Juventud

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Por un movimiento estudiantil independiente y combativo

Con la cercanía del aniversario 51 de la masacre estudiantil en Tlatelolco, hay que regresar a la memoria y reflexionar de los errores y aprendizajes de nuestras luchas.

Lunes 30 de septiembre | 21:13

A 5 años de la desaparición forzada de los 43 compañeros normalistas de Ayotzinapa, nuevamente más de 20 planteles universitarios pararon labores.
Con la cercanía del aniversario 51 de la masacre estudiantil en Tlatelolco, hay que regresar a la memoria y reflexionar de los errores y aprendizajes de nuestras luchas.

Para nuestra generación, que ha librado luchas como por la presentación con vida de los 43 de Ayotzinapa, por justicia para Lesvy, denunciando la desaparición forzada de Marco Antonio, enfrentando los ataques porriles en Ciudad Universitaria y sumándonos a la marea verde que salió a las calles por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito ¿parar nuestros planteles es suficiente? ¿Cómo construimos profundamente un movimiento estudiantil independiente, ligado a maestros y trabajadores, que le haga frente a las miserias que nos ofrece este sistema?

Recuperemos los métodos organizativos de los estudiantes y trabajadores

Es importante impulsar los métodos de organización más amplios y democráticos, las "consultas" vía los jefes de grupo no pueden suplir la discusión en asambleas, para que el estudiantado problematice y discuta de forma abierta, plural y democrática acciones no sólo para conmemorar a nuestros caídos, sino para poder enfrentar las crisis que tenemos en las puertas con la rabia organizada y la memoria intacta.

De la mano de esto, para que se garantice la participación de la base estudiantil, construyamos Consejos Generales de Representantes en donde por grupo en cada plantel haya delegados rotativos y revocables con mandato de base, y que se discuta en horas clase que hacer contra la represión, la violencia, militarización, ataques a la educación y la precarización.

Las marchas del 26S y 2 de octubre, tienen vigencia no solo por la exigencia de justicia, sino, porque actualmente seguimos exigiendo un alto a la represión y la desmilitarización, en defensa de la educación, luchas y reivindicaciones que ambas generaciones visibilizaron en las calles.

Por esto, creemos que el movimiento estudiantil debe retomar la lucha contra la militarización y exigir la salida de la Guardia nacional, así como un alto a la criminalización de la juventud.

Dentro de nuestras universidades y de cara al cambio de rector, recordemos las discusiones que tuvimos en el proceso del 3S, en el que se cuestionó profundamente el autoritarismo y la anti democracia que imperan en la universidad. Estudiantes, trabajadores y académicos debemos ser quienes tomemos las decisiones sobre la vida universitaria.

Así que, cuando regresemos a clases, cuando acaben las marchas, recordemos que la lucha no solo es conmemorativa. La lucha la cargamos en el corazón por un mundo más justo, más limpio, más humano, sin ningún tipo de explotación ni opresión.

Nuestra lucha es contra la burocracia, contra la Rectoría autoritaria y cómplice de las agresiones porriles y contra el Estado.

Regresemos a nuestras asambleas a pelear por métodos democráticos e independientes de las autoridades.

Coordinemos grandes jornadas de lucha para ser cada día más, para que cuando paremos o marchemos seamos miles movilizados.






Temas relacionados

2 de octubre   /   UNAM   /   Juventud

Comentarios

DEJAR COMENTARIO