×
×
Red Internacional

Universidad. Unsam: a 10 años de la fundación del CeHum ¿qué tipo de centro queremos?

Del 27 de junio al 1ero julio son las elecciones de Centro de estudiantes en la Escuela de Humanidades de la Universidad Nacional de San Martín y están en disputa dos modelos de centro, acá te contamos cuales son.

Mariana Lagosecretaria de DDHH en el CEHUM

Lunes 27 de junio | Edición del día

A diez años de la fundación del CEHum en la UNSAM, se da la posibilidad de recuperar este espacio para la organización estudiantil contra el ajuste de los gobiernos, el FMI y la gestión universitaria. Se presenta la actual conducción en la Lista 2 (La José Martí + MUI) y la Lista 10 (Frente de Estudiantes de Izquierda), que contraponen dos lógicas de centro de estudiantes con intereses antagónicos.
En tiempos de deserción universitaria, inflación exponencial, ajuste presupuestario, revisiones del FMI, mayor precarización laboral, y avanzada represiva, recuperar el CeHum como espacio de organización y lucha independiente de los gobiernos y la gestión, se vuelve crucial para disputar desde el movimiento estudiantil una salida de les trabajadores y la juventud. Acá te contamos mejor de estas dos variantes.

El CeHum actual y la lógica de gestión

El Centro de estudiantes de Humanidades es conducido desde el 2018 por la agrupación kirchnerista José Martí y el MUI (agrupación del Partido Comunista). Hoy se presentan nuevamente bajo el lema de “un centro para atender tus reclamos”. Esta proclama plantea al centro de estudiantes como un mero instrumento para gestionar recursos, sin hacer parte a les estudiantes, ni organizar las peleas para conquistar nuestros derechos. Una política que en momentos donde el presupuesto educativo está cada día más bajo, producto del acuerdo del gobierno con el FMI, se limita a reivindicaciones mínimas y administrar miseria. El “centro de gestión” es la tradición heredada de la Franja Morada que pretende "cubrir" servicios que debería garantizar la universidad mientras garantiza y defiende los avances neoliberales y de ajuste sobre la universidad pública, cómo fue la LES menemista (Ley de Educación Superior). Un buen ejemplo de esto fue durante la pandemia donde muches estaban haciendo malabares para poder sostener las cursadas con dificultades con la conectividad, ya sea por falta de internet o computadoras, la conducción del centro se negó a participar de las asambleas interuniversitarias y movilizaciones reclamando por mayor conectividad. En cambio, festejaron la entrega de solo 9 computadoras que les habían conseguido las autoridades de UnSaM a partir de una donación. Uno de los problemas centrales de este modelo es que nos muestran como victorias las migajas que nos quedan después del desfinanciamiento en la educación. Promueve la desmovilización de les estudiantes por luchas genuinas propias o de les trabajadores y sectores populares en general, además que fomentan la despolitización y el individualismo como si no viviéramos en carne propia la crisis socio económica y la avanzada represiva.

Otro ejemplo a destacar, se vió en 2018 durante el proceso de asambleas en defensa de la educación y contra la quita de terrenos de la UNSAM a una empresa ligada a un senador del Frente de Todos. En esa oportunidad pudimos ver los grandes esfuerzos que hicieron por frenar y contener la organización estudiantil, negándose a llevar adelante medidas de lucha que sirvan para romper el cerco mediático como era el corte de la general paz que propusimos desde la izquierda.
A pesar de que la Jose Marti desde sus inicios intenta presentarse como una agrupación independiente (recién este año se muestran como La Mella, agrupación profundamente ligada al gobierno peronista), sus intereses siempre se mostraron afines al gobierno del Frente de Todos, legitimando el ajuste presupuestario y la avanzada represiva, que ahora se profundiza a partir del acuerdo con el FMI. Cuando fue el desalojo a las familias de Guernica y la aparición del cuerpo de Facundo Astudillo Castro, La José Martí, se negó a movilizar o siquiera donar un paquete de arroz en las colectas que realizamos para las familias que peleaban una vivienda. Mientras más ajuste haya en nuestra educación, esta será cada vez más un privilegio para unos pocos, lo cual parece no ser problema para la lista dos ni para el actual rector Carlos Greco (ex decano de la Escuela), que fomentan la elitización de la educación, hablando de una universidad para gente que no trabaja. Desde la Lista 10, peleamos porque la educación no sea un privilegio.

Ver más: El monopolio AGD-BUNGE intenta apropiarse de más de una hectárea del campus Miguelete.

Por un CeHum de izquierda junto a les trabajadores

Desde la juventud del PTS, las agrupaciones En Clave Roja y Pan y Rosas, peleamos por una tradición en el movimiento estudiantil totalmente distinta. Retomamos la historia y lucha del movimiento estudiantil que ligado a los obreros se levantaron durante el mayo francés para cuestionar al imperialismo, que en Córdoba en 1969 fueron protagonistas de poner en jaque a la dictadura de Onganía, luchamos para sostener el hilo rojo de continuidad de quienes luchan por una vida que merezca ser vivida y donde no seamos les más explotades les que paguemos las crisis con nuestros bolsillos y nuestras vidas.

Peleamos por desarrollar esta tradición como lo lo hicimos junto a la gestión obrera de la fábrica Madygraf produciendo alcohol sanitizante al inicio de la pandemia, y recorriendo la universidad con trabajadores de diversas luchas como la toma y recuperación por sus trabajadores de la Clínica San Andrés, o realizando un festival donde recaudamos casi $10.000 para el fondo de lucha de los despedidos del INTI (Insituto Nacional de Tecnología Industrial) en 2018, mostrando lo poderosa que es la unidad entre obreros y estudiantes.
Es por eso, que desde la propia fundación del CeHum intentamos retomar estas banderas cuestionando al régimen universitario, a los gobiernos que uno a uno recortaron el presupuesto y que ahora junto al FMI pretenden vender nuestro futuro.

En 2017, cuando conducimos el Cehum, llevamos adelantes distintas asambleas en las que no solo participaban los estudiantes de Humanidades sino de todas las escuelas de la universidad; frente a los masivos despidos de la fábrica de Pepsico nos solidarizamos con las 600 familias afectadas, pasando por cursadas junto a los obreros de la fábrica para recaudar dinero; organizamos clases públicas junto a los docentes en defensa de la educación pública; y presentamos un proyecto en Consejo Superior con cientos de firmas de estudiantes para que la Unsam se pronuncie por la aparición con vida de Santiago Maldonado. A su vez, en los años siguientes, ya como minoría en el Centro, seguimos luchando y organizándonos en contra del avance de la política represiva del gobierno, exigiendo que la conducción del centro se solidarice con las familias víctimas de gatillo fácil, como los casos de Diego Cagliero, Facundo Castro, Rafael Nahuel, Lucas Veron, por nombrar solo algunos.

Junto al CECyT, en plena pandemia, impulsamos una colecta de alimentos que entregamos a las familias de Guernica, que peleaban por una vivienda digna, a quienes seguimos acompañando dado que el gobierno de Kicillof y Berni, luego del desalojo, sigue sin dar los lotes prometidos. A su vez, en el año 2018, cuando las mujeres estabamos en la calle peleando por nuestro derecho a decidir presentamos un proyecto para que la universidad se pronuncie afavor del derecho al aborto e impulsamos una asamblea donde en pleno tornavías colgamos un pañuelo verde gigante.

En estas elecciones, vota candidatas como las de En Clave Roja en la Lista 10 del Frente de Estudiantes de Izquierda, que se organizan contra la precarización laboral. Peleamos por la reducción de la jornada laboral a 6 horas y 5 dias a la semana sin disminución del salario, para que repartiendo horas de trabajo entre ocupades y desocupades se pueda combatir la desocupación afectando la ganancia de los empresarios. Porque vivimos la falta de trabajo estable que nos hace tener que elegir entre trabajar y estudiar, Deby Riveros, candidata a secretaria de Género y
Diversidad sexual, es trabajadora de call center, que al igual que muches estudiantes, tuvo que dejar materias por los tiempos laborales y la limitada oferta horaria. Mariana Lago, candidata a vicepresidenta fue pionera en la lucha contra los cupos en la carrera de Psicopedagogía que deja a cientos afuera de las cursadas.

Al mismo tiempo nos organizamos con el Frente de Izquierda (FITU) con nuestros compañeros Myriam Bregman, Nicolás del Caño y Alejandro Vilca, porque la lucha por nuestros derechos y nuestra educación no se puede separar de enfrentar a los gobiernos y partidos que constantemente pretenden pasarnos por encima. Esto potencia cada reinvindicacion cómo el boleto educativo presentado por nuestro diputado Christian Castillo en 2015, cada lucha de los trabajadores cómo la actual pelea del neumático contra los convenios que los obligan a trabajar fines de semana, de los movimientos sociales contra el hambre y la desocupación o por la defensa del ambiente contra la política de saque extractivista de nuestros recursos naturales.
Desde la lista 10, queremos una universidad para todes, que ponga el conocimiento y la ciencia a favor de las necesidades de las grandes mayorías, para que podamos vivir una vida que valga la pena ser vivida!

VOTA LISTA 10, FRENTE DE ESTUDIANTES DE IZQUIERDA!

contactate con nosotros:

Instagram:@ptsenlaunsam - @mery.lago
Wapp:1130724978 - Mery




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias