×
×
Red Internacional

Las y los trabajadores más allá de la regulación de las comisiones de seguridad e higiene en la Ley Federal de Trabajo, como un organismo conformado entre patrones y trabajadores, necesitamos comisiones independientes que representen nuestras necesidades frente al trabajo en riesgo. ¿La salud obrera en manos de la burocracia y las empresas?

Jueves 13 de enero | 01:04

La Ley Federal del Trabajo regula las comisiones de seguridad e higiene en su artículo 509: “En cada empresa o establecimiento se organizarán las comisiones de seguridad e higiene que se juzgue necesarias, compuestas por igual número de representantes de los trabajadores y del patrón, para investigar las causas de los accidentes y enfermedades, proponer medidas para prevenirlos y vigilar que se cumplan.”

El artículo 510, contempla que las comisiones se desempeñan gratuitamente dentro de las horas de trabajo. Además, el artículo 391 señala que dentro del contenido del Contrato Colectivo de Trabajo se incluyan las bases sobre la integración y funcionamiento de las Comisiones. Esto le impone un primer límite: no se tratará de un organismo obrero o sindical independiente, sino que estará subordinado de forma permanente a los mismos que todos los días nos imponen el trabajo en riesgo para preservar sus ganancias sin importarles la salud de la clase trabajadora.

Por lo que en plena cuarta ola de la crisis sanitaria, con altas cifras de contagios por covid-19 en el país, los derechos laborales son indispensables para hacerle frente a la pandemia, pues permiten el confinamiento, la incapacidad y el acceso a la salud de las y los trabajadores, por lo que no podemos pensar que las comisiones conformadas con las patronales realmente defenderán las condiciones de salud y laborales de los trabajadores.

Por comisiones de seguridad e higiene independientes que necesita la clase trabajadora

Para las autoridades laborales, estas comisiones son un organismo bipartito porque participan patrones y trabajadores en aparente igualdad de condiciones, pero en los hechos pesan las decisiones y declaraciones de los grandes empresarios y seguramente la elección de los supuestos representantes de los trabajadores estará a cargo de la burocracia sindical, en ambos casos sus intereses encuentran eco en el gobierno que se niega a declarar las medidas urgentes que requiere una cuarta ola, en aras de preservar la economía. Mientras esto ocurre, ¿cuáles son las problemáticas a las que se enfrentan las y los trabajadores al no contar con comisiones independientes que peleen por mejores condiciones durante esta crisis sanitaria?

En primer lugar, las patronales se niegan a suspender labores, a informar del número de contagios. Aunque haya trabajadores con seguridad social, se enfrentan al desmantelamiento a la salud, traducido en despidos de personal, menos presupuesto e infraestructura.

Ejemplo de lo anterior, es que recientemente se ha reportado que las clínicas del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) que no se dan abasto con la toma de pruebas, así como con las solicitudes de incapacidad por covid-19, resultando en filas enormes de trabajadorxs enfermxs que deben esperar porque de otra forma no obtendrían un documento que avale el padecimiento y les permita recibir el pago de su salario. Aunque IMSS habilitó la plataforma en línea para los trámites por internet para incapacidad laboral subiendo únicamente la prueba positiva, no ha sido suficiente, pues se han encontrado con problemáticas, por lo que tiene que acudir a las clínicas. Incluso si se les otorga la incapacidad, sólo es por la mitad del tiempo y deben renovarla para continuar percibiendo su salario.

En este marco, se comprende que la lucha por el derecho a la salud conlleva la lucha por plenos derechos laborales, ya que quienes no cuentan con estabilidad laboral, o con un salario digno no pueden hacerle frente no pueden realizar el confinamiento con una incapacidad pagada. En ese sentido los trabajadores requerimos órganos de decisión donde podamos discutir y actuar ante la problemática sin interferencia de los empresarios, necesitamos comisiones de seguridad e higiene independientes.

Las comisiones que la clase obrera debe hacer

Las comisiones que requerimos las y los trabajadores y por qué las debemos de garantizar desde nuestra organización en cada centro de trabajo, sobre todo para quienes no cuentan con seguridad social y que también requieren hacer efectivo el confinamiento para preservar su derecho a la salud.

Frente a la negligencia, pongamos en pie comisiones de seguridad e higiene.
Se deben tomar en cuenta la voz de lxs trabajdorxs y las necesidades de cada centro de trabajo para las medidas que se requieren sobre la valoración real de la pandemia, protocolos con la opinión de las y los trabajadores de la salud y especialistas que tomen en cuentan las necesidades de lxs trabajdorxs, así como el presupuesto para insumos. También se necesitan vacunas y refuerzos para todas las edades de la población.

Requerimos comités de seguridad e higiene democráticos, elegidas por las bases y controladas en asambleas, con capacidad para imponer protocolos y paralizar la producción o sectores cuando sea necesario. Y le exige a las centrales y sindicatos que no negocien las vidas trabajadoras entre cuatro paredes: asambleas para discutir lo que opinan los millones que ponen el cuerpo.

Te puede interesar: ¿Cómo garantizar la salud de alumnos y docentes ante el regreso a clases presenciales?




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias