×
×
Red Internacional

Empresarios.  Ricardo Salinas Pliego y su elogio a la desigualdad social

Ricardo Salinas Pliego, dueño de Grupo Azteca desató la polémica luego de que publicará un Twitter en el que aseguraba que la desigualdad social es necesaria para el progreso.

Lunes 27 de diciembre de 2021 | 14:23

El millonario y dueño, entre otros negocios, de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego publicó un tweet en el que aseguro que “La desigualdad no sólo es inevitable, sino es necesaria para el progreso de la sociedad” lo que desató una ola de críticas y cuestionamiento en redes sociales.

El empresario es conocido por su soberbia y desprecio por la vida, derechos y bienestar de sus trabajadores. Solo recordemos que, durante la pandemia en 2020, Salinas Pliego se negó ferozmente a acatar las medidas de confinamiento y obligó a sus empleados a laborar en las empresas no esenciales a pesar de los contagios y los fallecidos. Es digno de mencionar que, al ser un importante aliado del gobierno de la 4T, las autoridades no hicieron nada para que Salinas Pliego respetara las disposiciones oficiales.

La negativa del empresario a acatar el confinamiento y a dotar de condiciones seguras los centros de trabajo, tuvo consecuencias mortales para empleados como Rodolfo Huvy, estudiante de la UACM y trabajador de un Call Center que servía por outsourcing a la cadena de tiendas Elektra, quien perdió la vida a causa de Covid-19 que adquirió al seguir laborando sin contar con las condiciones de seguridad e higiene adecuadas en su centro de trabajo.

Al igual que él, miles perdieron la vida para sostener las ganancias de los grandes empresarios como Salinas Pliego. No es causal que el 94% de las personas fallecidas por Covid-19 en México fueran obreros, amas de casa y jubilados, es decir, gente de la clase trabajadora que padece de la forma más brutal la desigualdad.

En el mismo Twitter, el tercer hombre más rico de México abundó “Los intentos de transformar a la sociedad para que todos ‘encajen en el mismo molde’ inevitablemente nos llevaran a la tiranía”; como si no fuera tiranía la enorme desigualdad y explotación que los empresarios le imponen a los trabajadores para sostener sus ganancias.

Tiranía es que el 1% de la población más adinerada concentre el 43% de la riqueza nacional; que los mexicanos más ricos perciban hasta 18 veces más que los más pobres -mientras el ingreso promedio de los mexicanos más acaudalados es de 1,853 pesos diarios, el de los más pobres es de 101 pesos según datos del Inegi-; que las mujeres perciban 60% menos ingresos que los hombres.

Tiranía es que una persona deba trabajar 16 horas diarias para mantener su hogar y ni siquiera tenga derecho a servicios de salud dignos o que mientras 14 millones de personas pasan hambre en América Latina, la fortuna acumulada de los 100 multimillonarios de la región subió de US$284.000 millones a US$480.000 millones.
¿La división entre ricos y pobres es natural?

El empresario reproduce una ideología en la que presentan la división entre ricos y pobres como algo natural, como el único mundo posible e, incluso, como el mundo deseable. Es necesario aclarar que la inmensa riqueza de unos cuantos y la profunda pobreza de la inmensa mayoría no es natural, es decir, es una construcción social que se ha impuesto por medio de la violencia y gracias a sofisticados discursos que justifican la desigualdad y la posición de privilegio del que goza un puñado de ricos burgueses.

Cuando Salinas Pliego habla de “progreso” se refiere al progreso de la sociedad burguesa, en donde unos cuantos individuos al ser dueños de las grandes empresas acaparan la riqueza hundiendo a los pueblos en la miseria.

Los únicos productores de riqueza en cualquier compañía –ya sea se servicios, una fábrica o la producción agropecuaria— son las y los trabajadores que con su fuerza física y mental mueven a las empresas. Un ejemplo muy claro, aunque terrible, lo dio la pandemia. Quedó evidenciado que durante el confinamiento los trabajadores resultaron ser los “esenciales” pues sin ellas y ellos, la sociedad simplemente no funciona.

Te puede interesar: Te puede interesar: El secreto está en la explotación: para entender la explotación capitalista

La forma de responder a declaraciones tan ignominiosas con esta, según las cuales las vidas de los seres humanos no valen nada, es que las y los trabajadores terminemos con este sistema basado en la desigualdad, que no es deseable ni necesaria, sino la prueba más fehaciente de que el capitalismo merece fenecer.

Un primer paso sería luchar para que las empresas de Salinas Pliego y las de todos los grandes empresarios que pagan salarios miserables y no respetan los derechos laborales, sean puestas bajo control de sus empleados. De esta manera sería posible generar mejores servicios sin los cobros abusivos y garantizar derechos laborales a todos y todas para asegurar las vidas y no las ganancias.

Te puede interesar: Salinas Pliego, en defensa del esclavismo laboral




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias