarial




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias