×
×
Red Internacional

Opinión. Se estrenó Madres paralelas, la última película de Pedro Almodóvar

Finalmente, se estrenó en Netflix “Madres paralelas”, del director manchego de culto, Pedro Almodóvar.

Martes 22 de febrero | Edición del día

Hoy en competición con dos nominaciones a los premios Oscar, Penélope Cruz, como mejor actriz protagónica (en su cuarta nominación en estos premios, luego de llevarse la estatuilla por Vicky Cristina Barcelona en 2019), y Alberto Iglesias, por mejor banda sonora original, también en su cuarta nominación para estos premios. Participan en ella además, Milena Smit, Israel Elejalde, Aitana Sánchez Gijón (de muy buena performance en su rol) y Rosy de Palma, quienes ya colaboraron antes en films de Almodóvar, a estas últimas actrices me refiero.

Mezcla rara de Shusheta y de Mimí. No termina profundizando demasiado en nada. A mitad de camino entre el folletín, con no pocos estereotipos y escenas previsibles, y un tono testimonial denunciando los abusos del franquismo y sus 100.000 desaparecidos enterrados en fosas comunes (ahí hay un mérito para destacar, cuando bien pocos han sido los realizadores que se animaron a denunciar los crímenes aún impunes de la llamada Guerra Civil Española). Y esto es todo, amigos. No pidan más porque no hay.

La cinematografía no está mal, las actuaciones son correctas, en una película menor del realizador. Recuerda en parte, por su trama, a Todo sobre mi madre, pero no supera lo anecdótico en los límites de su narrativa. Ninguna de las líneas bocetadas en principio llega al fondo de los hechos. Sirve una mesa exigente y termina con sus invitados fumando a la salida. Si crea algún clímax, lo rompe abruptamente como si tuviese prisa por acabar la filmación.

No es una mala película, entiéndase, recomiendo que la vean. A mí me pegó muy fuerte el rollo de la maternidad y las pérdidas, al punto de romper en llanto. Pero una crítica no se basa en emociones sino en el análisis de percepciones más formales, que hacen a la historia en sí, y a los giros y riesgos que ésta toma. En eso queda en deuda de haber podido dar mucho más desde su reconocida maestría.

En cuanto a su suerte en la inminente premiación del Oscar, Penélope Cruz tiene a dos poderosas rivales en su categoría. Olivia Colman, con una gran interpretación en La hija oscura, pequeño filme, debut de Maggie Gyllenhaal como realizadora, y Kristen Stewart en el rol central de la fallecida princesa Diana Spencer en la biopic Spencer, del chileno Pablo Larraín, favorita de la categoría entre el público y la crítica. Ya en un lugar relegado aparecen Jessica Chastain por Los ojos de Tammy Faye y Nicole Kidman por su interpretación de Lucille Ball para Being the Ricardos, tal vez la más cuestionada por la calidad del film y su deslucida actuación. Dado el fanatismo que siempre concita el manchego en la Meca del cine, no descartamos que algún premio pudiera llevarse, añadido al plus de cierta agitación política de denuncia que puede sumarle en este caso.

En síntesis, Madres paralelas no merece el olvido pero tampoco el aplauso de pie para el final. En la mutación, se queda en la crisálida de las buenas ideas.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias