×
×
Red Internacional

“Rocío es una mujer gigante”, dice el comunicado de la Agrupación de Mujeres Pan y Rosas, y no se refieren a su edad sino a su valentía. El caso de Rocío conmociona a Mar del Plata. La joven de 21 años fue violada, abusada y torturada sistemáticamente desde pequeña por su padre, el suboficial de Contrainteligencia de la Armada, Marcelo Girat.

Martes 23 de septiembre de 2014 | Edición del día

Entre los 12 y los 17 años Rocío sufrió estas aberraciones, que sucedían en su casa y en la Base Naval, a donde supuestamente iba a realizar tareas de limpieza. Rocío también fue torturada luego de haberse escapado de su casa, hastiada de la violencia que sufría. También era sistemáticamente vigilada por su padre, que utilizaba métodos de espionaje conocidos por sus tareas de Contrainteligencia contra su hija.

Rocío se decidió, junto a su madre, a denunciar al militar en el año 2011. Se decidió a hablar y contar su caso. Y en agosto de este año comenzó el juicio que está a punto de concluir.
Mañana se conocerá la sentencia para este violador de la Armada que fue encontrado culpable del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y que permanece en su cargo y continuó en funciones hasta días antes en que comenzar el juicio. En ese momento se de le otorgó el beneficio de la prisión domiciliaria. El fiscal, Eduardo Amavet, pidió 14 años de prisión.

La Base Naval de Mar del Plata, donde Girat violaba a su hija, fue un centro clandestino de detención durante la dictadura. Hoy, ahí adentro, con la complicidad de la Armada, se sigue violando y torturando impunemente. Tuvo que ser la víctima quien se animara a alzar su voz para terminar con el calvario al que era sometida.

Las mujeres de Pan y Rosas denuncian que “es sabido que son las mismas fuerzas represivas las que regentean el negocio de la trata en las que aun continúan desaparecidas más de 700 mujeres.

Cada 30 horas se produce un femicidio en Argentina producto de la violencia machista. Son miles las mujeres que deben soportar la humillación en las comisarías cuando se animan a denunciar y en muchos casos ni te la toman si no estás brutalmente golpeada. Y si denuncias a un policía te espera la golpiza ahí mismo. Se cuentan por miles los policías denunciados por violencia de género.”

Por su parte, la Agrupación HIJOS Mar del Plata indicó que: “Rocío fue abusada en el mismo lugar que fueron torturados y torturadas nuestros padres y madres, en el mismo lugar en el que se secuestraron a nuestros hermanos y hermanas que todavía estamos buscando. A Rocío su padre la persiguió con los métodos de espionaje que se han utilizado históricamente para perseguir a trabajadores que se organizaban por sus reivindicaciones, a estudiantes, a militantes de organizaciones políticas, sindicales y sociales.

Se aplicó sobre ella la tortura, la inteligencia y las amenazas. El terror.” HIJOS Mar del Plata, finaliza su comunicado señalando que “la causa de Rocío es nuestra causa. Su valiente testimonio lo hacemos propio, y convocamos a todos los organismos de derechos humanos a sumarse a este reclamo de justicia.”




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias