Internacional

Huelga de pilotos de Air France

Una lucha emblemática contra la deslocalización y precarización

Al comenzar el octavo día de huelga, la dirección de Air France intentó llevar a cabo una maniobra aplazando su plan estratégico para conseguir que los pilotos suspendieran su huelga. Éstos, que desde el sábado habían anunciado la continuidad de la huelga, lo tomaron como una provocación. Así, mientras las negociaciones se encuentran bloqueadas y la pulseada la dirección y los sindicatos más tensa que nunca, el nerviosismo está llegando incluso a las altas esferas del Estado y de sectores patronales.

Martes 23 de septiembre de 2014

No queda ninguna duda que la huelga de pilotos de Air France está golpeando duro en donde duele: el bolsillo de los patrones. Desde el inicio de la huelga se calcula que la empresa perdió cerca de 160 millones de euros. Al contrario de lo que ésta quería hacer creer en los primeros días de la huelga, los vuelos de Air France están siendo muy perturbados: solo están siendo garantizados entre 50% y 40% de sus vuelos y en algunas regiones menos aun.

Esta situación catastrófica llevó a la dirección a anunciar la “suspensión” hasta diciembre de su filial “low cost”, Transavia, a nivel europeo. A pesar de que la prensa burguesa presentaba este anuncio como una “victoria” de los pilotos (para disimular la maniobra, claro está), éstos la denunciaron como una provocación.

Es que si bien se suspendería (hasta diciembre) el desarrollo de Transavia Europa (que implica la apertura de bases en Portugal y Alemania en donde el mercado laboral es más “flexible”) se aumentaría la flota de Transavia en Francia y Holanda pasando de 14 aviones a 37, como había sido previsto desde el principio por la dirección.

Una huelga cada vez más política

“Contamos con todo el apoyo del gobierno que se expresó sin ambigüedad”, declaró hoy Alexandre de Juniac presidente del grupo Air France-KLM. Efectivamente, altos representantes del gobierno y del Partido Socialista se pronunciaron “sin ambigüedad” contra la huelga: “hay que terminar con esta huelga que es una carga pesada para Air France, para sus financias, para (…) la imagen de nuestro país”, declaraba el primer ministro Manuel Valls; “No se puede aceptar que un país sea bloqueado por unos pocos (…) Creo que la huelga debe terminar”, exclamaba por su parte el ministro de la economía Emmanuel Macron.

Al ponerse en primera línea codo a codo con la empresa, Hollande y su gobierno se exponen a los impactos de la huelga de pilotos. Al mismo tiempo, esto podría darle un carácter más “popular” a la lucha de los pilotos entre los trabajadores (parecido a lo que ocurrió con la huelga de ferroviarios en junio).

Ahora bien, ¿un gobierno tan débil como el francés puede darse el “lujo” de exponerse así en un conflicto tan duro como el de Air France? En todo caso, lo que está claro es que el PS necesita aparecer ante los capitalistas como un partido “duro” frente a las luchas obreras.

Un símbolo de la lucha contra la deslocalización y la precariedad laboral

La lucha de los pilotos de Air France se está convirtiendo en un ejemplo de lucha contra los planes de deslocalización y precarización con el objetivo de precarizar la fuerza de trabajo, en medio de la crisis económica que golpea a Francia y a todo el continente Europeo.

Contra la presión de los medios de comunicación que haciéndole coro a los argumentos de la empresa califican a los pilotos de privilegiados para quebrar la huelga, es totalmente legítimo que los trabajadores, incluido los altamente calificados, defiendan sus conquistas. No son sus salarios los responsables de los bajos salarios de otros, sino la explotación capitalista que quiere tirar abajo los salarios de toda la clase obrera.

Gobierno y patrones son conscientes del peligro que esto representa para sus intereses. Saben que esta lucha podría ser un punto de apoyo para pilotos de otras aerolíneas que en Europa sufren los mismos planes, como en Lutfhansa, que han hecho varias huelgas el último año, o para otras categorías de trabajadores del sector aeronáutico, del transporte en general y para la clase obrera de conjunto.

La lucha de Air France entra en una semana decisiva

La patronal, el gobierno con el apoyo de las centrales colaboracionistas como la CFDT (que tiene más peso en el sector de los trabajadores en suelo) intentan aislar a los pilotos del resto de los trabajadores presentándolos como privilegiados, a la vez que tirando contra ellos toda la opinión pública.

Por parte de los pilotos, a pesar del rol estratégico que estos juegan y de la determinación que están mostrando, será fundamental para vencer lograr movilizar al conjunto de los sectores aeronáuticos (como el personal de suelo y el personal navegante), en especial a los que gozan de condiciones de trabajo paupérrimas y bajos salarios, en una gran lucha contra la deslocalización y la precarización. Este test de fuerza tendrá consecuencias para el conjunto de los trabajadores franceses.






Temas relacionados

Lucha obrera   /   Air France   /   Huelga   /   Francia   /   Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO