Juventud

PRÓXIMO LUNES

Paro estudiantil en el ITAM tras suicidio de alumna

Tras conocerse el suicidio de una alumna del ITAM, la comunidad se ha indignado ante el clima de presión en la universidad y reclaman que ésta no los atiende.

Sábado 14 de diciembre de 2019 | 14:47

El pasado 11 de diciembre, la alumna de las carreras de Derecho y Relaciones Internacionales, Fernanda Michua, se quitó la vida. Al día siguiente, el ITAM extendió sus condolencias a la familia, lo cual causó polémica entre la comunidad itamita debido al clima de presión que se vive dentro de esa universidad. Los mensajes recordando a Fernanda por parte de su familia, amigos y profesores cercanos recorrieron las redes sociales.

Y es que el caso de Fernanda Michua se suma al de otros cuatro jóvenes que también se quitaron la vida tan sólo en este semestre. La inquietud entre los itamitas ha llevado a poner en la mesa de discusión las cargas excesivas de trabajo y tarea, así como sus exámenes rigurosos.

Entre los jóvenes mexicanos que egresan de la educación media-superior es conocido que aquellos amigos que ingresan al ITAM no sólo tienen poca vida social más allá de la que forjan dentro de la institución, sino que los propios ritmos académicos les dificultan mantener las relaciones previas. Exámenes en los que pocos aprueban y largas horas de estudio, sobre todo de economía, son la marca que ha caracterizado al ITAM.

Este viernes 13 de diciembre, los alumnos del ITAM realizaron un acto conmemorativo de Fernanda Michua y los otros jóvenes que se quitaron la vida, pero posteriormente realizaron una asamblea (algo poco usual en la institución) en la que decretaron irse a paro como protesta ante el ambiente insoportable. Fue particularmente significativo que el rector del ITAM, Arturo Manuel Fernández Pérez, cuando de cara a su comunidad les preguntó que si ellos sentían que la universidad no sentía empatía por ellos, le respondieron a coro que no.

Marx tiene un texto poco reproducido titulado "Sobre el suicidio" escrito en 1846. En él, describe:

El número anual de suicidios, aquella cifra que entre nosotros está considerada como una media normal y periódica, debe ser considerado como un síntoma de una organización deficiente, porque es justamente en el momento de la detención de la industria y sus crisis, en épocas de alimentos más caros y duros inviernos, cuando este síntoma es más evidente y adquiere un carácter epidémico.

Si bien Marx se refería a este fenómeno social somo una expresión de las crisis capitalistas recurrentes y los estragos que producían en la clase trabajadora y sectores la pequeño burguesía caída en desgracia económica, en el caso que nos ocupa es sorprendente cómo las presiones sociales de la clase dominante puede afectar a sus hijos pródigos, pues se trata de una élite dentro del sistema educativo privado.

La holgura económica de la que gozan no impide que estos jóvenes vivan bajo una presión permanente de sus padres y maestros quienes consideran que están formando a los nuevos tiburones que instrumentarán los latrocinios y planes de superexplotación sobre el resto de la sociedad en beneficio del gran capital nacional e imperialista.

No hay que olvidar que el ITAM se ha constituido en un semillero de funcionarios "tecnocráticos" que han estado en las esferas gubernamentales y que, contra sus propias perspectivas, han sido claves en el hundimiento económico del país en las últimas décadas.

Por sus aulas pasaron gentes como Luis Videgaray, José Antonio Meade y Emilio Lozoya, columna vertebral del gobierno de Peña Nieto. Aunque hay algunos otros "inolvidables" como los "tecnócratas" impulsados por Salinas de Gortari como Alonso Lujambio, Francisco Gil Díaz, y Pedro Aspe Armella.

Durante el acto conmemorativo de Fernanda Michua, algunos alumnos pusieron un cartel con la leyenda "pon aquí tus medicamentos para ’rendir más’. #NoEsNormal". Al calor de esta coyuntura, han surgido testimonios tanto de alumnos como de exalumnos dando cuenta de lo especialmente oneroso que es estudiar en el ITAM, así como la cultura de elitismo que hay en el interior, donde incluso los maestros se jactan de reprobar a los alumnos.

Uno de los profesores señalados en particular como alguien que hace eso cotidianamente es Isaac Katz, profesor de Economía I, quien en su cuenta de Twitter ha publicado comentarios como "me preguntaron qué le diría a alguien que va a estudiar en el ITAM, mi respuesta es ’vas a reprobar economía’" y semejantes.

Otros han respondido que, si los alumnos no están conformes con el ambiente del ITAM, podrían irse a otra universidad, en particular sugiriendo las nuevas universidades Benito Juárez de López Obrador. En el ITAM incluso es un chiste (a veces usado como burla) decir "en enero la Ibero" para indicar que muchos prefieren "abandonar la nave" e irse a ambientes con menos presión.

Lo que queda claro es que se ha destapado una manera de educar altamente elitista, individualista y que presiona a los jóvenes a volcarse de lleno a estudiar y no tener tiempo para ellos mismos, esencialmente alienándolos de su entorno. Es el precio a pagar para ser un gran tiburón del gran capital. Es la expresión más extrema de un modelo educativo que se ha intentado implementar, con sus matices, en distintas universidades de México, que en muchos casos también viene de la mano de políticas que apuntan a la privatización de la educación.

Sólo un porcentaje pequeño de la población puede acceder a la educación superior en México actualmente. Los exámenes estandarizados aplicados en la década de los 90, tanto para ingreso pero también para egreso, poco tienen que ver con la realidad de las amplias mayorías y están diseñados para excluir a aquellos que cuentan con menos oportunidades. A esto se suma el negocio de las universidades privadas, las cuales tienen colegiaturas que pocos pueden pagar. En el caso del ITAM, es común que los estudiantes den de baja materias y las arrastren a lo largo de su vida académica para tener ya sea un promedio alto o evitar reprobarlas.

Se vuelve entonces necesaria una educación más humanista, científica y que responda a las necesidades de la sociedad. Una que tampoco aísle al estudiante, sino que le permita generar un cambio en la sociedad que beneficie a las mayorías trabajadoras y populares, quienes día a día hacen girar al país.






Temas relacionados

Educación elitista   /   ITAM   /   Universidad   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO