Internacional

DE TERROR

Oscurantismo vaticano: para Bergoglio quienes critican a la Iglesia son “familiares del diablo”

Lo dijo horas antes de comenzar una cumbre vaticana para “pensar” sobre los miles y miles de abusos sexuales cometidos en el seno de la Iglesia católica. ¿Guerra santa o guerra chanta?

Daniel Satur

@saturnetroc

Viernes 22 de febrero | 13:51

El papa Francisco cargó esta semana contra quienes critican a la Iglesia católica por sus múltiples crímenes, acusándolos con un argumento tan oscurantista como bizarro. Dijo que quienes se pasan “la vida acusando, acusando y acusando” a la institución de la que es monarca son “amigos, primos o familiares del diablo”.

La reflexión de Jorge Bergoglio se difundió el miércoles a la noche, horas antes de que diera comienzo en al Vaticano la cumbre de conferencias episcopales de todo el mundo donde la Iglesia propone “pensar” el “flagelo” de los abusos sexuales sobre niñas, niños, adolescentes y adultos por parte de curas, obispos y demás jerarcas de la institución religiosa.

“No se puede vivir toda la vida acusando, acusando, acusando a la Iglesia. ¿Aquel al que la Biblia llama el gran acusador quién es? Es el diablo. Y los que se pasan la vida acusando, acusando, acusando, no diré que son hijos, porque el diablo no tiene ninguno, pero sí amigos, primos, familiares del diablo”, dijo Francisco.

Leé también Bergoglio: el más conservador de los reformadores

Lo que no dijo el “santo padre” (o al menos no fue difundido) es que en gran medida las acusaciones que desde hace siglos se hacen sobre la Iglesia se basan en hechos reales y nada místicos. A lo sumo, dijo, “debemos señalar los defectos que corregir, pero en el momento en que se señalan los defectos, se denuncian los defectos, se ama a la Iglesia. Sin amor, eso es del diablo”.

Las apelaciones a motivaciones demoníacas para caracterizar sujetos políticos o para surfear las propias crisis internas, no son una novedad en Jorge Bergoglio y mucho menos en la Iglesia.

Alcanzaría con decir que desde la propia jerarquía eclesiástica de la que Francisco es emergente directo se les ha dado grado de “diabólicos” a los pueblos originarios, a los obreros anarquistas de principios del Siglo XX o a los “subversivos” de los años 70. Así, la guerra santa del Estado capitalista argentino, acompañado por la Curia, justificó las masacres de la Conquista del Desierto, de la Semana Trágica y de la dictadura cívico-militar-eclesiástica.

Leé también Breve historia criminal contemporánea de la Iglesia católica argentina

De hecho la idea de que arrojar al Río de La Plata desde aviones militares los cuerpos agonizantes de miles de detenidos desaparecidos como forma de darles una cristiana “purificación” de las almas, en aquellos años fue sugerida por más de un obispo de estrecha relación con el Ejército y la Armada.

Pero el propio Bergoglio (también conspicuo cómplice de los genocidas) tuvo sus célebres reflexiones en ese sentido. Por caso, es recordada su sentencia en 2010, en pleno debate sobre la Ley de Matrimonio Igualitario, cuando dijo que el proyecto en cuestión era una afrenta al “Plan de Dios” y, por lo tanto, una obra maestra de Lucifer contra las almas buenas de este mundo.

Mirá la sección especial #IglesiaYEstadoAsuntoSeparado

Claro que, una vez que ese proyecto se convirtió en Ley, el hoy Sumo Pontífice se llamó a silencio y regresó violín en bolsa al Arzobispado de Buenos Aires a prepararse para las próximas arremetidas del diablo.

De no haber sido ungido monarca del Vaticano hace ya seis años, ¿qué tono tendría la intervención pública de Bergoglio en el debate sobre la legalización del aborto en Argentina? ¿Contaría hoy con el aura "progre" y "salvadora" que le vienen sosteniendo desde hace rato desde el kirchnerismo y demás dirigentes sociales?

¿También será obra del diablo hacerse esas preguntas?

Leé también Cómplice: hace décadas que Bergoglio sabe de las violaciones de monjas






Temas relacionados

Iglesia   /   Iglesia y dictadura   /   Jorge Bergoglio   /   Papa Francisco   /   Vaticano   /   Iglesia Católica   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO