×
×
Red Internacional

El viaje de varios legisladores oficialistas, incluido el Presidente de la Cámara Baja Julián Domínguez y los principales referentes de La Cámpora, que acompañan a la presidenta en su visita al Vaticano y la Asamblea General de la ONU en Nueva York, preanunciaron una semana sin sesión en Diputados. El acuerdo fue sellado en los pasillos del Congreso la madrugada del jueves pasado, cuando se adelantó la votación de la ley de abastecimiento para garantizar el viaje.

Sol Bajar @Sol_Bajar

Martes 23 de septiembre de 2014 | Edición del día

A pesar de que la entrante será una semana marcada por la apertura del debate sobre el Presupuesto 2015 (Ver:"Comienzan a tratarse el Presupuesto 2015 y la nueva ley de hidrocarburos"), después de varias sesiones especiales el recinto del Congreso Nacional permanecerá sin actividad el próximo miércoles, por al viaje de varios diputados que acompañan a Cristina Fernández en su visita al Vaticano y la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Recordemos que prácticamente desde el inicio del año legislativo, en marzo de este año, el kirchnerismo impulsa las llamadas sesiones especiales, un recurso con el que cuenta el oficialismo para convocar al pleno a tratar los asuntos de su interés, sin posibilidad de que se incorporen otros. Así sucedió por ejemplo con las sesiones en que se aprobó el pago de la deuda, la moratoria previsional, el envío de las tropas que mantienen la ocupación en Haití, el acuerdo con Chevrón o el reciente paquete de leyes sobre abastecimiento.

Y si hay algo que caracteriza a estas sesiones, es la larga puesta en escena del oficialismo y la oposición patronal. A las acusaciones derechistas del radicalismo, el PRO y el massismo ante las cámaras de televisión, suele seguirle en el recinto la lectura interminable de discursos por parte de un centenar de diputados que salen al paso “en defensa del modelo”, en un intento poco fructífero por mantener la épica de un relato “nacional y popular” que se cae a pedazos. Fue lo que sucedió, por ejemplo, con la sesión en que se aprobó la llamada ley de “Pago soberano”, donde los legisladores kirchneristas se sucedieron por horas, afanados en demostrar que este gobierno toma las mejores decisiones para la economía en crisis, aunque como denunció ese día el mendocino Nicolás del Caño, de la bancada del PTS en el Frente de Izquierda, la prosecución de discursos no baste para ocultar una “soberana entrega”, que en lo sustancial no se diferencia de lo que exige la oposición empresarial (Ver: "La izquierda denunció la ley de soberana entrega).

Pese a los pronósticos que auguraban otra jornada “maratónica”, la sesión que el miércoles 17 convirtió en ley los proyectos de Abastecimiento (Ver:"En la madrugada el kirchnerismo logro aprobar la nueva Ley de Abastecimiento) terminó de manera abrupta tras 14 horas de debate, cuando poco antes de las 3 de la mañana el kirchnerismo y la oposición patronal negociaron en los pasillos que se adelante la votación. El viaje a Roma de varios legisladores kirchneristas, que acompañarían a la presidenta en su encuentro con Bergoglio, facilitó los acuerdos. Es que, más allá de las polémicas del recinto, nadie quiere carecer de la bendición papal, menos aun cuando el “mensaje espiritual” del referente de la Iglesia ha pasado a ser el de “cuidemos a Cristina”, para garantizar la transición ordenada en el marco de la delicada situación política y nacional.

La misma agenda

Aunque no es el apoyo explícito ante el conflicto con “los buitres” que la presidenta buscaba llevar a Nueva York, la preocupación de Bergoglio “por la situación del sistema financiero mundial” no deja de ser una declaración favorable a los objetivos del gobierno, a la vez que una estrategia conveniente de la Iglesia en su afán por recuperar fieles y mantener su influencia en el país.

Poco antes de partir hacia Nueva York, para participar este miércoles de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el diputado y dirigente de la Cámpora Andrés Larroque destacó “las posturas significativas” que mantuvieron en común la presidenta y el Papa. En declaraciones a la prensa, su par del FpV-Movimiento Evita, el diputado Leonardo Grosso, destacó que el encuentro de Santa Marta mostró que “Cristina y el Papa tienen la misma agenda”.

Allá lejos y hace tiempo parecen haber quedado las encendidas polémicas por la actuación de Bergoglio durante la última dictadura militar y su protección a los apropiadores y genocidas (ver:"La-carta-que-oculta-Bergoglio"), su ferviente oposición al matrimonio igualitario y a la educación sexual en las escuelas o los enfrentamientos que los mantuvieron separaron durante gran parte de la década kirchnerista. Para contar con la bendición de la popularidad papal, el fin de ciclo del kirchnerismo parece incluir también en este terreno la disposición a dar por tierra con la épica del relato anterior.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias