www.laizquierdadiario.com / Ver online / Para suscribirte por correo hace click acá
La Izquierda Diario
24 de enero de 2020 Twitter Faceboock

ESTADOS UNIDOS
Trump da un discurso "por la vida" en una movilización en contra del derecho al aborto

Mientras los senadores se dedican horas y horas al juicio de impeachment, Donald Trump está haciendo campaña. Hoy eso significó ser el primer Presidente en ejercicio que asistió y habló en la March for Life (Marcha por la Vida). Trump dijo que era un "profundo honor" ser el primer presidente en asistir, y dijo que "los niños no nacidos nunca han tenido un defensor más fuerte en la Casa Blanca". Como en un mitin de campaña, al final del discurso de Trump, la multitud estalló en un canto pidiendo "cuatro años más".

Link: https://www.laizquierdadiario.com/Trump-da-un-disurso-por-la-vida-en-una-movilizacion-en-contra-del-derecho-al-aborto

La March for Life es una marcha anual contra el derecho al aborto, que comenzó en 1974 y que cada año lleva a miles de personas a caminar hasta la Corte Suprema para exigir la anulación del caso Roe vs. Wade [el fallo de la Corte Suprema que en 1973 despenalizó el aborto, NdelT]. La iglesia católica y las iglesias evangélicas movilizan a miles de personas a la marcha: en las escuelas católicas de todo el estado de Maryland, el norte de Virginia y Washington DC, los estudiantes son transportados a las marchas en autobús. Cerca de 100.000 personas asistieron este año, y durante el resto del fin de semana habrá varias actividades y talleres antiaborto.

Trump relacionó explícitamente su discurso con el impeachment, diciendo: "Me persiguen porque estoy luchando por ustedes". Hoy, desde la dirección de su campaña se anunció la creación de una coalición de Voces pro-vida en apoyo a Trump que se encargará de "reclutar y activar a los estadounidenses con valores pro-vida en apoyo a la reelección del Presidente Trump".

Los evangélicos y los católicos se mostraron inicialmente escépticos con respecto a Trump; después de todo, es difícil encontrar otro presidente cuya vida personal se oponga tan claramente a los "valores familiares", comenzando por su video en el que no sólo afirma tocar a mujeres con las que no está casado, sino que también afirma que las ataca sexualmente. En términos políticos, no siempre fue un campeón pro-vida como su campaña quiere pintarlo. De hecho, se llamó a sí mismo "muy pro-elección" en el programa de la cadena NBC Meet the Press en 1999. Pero la presidencia de Trump ha hecho mucho para avanzar en la causa anti aborto. Entre ellas lo más claro es que nombró a dos jueces pro-vida en la Corte Suprema, incluyendo a Brett Kavanaugh que también es conocido por su historial de acoso sexual.

También ha habido una serie de ataques al derecho a decidir. Según el Instituto Guttmacher, el año pasado se aprobaron 58 leyes antiaborto, incluyendo 25 que prohibían hasta cierto punto los abortos. Es probable que estos casos lleguen a la Corte Suprema en un futuro próximo.

También se emplea un “feminismo” muy cínico en la March for Life y entre los anti abortistas, afirmando que son ellos los que realmente están del lado de las mujeres. El tema de la marcha de este año fue El poder de la vida": Pro-vida es Pro-Mujer. Frances Floresca, de 23 años, recién graduada de la Universidad de Utah, llamó a la March for Life "la verdadera Marcha de las Mujeres" [en referencia a la Women’s March que se realiza cada 8 de marzo. NdT]. Con la popularización del feminismo liberal, que afirma que alcanza con ser mujer para ser pro mujer, se abrió la puerta a la absurda afirmación de que ser antiabortista significa ser pro mujer.

Según la Organización Mundial de la Salud, cada año entre el 4,7% y el 13,2% de las muertes maternas son resultado de abortos practicados en condiciones inseguras. En los países del primer mundo, se estima que 30 mujeres mueren por cada 100.000 abortos inseguros. Estar en contra del derecho a decidir no significa detener el aborto; sólo significa que la mayoría de las mujeres de la clase trabajadora mueren en procedimientos inseguros. No hay nada pro vida en esto.

Asimismo, Trump no es pro vida, y ciertamente no defiende la vida de los niños, habiendo propuesto la política de separación de familias en la frontera. Siete niños han muerto en centros de detención de los Estados Unidos en el último año. Más de 5.400 niños fueron separados de sus familias y muchos aún no se han reunido. Y luego están las separaciones familiares por el complejo industrial de las prisiones, de las cuales Donald Trump está a la cabeza. También hay niños como resultado de los bombardeos con aviones no tripulados y misiles: Trump lanzó más de 6.300 en Afganistán el año pasado, un ritmo récord de bombas para un país devastado por las fuerzas imperialistas estadounidenses.

La March for Life, con Trump como orador principal, es en realidad una marcha por la muerte, por la muerte de las mujeres de la clase obrera que morirán con abortos ilegales e inseguros y a manos de Trump y del imperio estadounidense.

Pero por suerte, la gente está empezando a luchar. El DSA (Socialistas Democráticos de América) y otros grupos se están organizando con el lema de campaña Huelga masiva por los derechos reproductivos y están llegando a activistas de todo el país. Para contrarrestar los ataques a los derechos reproductivos, necesitaremos un movimiento de masas, como el de las mujeres en Argentina, donde cientos de miles de personas exigieron el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. También necesitaremos movilizar al movimiento obrero, poniendo la fuerza de las y los trabajadores para detener el flujo de capital al servicio de la defensa del derecho al aborto.

 
Izquierda Diario
Seguinos en las redes
/ izquierdadiario
@izquierdadiario
Suscribite por Whatsapp
/(011) 2340 9864
[email protected]
www.laizquierdadiario.com / Para suscribirte por correo, hace click acá