×
×
Red Internacional

Guayana. Siete trabajadores despedidos tras semana de huelga de brazos caídos en Sidor

Una semana duró el paro de brazos caído en Sidor. Con intimidación represiva, amenazas y despidos fue la manera de enfrentar la huelga en la siderúrgica. El viernes funcionarios de la Inspectoría de Trabajo se presentaron en Sidor para entregar los documentos que explican el inicio de un proceso de solicitud de despido por parte de la directiva de la empresa.

Domingo 26 de junio | Edición del día
Fotografía: Jhoalys Siverio / Correo del Caroní

Una semana duró prácticamente la huelga de brazos caídos en Sidor. El paro se inició por el incumplimiento de los acuerdos durante las protestas de abril por parte de la gerencia de la empresa encabezada por Néstor Astudillo.

Alrededor de las 5 de la tarde del viernes las áreas de Palanquilla, Alambrón, Pellas y Planchones reanudaron operaciones. El presidente de la Siderúrgica del Orinoco “Alfredo Maneiro” se volvió a comprometer con los trabajadores de cumplir con el aumento salarial y la reincorporación de los trabajadores que fueron desactivados por protestar en contra de sus derechos laborales.

Puras promesas, pues durante la anterior jornada de paro de brazos caídos en el mes de abril, la gerencia de Sidor también se había comprometido con un incremento salarial de 186%, de acuerdo a lo anunciado por trabajadores. No obstante, tras recibir la primera quincena del mes de junio percibieron que el aumento no se hizo efectivo, sino que cobraron menos que en la segunda quincena del mes de mayo. Astudillo también se habría prometido reincorporar a 800 trabajadores, no obstante, este compromiso tampoco se ha hecho efectivo. Por ello los trabajadores respondieron con el paro de brazos caídos.

Pero la respuesta a la lucha fueron los despidos. Así cuatro trabajadores del área de Palanquillas y tres del área de Planta de Pellas de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor) recibieron, a través de dos fiscales de la Inspectoría del Trabajo Alfredo Maneiro, un decreto de medida cautelar dictada por el mismo ente referente al procedimiento de “autorización para despedir” que la compañía solicita en su contra.

La razón de este procedimiento responde a que la directiva considera que son los “cabecillas” de la huelga de brazos caídos que inició el día viernes 17. La razón de la huelga es el incumplimiento de un aumento salarial del 186% prometido por el presidente de la compañía, Néstor Astudillo.

Asimismo, Astudillo se comprometió a un pago de vacaciones que superaría casi al triple el monto de otras empresas de Guayana, no obstante, según los testimonios, los obreros recibieron la noticia de que ya no pueden solicitar vacaciones por el resto del año.

A las 2:00 de la tarde de este viernes hicieron acto de presencia dos fiscales de la Inspectoría del Trabajo en la planta para entregar 7 notificaciones de medida cautelar de despido a los trabajadores, en las cuales se alega que este grupo de empleados liderizó la paralización ilegal de sus respectivas áreas, comprometiendo las operaciones y el proceso productivo de la estatal.

El inspector de cintas del Área de Pellas, quien cuenta con 11 años de trayectoria en la compañía, Jonathan Grisales relató que “llegaron el gerente de operaciones, Francis Villegas, quien me dijo que había una inspección y me estaban solicitando. Allí llegó la fiscal, quien me dijo que tengo una calificación de despido y debo ir el día lunes a Fiscalía para solventar los problemas que tengo con la empresa”.

No estamos luchando contra un contratista, luchamos contra un monstruo llamado gobierno. Las instituciones públicas están vendidas al gobierno. La fiscal me dijo que no me estaban despidiendo, sino que buscaban negociar una salida pronta”
Trabajadores del área de Pellas junto a la de Palanquillas estuvieron de brazos caídos durante la protesta que inició el viernes, no obstante, Pellas se vio obligada a retomar sus labores debido a la presencia del Ministerio Público, un fiscal y agentes de la Guardia Nacional enviados por la directiva, para amedrentar a los obreros y disipar la manifestación, según afirmaron los trabajadores.

“Esto sucedió a las cuatro de la tarde. Se nos está despidiendo, supuestamente, por pérdidas millonarios debido al paro en la producción. Esa es la excusa”, manifestó Grisales.

El inspector aseveró que funge como vocero de su área, un cargo que los trabajadores idearon para organizarse ante la desactivación de los líderes sindicales.

“Los voceros de planta nos reunimos y tomamos la decisión de parar la planta para que nos paguen lo que nos adeudan y nos expliquen la ausencia de beneficios. La empresa solo ha publicado un Sidor Informa diciendo que somos terroristas”, explicó.

Asimismo, Grisales manifestó que las áreas de Planchones, Palanquillas y Pellas consiguieron un abogado para que los represente ante la Fiscalía y, posteriormente, decidirán qué acciones tomar.

“No estamos luchando contra un contratista, luchamos contra un monstruo llamado gobierno. Las instituciones públicas están vendidas al gobierno. La fiscal me dijo que no me estaban despidiendo, sino que buscaban negociar una salida pronta”, criticó.

No todos los trabajadores corrieron con la misma suerte de Grisales, ya que algunos recibieron la noticia después de terminar sus turnos de trabajo, enterándose a través de mensajes y llamadas de sus compañeros.

“Yo no estaba en ese momento, me avisó un compañero a quien le entregaron la notificación en sus manos. A raíz de todo lo que está pasando, ellos nos ven a nosotros como los líderes negativos y tomaron esas acciones. Ellos consideran que somos quienes encabezan las huelgas. La empresa alega que va a hacer un aumento, pero nosotros ni siquiera tenemos recibo de pago. Todos los 15 y 30 tenemos ese problema. Cuadramos una cosa y la empresa alega que eso pasa a CVG, CVG alega que pasa a la Onapre, ellos dicen que al Sistema Patria… una comparsa. No tenemos recibo de pago, eso lo depositan hasta con 5 depósitos y no sabemos qué están pagando”, expresó otro de los despidos.

El firme rechazo y repudio a toda esta política de amendentramiento y despidos ante la justa lucha de los trabajadores de Sidor debe expresarse por el conjunto de la clase obrera de Guayan y de todo el país. El Gobierno de Maduro y la gerencia de Sidor sigue golpeando a los obreros con sus políticas de hambre y miseria. Basta de tantos atropellos.

Con información del Correo del Caroní

Te puede interesar: Amedrentamiento, intimidación represiva y despidos en medio del paro de brazos caídos en Sidor




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias