×
×
Red Internacional

En medio de un aumento vertiginoso de contagios por Covid-19 en Yucatán, las autoridades educativas obligan a maestras y maestros a presentarse en sus escuelas.

Sulem Estrada, maestra de secundariaAgrupación Magisterial Nuestra Clase y Pan y Rosas

Jueves 6 de enero | 00:00

De manera contradictoria, en el mismo comunicado donde el Gobierno Estatal, la Secretaría de Educación de Yucatán y la Secretaría de Salud anuncian el regreso a clases presenciales para el 17 de enero como medida preventiva frente al incremento de contagios, anuncian también que del 3 al 14 de enero las clases se llevaran a cabo en modalidad a distancia “con la presencia de la comunidad escolar en los planteles para la atención educativa”.

Es decir, obligan a las y los docentes a asistir a las aulas sin tomar en cuenta que la mayoría se desplazan en transporte público quedando expuestos al contagio, así como la situación de miles de escuelas que no están equipadas con computadoras o internet para llevar a cabo las sesiones virtuales.

“Es una total incongruencia que nos hagan asistir a las escuelas sin alumnos ¿acaso no les interesa nuestra salud?” se pregunta Carmen, docente de primaria.

En los últimos días, se han registrado más de 100 casos diarios en la entidad, así como un aumento en los ingresos hospitalarios. Se registran largas filas para obtener atención médica y en varias clínicas se agotan rápidamente las pruebas Covid.

Te puede interesar: Pandemia. Avanza “cuarta ola” de covid-19 en México

A pesar del anuncio irresponsable de Delfina Gómez donde aseguró que todas las escuelas estaban listas para reanudar clases luego de las vacaciones decembrinas, la realidad es que varios estados como Baja California, Hidalgo, Chihuahua, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León retrasaron su inicio de clases presenciales para el 10 o el 17 de enero. Algunos como el Estado de México está valorando iniciar hasta febrero.

Y es que la movilidad que representan para la población las clases presenciales aumenta el riesgo de contagio, sobre todo con las nuevas variantes como ómicron que pueden resultar hasta un 50% más contagiosas.

A pesar de la negación de las autoridades educativas frente a este hecho, en los estados donde se regresó a clases, se han comenzado a evidenciar los contagios, aunque la política de ocultamiento de la SEP sigue siendo la misma. Esto, aunado a la negativa de las autoridades de vacunar a los menores de 15 años coloca a las comunidades educativas y sus familias en un enorme riesgo.

Te puede interesar: https://www.laizquierdadiario.mx/Regreso-a-clases-anticipa-mas-contagios

Además, con las nuevas “recomendaciones” y medidas que han adoptado algunos países -que tienen más que ver con seguir garantizando las ganancias de los grandes empresarios que con la salud pública- de disminuir los días de aislamiento y las licencias médicas, se coloca en una mayor vulnerabilidad a docentes y alumnos.

¿Qué podemos hacer frente a la nueva ola de contagios?

Las y los docentes necesitamos unirnos junto a las madres y padres de familia para evitar que los contagios continúen. Debemos exigir a los gobiernos estatales y al gobierno federal, así como a las autoridades educativas que garanticen condiciones sanitarias seguras como: vacunas para las alumnas y alumnos, servicios básicos en todas las escuelas (luz, agua, internet), especialistas sanitarios en cada escuela como médicos y psicólogos. Asimismo, necesitamos exigir al sindicato que convoque a asambleas por escuela para que los maestros y maestras podamos decidir democráticamente que hacer frente a la situación.

Sabemos que recientemente hubo elecciones de la dirigencia sindical de la Sección 57 del SNTE, mismas que fueron impugnadas por varias irregularidades en el proceso, sin que esto cambiara el resultado. Sin la más amplia movilización de las y los docentes para garantizar un proceso verdaderamente democrático, será muy difícil arrebatar la dirección del sindicato a los charros mafiosos que tienen todos los recursos de su parte, incluyendo el apoyo del gobierno -pues al estar subordinados al mismo garantizan su continuidad-. Esto nos muestra la necesidad de la unidad y la lucha en las calles de los docentes en el estado y en todo el país para democratizar nuestro sindicato y ponerlo al servicio de luchar por nuestras demandas.

Necesitamos convertir la preocupación en organización para luchar por nuestra salud y nuestra vida.

Escríbenos y súmate al Movimiento Nacional por un Regreso Seguro a Clases junto a docentes, madres y padres de familia de 23 estados.




Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias