Política México

POLITÍCA

Tres facetas de Marcelo Ebrard y sus vínculos con el PRI

: La trayectoria de Marcelo Ebrard nos muestra los intereses de la clase que defiende y explica cómo es que permitió que la línea 12 del metro se construyera con severas fallas, de modo que llevó a la tragedia del 3 de mayo del presente año, con la caída del uno de los trenes sobre la avenida Tláhuac.

Viernes 7 de mayo | 17:00

La tragedia de la línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México, que dejó un saldo hasta ahora de 25 muertos, nos invita a reflexionar cómo fue que un hecho así de grave pudo suceder y en la trayectoria política de los funcionarios que autorizaron su construcción. El principal señalado es el actual secretario de Relaciones de Exteriores, Marcelo Ebrard, pues la línea 12 fue edificada durante su gestión en 2012.

¿Quién es Marcelo Luis Ebrard Casaubón? ¿Cómo es que llegó hasta dónde está? Aunque se presente como político de izquierda en un gobierno progresista, lo cierto es que su camino político ha estado ligado a la derecha por mucho tiempo y no porque haya sido incluido en el gabinete del Morena se borra el pasado. Tampoco se borra su ideología ni sus intereses materiales ligados a los grandes empresarios, como por ejemplo Carlos Slim, otro de los responsables de lo sucedido en la línea 12.

El salinista

Su militancia política inició en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), siendo que, en 1981, se unió al Gobierno de la Ciudad de México, en la Secretaría de Planeación y Presupuesto. De 1989 a 1990 fue nombrado secretario general del PRI en el entonces Distrito Federal, entre 1992 y 1993 fue Secretario General de Gobierno del Departamento del DF. Para 1993 fue diputado federal por el PRI, subsiguientemente fue nombrado Subsecretario de Relaciones Exteriores de 1993 a 1994 cuando Manuel Camacho Solís era Secretario de Relaciones Exteriores.

Camacho Solís fue uno de sus grandes mentores y un personaje clave para entender la vida política de Ebrard, pero ¿quién era él? Fue nada más y nada menos que un priista importante, además de ser uno de los más cercanos colaboradores de Carlos Salinas de Gortari en el sexenio de 1988-1994. Ese presidente fue uno de los grandes aplicadores de las medidas neoliberales, su gobierno sería el mejor exponente de las políticas de libre mercado y privatización de las empresas públicas en México.

Por cierto, Carlos Salinas fue catalogado por el presidente AMLO como “el jefe de la mafia del poder”, sin embargo, esto no fue impedimento para incluir a alguien que viene de esa escuela política en su gabinete. Ebrard ha sido uno de los grandes apoyos de AMLO, pues fue uno de sus más cercanos colaboradores cuando ocupó el cargo de jefe de gobierno de la Ciudad de México, cuando fue parte de las filas del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Ebrard, el represor

El primero de diciembre de 2012 integrantes del Movimiento #YoSoy132 junto con otras organizaciones sociales como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Frente Popular Francisco Villa Independiente (FPFVI) y colectivos estudiantiles realizaron una movilización a San Lázaro, donde sesiona la cámara de diputados, en la Ciudad de México, para protestar contra la llegada de Enrique Peña Nieto a la presidencia de México y el regreso del PRI al poder.

Alrededor del Congreso se colocó una valla de tres metros de altura como instrumento de provocación, la cual inició aquel día en la mañana con enfrentamientos entre jóvenes y la entonces Policía Federal (PF). A todas luces, fue una represión orquestada por el Estado, pues hubo infiltración de personas adiestradas para incitar la violencia, linchamiento mediático y persecución policiaca. Ahí se convirtió a los jóvenes en chivos expiatorios, pues incluso se detuvieron a personas de corta edad que no tenían nada que ver con la protesta y simplemente iban pasando por la calle.

Ahí la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) documentó una serie de detenciones arbitrarias, abusos de autoridad contra los manifestantes y contra personas que no lo eran, la marca era el ser jóvenes, pero las detenciones no las realizó la PF sino los cuerpos de granaderos de la CDMX. Así, se aplicó por parte del ministerio público de la capital del país el artículo 362 del código penal del DF, de nombre “ataques a la paz pública”, la cual era una ley totalmente diseñada para reprimir y que, por cierto, fue aprobada por AMLO durante su gestión, como su última acción como jefe de gobierno.

Aprovechando los disturbios, Ebrard se apoyó en datos falsos de daños causados a la Alameda Central para justificar los cargos fabricados contra los manifestantes aquel día, sosteniendo juicios penales, que posteriormente se demostrarían que violaban el derecho al debido proceso y se hicieron con cargos inventados. Así, este señor le prestó un servicio a Peña Nieto y al PRI, para reprimir aquel movimiento juvenil y demostrando sus nexos con la derecha.

Ebrard, el corrupto

Este último punto nos lleva a la discusión inicial, la línea 12 del metro de la CDMX. En 2013, salieron a relucir las diversas irregularidades en la construcción y puesta en marcha de dicha línea, por la construcción indebida con curvas fuera de las normas y estándares de seguridad, que provocaron graves fallas en el tramo elevado. Ello incrementó las posibilidades de descarrilamiento, la tragedia pudo haber ocurrido mucho antes de lo que vimos hace unos días, con la agravante de un supuesto incremento indebido del costo original de la línea de 15 a 25 mil millones de pesos que fueron concesionados a la empresa ICA de Carlos Slim y asociados.

Todas estas irregularidades, junto con la negligencia de los sucesores jefes de gobierno como Miguel Ángel Mancera y la actual jefa, Claudia Sheinbaum, quienes dejaron de dar el mantenimiento al metro, además de ignorar las advertencias hechas por vecinos y trabajadores ante el posible colapso del tramo que condujeron al siniestro. Así, este crimen social fue producto de partidos al servicio de los empresarios de los cuales Ebrard es sólo uno de los exponentes, fueron ellos quienes con tal de enriquecerse tanto política como económicamente, actuaron con negligencia, lo cual provocó la muerte a los trabajadores que usaban este medio de transporte.






Temas relacionados

Marcelo Ebrard Casaubón   /   Política México   /   STC-Metro

Comentarios

DEJAR COMENTARIO