Internacional

CRÍMENES DE GUERRA

Revelan un escalofriante informe sobre crímenes de guerra del Ejército australiano en Afganistán

El informe del gobierno australiano revela crímenes de sus fuerzas especiales: “Iniciación a la matanza” de prisioneros, pueblos enteros torturados y masacrados, entre ellos niños.

Miércoles 2 de diciembre de 2020 | 21:55

Un informe publicado por el gobierno australiano menciona que 39 personas "asesinadas ilegalmente" por el ejército australiano en Afganistán entre 2005 y 2016. Desde entonces, se han revelado otros testimonios escalofriantes contra las fuerzas especiales australianas.

Ya en marzo de este año, el canal de noticias australiano ABC transmitió un video recuperado por una cámara frontal de un soldado. Muestra a un agente de las Fuerzas Especiales de Australia matando a sangre fría a un afgano desarmado en medio del campo. Este episodio despertó fuertes reacciones y recordó los crímenes inhumanos cometidos durante las intervenciones armadas imperialistas. Pero eso fue solo una muestra de lo que se revelaría unos meses después sobre la intervención australiana en Afganistán.

El 19 de noviembre se publicó un informe sobre los crímenes de guerra cometidos por las fuerzas armadas australianas durante la guerra en Afganistán desde 2005. Denuncia el "trato inhumano" y 39 "homicidios ilegítimos" para los que se ha identificado "información fidedigna" .

Uno de estos crímenes es una práctica escalofriante, llamada: "ensangrentar". Consistiría en "iniciar" a los nuevos soldados con sus primeros asesinatos en el campo, incitándolos a disparar una bala en la cabeza de un preso. En el informe se documentaron varios casos, que menciona en el párrafo 19 de la página 29. Los cuerpos serían luego ocultos o acompañados de exhibiciones como armas falsas antes de ser fotografiados para apoyar la producción de falso testimonio por parte de legitima defensa.

Citado en este informe en la página 120, un segundo informe que data de 2016, originalmente confidencial, también fue hecho público por su autor después de esta publicación. En él, el Dr. Crompvoets da cuenta de "más de mil testimonios e investigaciones en profundidad" recopiladas en las fuerzas armadas australianas. Y las historias que contiene son tan escalofriantes como los crímenes expuestos en el Informe Bereton, y mucho más numerosas.

Informa así de muchos "incidentes", en particular que, según varios testimonios, sucedió que las fuerzas especiales pidieron sellar una aldea entera, reagrupar a los hombres y niños en residencias donde "luego fueron atados y torturados por los soldados. fuerzas especiales, a veces durante días. Cuando las fuerzas especiales se marcharon, los hombres y niños fueron encontrados muertos: de bala en la cabeza o con los ojos vendados y degollamiento”.

También establece una " competencia de asesinatos" dentro de estas fuerzas especiales, que glorificaría así al que habría matado a una mayor cantidad de afganos. Varios testimonios de soldados también le dijeron que tenía que "limpiar el lío" del asesinato de dos chicos de 14 años a quienes les degollaron cerca de la carretera, “lo que implicó envolver los cuerpos y tirarlos a un río cercano”, informa. Añade que parecería que en estos regimientos abundan las prácticas de falsificación y ocultación de cuerpos.

Además de estar cubiertos por todos estos crímenes, los autores de los que se revelaron muchos años después también parecen gozar de total impunidad. Los dos soldados vistos en el video del asesinato del afgano Dad Mohammad en su campo fueron simplemente despedidos, según la BBC. Y los otros 19 incriminados en el primer informe siguen activos.

Este ejemplo de los crímenes de guerra de las fuerzas especiales australianas en Afganistán no debe ocultar el hecho de que todas las fuerzas imperialistas de ocupación (incluido el ejército francés), en diferentes campos, son a menudo acusadas de abusos contra civiles por la población local. Estos delitos rara vez son castigados o incluso se revelan al público en general. Estos crímenes son el resultado inevitable de la política imperialista y no el trabajo de individuos aislados. El desprecio por la vida de la población local, en este caso el pueblo afgano, lleva a algunos soldados a tomar en serio el mensaje implícito en la lógica de los ejércitos de ocupación. No es de extrañar en este caso que los peores abusos se produzcan, con total impunidad, contra los habitantes de los países ocupados.

Al final, son estos crímenes imperialistas los que en parte constituyen un estímulo para que los jóvenes (y no tan jóvenes) sin perspectivas antiimperialistas progresistas vean en las organizaciones islamistas reaccionarias una forma de luchar contra los ocupantes.

En este sentido es necesario denunciar y oponerse a todas las intervenciones imperialistas, tanto las dirigidas por EE. UU., Francia, Reino Unido, etc. La solidaridad internacionalista de los explotados y oprimidos en los países capitalistas desarrollados es fundamental para poner fin a estas guerras de ocupación.






Temas relacionados

Australia   /   Afganistán   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO