Cultura

DESIGUALDAD SOCIAL

“Paraísos siniestros”: hogares hacinados en la periferia de México

Casas de menos de cincuenta metros cuadrados conforman el paisaje de estas viviendas de interés social, en las que, como menciona Taboada, “preocupa la despersonalización de la vivienda y extinción de la individualidad”.

Lunes 4 de mayo | 15:41

“Favelas” en Brasil, “Slugs” en Inglaterra, “Villas miseria” en Sudamérica, son algunos conceptos con los que se conocen a los barrios periféricos en los que se concentran los máximos perdedores del neoliberalismo: la clase obrera precarizada.

En México, estos asentamientos de pobreza adquieren la forma arquitectónica de “paraísos siniestros”, hogares de “alta densidad”, como los llama Jorge Taboada, donde lo que importa no es la calidad de vida de las personas sino engordar los bolsillos de las grandes constructoras.

Esta “arquitectura neoliberal” creció con el ascenso del neoliberalismo, al tiempo que se beneficiaban a las grandes constructoras con contratos corruptos y favores legales que les permitían reducir a la mínima expresión el área de las viviendas de interés social.

"Al ver esas construcciones que se hacen en serie pienso en grandes compañías constructoras haciendo mucho dinero, sin mucha regulación" dice el fotógrafo.

El resultado ha sido, para Taboada, una auténtica “bomba de tiempo”. La coincidencia entre el incremento de este tipo de cajas-viviendas y el aumento de la barbarie capitalista mexicana, con todos sus feminicidios y toda su violencia narco-estatal, no es casual.

La exposición del fotógrafo oriundo de Monterrey se proyectará en el Trienal de Fotografía de Hamburgo.






Temas relacionados

clases sociales   /   Fotografía   /   Desigualdad   /   Urbanismo   /   Cultura

Comentarios

DEJAR COMENTARIO