×
×
Red Internacional

Este 8M, las mujeres volvimos a tomar las calles luego del confinamiento derivado por la crisis sanitaria. La movilización masiva en todo el país tuvo una nutrida participación de las maestras, que también nos manifestamos en las calles para la conquista de nuestros derechos y contra la violencia.

Miércoles 23 de marzo | 23:09

En la Ciudad de México cientos de miles de mujeres de distintos sectores, como madres de víctimas de feminicidios y familiares, trabajadorxs, estudiantes, jefas de familia, personas LGBTIQ+, maestras e infantes, junto con nuestros compañeros, salimos a las calles para manifestar el hartazgo que vivimos contra la violencia, los feminicidios, la precarización laboral y los despidos.

Y es que las maestras, pero en general las mujeres de las clases pobres y trabajadoras, vivimos muchos atropellos por este sistema capitalista y patriarcal el cual nos oprime en todos los ámbitos de la vida laboral y personal. Es por esa violencia de carácter estructural y cotidiana, que la gran jornada que vivimos el 8 de marzo no puede terminar ese día, por el contrario, tiene que ser el impulso para que no regresemos a nuestras vidas cotidianas como si no pasara nada, y continuemos organizadas, luchando y movilizándonos por nuestras vidas y derechos, pues aún nos falta mucho por conquistar.

Durante la pandemia la situación para las maestras se agudizo drásticamente y para nuestras alumnas aún más, pues incrementaron los abusos sexuales en infantes, la violencia de género y sexual, registrándose niveles aberrantes en embarazos de niñas y adolescentes.

El Consejo Nacional de Población (CONAPO) registró que entre 2020 y 2021 hubo 191 mil 948 embarazos adolescentes, lo que constituye 22 mil casos más al inicio de la pandemia, un 12% más respecto a 2019, ubicando a México en el primer lugar de embarazos adolescentes, y una de sus consecuencias drásticas es la deserción escolar.

Es por ello que, desde Pan y Rosas México, vemos urgente conquistar pleno derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, e invitamos a las maestras, alumnas y madres de familia a sumarse e impulsar la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito en todo México, la cual incluye la Educación sexual integral en todas las escuelas y niveles educativos para poder decir y anticonceptivos de calidad y gratuitos para no abortar.

¿Por qué impulsar esta campaña en el magisterio?

Es importante pensar que, si realmente se quieren prevenir embarazos no deseados de adolescentes y niñas, así como casos de violencia y abusos, deserción escolar y otras problemáticas relacionadas, la lucha por una educación sexual integral (ESI) es fundamental y una de las principales necesidades educativas y pedagógicas en las escuelas y en todos los niveles educativos.

De igual modo, las generaciones pasadas también debemos acceder al conocimiento e información sobre educación sexual e integral, ya que muchxs docentes, madres y padres de familia recibimos una educación sexista y heteronormada, lo que en muchos casos nos coarta la posibilidad de brindar el apoyo que requieren hoy nuestros alumnxs e hijxs.

Y junto con la ESI, es de primer orden lograr el acceso irrestricto a métodos anticonceptivos gratuitos y de calidad que sean garantizados por todos los servicios de salud pública.

En este sentido, próximamente se llevarán a cabo las elecciones sindicales para la sección 10 del SNTE en la CDMX, y vemos fundamental que las y los maestros, intercambiemos sobre el impulso de planillas democráticas que incorporen la demanda sobre del derecho a decidir de las mujeres y personas con capacidad de gestar.

Si recuperamos nuestro sindicato de las manos del charrismo, tendríamos una poderosa herramienta para luchar por esta y todas las demandas que requerimos las mujeres siendo más del 70% del sector. Podríamos luchar para que las niñas, adolescentes y nosotras, conquistemos el derecho y los recursos para elegir maternidades y sexualidades libres y responsables, que no estén coartadas por la ideología de las Iglesias, los gobiernos y empresarios.

Por ello, las maestras de la agrupación Nuestra Clase - Pan y Rosas queremos organizarnos con todas las docentes y trabajadoras del sector para conquistar juntas que en los comités delegacionales haya espacios para impulsar nuestras demandas, creando Comisiones de Mujeres en cada escuela para que, junto a las alumnas y madres de familia, nos convirtamos en sujetas políticas de cambio en lucha por nuestros derechos.

¡Unidas, exigiéndolo en las calles e impulsándolo esta gran campaña nacional por el derecho a decidir en todo el papi, podemos lograrlo!




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias