www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
4 de diciembre de 2020 Twitter Faceboock

PARO DE MUJERES
#8m y #9M: Contra el feminismo burgués es necesario un feminismo de clase
Sandra Romero | México | @tklibera

Rumbo al día internacional de las mujeres y una ofensiva política del feminismo burgués, se abre una polémica en redes sociales sobre el carácter de la lucha feminista, en el que un sector del feminismo Radfem no distingue la diferencia entre género y clase.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/8m-y-9M-Contra-el-feminismo-burgues-es-necesario-un-feminismo-de-clase

"Recuerden que el feminismo no es de izquierda ni de derecha", plantean feministas Radfem en redes sociales y creen que "ambas partes valemos igual", porque al patriarcado "le valemos todas las mujeres y nuestros derechos". Al mismo tiempo dicen que la marcha del 8 de marzo y el paro del 9 de marzo, son acciones convocadas por "feministas, sin portavoces, ni dirigentes".

Una falta de visión expresa esta postura de feministas "radicales", que invisibilizan la política impulsada por mujeres panistas, priístas, distintas burocracias, patronales y abrazada por el ejército y el clero, que en su convocatoria al 9 de marzo, llaman a un paro folklórico y descafeinado, donde las mujeres se queden en casa.

El feminismo en la historia no es esa amalgama confusa que pretenden hacer ver bajo la frase "todas somos iguales", mientras llaman a desconfiar de quienes "pretenden politizar el movimiento" y a romper la unidad de una gran convocatoria a una movilización, lograda bajo ejes anticapitalistas, producto de la discusión y coordinación de decenas de organizaciones de mujeres en la Ciudad de México.

Para sumarnos a la huelga internacional de mujeres, necesitamos un paro efectivo

Si en la convocatoria al Paro del 9M hay una disputa de la derecha por abanderar la lucha de las mujeres y quitarle todo filo de clase, somos las mujeres de la clase trabajadora las que podemos convertirlo en un paro efectivo, que retome la lección histórica de las obreras textiles, huelguistas en Nueva York, asesinadas por la patronal en 1911 y en cuyo homenaje fue establecido el 8 de marzo como el día internacional de las mujeres, para sumarnos al llamado en varios países por una huelga internacional de mujeres.

Un paro efectivo que demuestre la fuerza organizada y decisiva de la clase trabajadora, paralizando la economía que nos precariza, oprime y explota a diario. Que no será posible sin identificar que a las mujeres el género nos une, pero la clase nos divide y sin reconocer que en esta lucha debemos sumar a nuestros hermanos de clase.

Para que cada una de las mujeres de la clase trabajadora "hable por sí misma", es necesario organizarnos democráticamente como clase, pues no hay paro efectivo, sin asambleas por centros de trabajo, donde las mujeres tomemos la voz y luchemos por nuestra representación democrática y directa que levante la huelga como un método de lucha para enfrentar la violencia y luchar por nuestras demandas.

Y sin que las trabajadoras exijamos el paro a las direcciones sindicales opositoras y lo impongamos a las grandes centrales charras, en todos los sectores: educación, salud, telecomunicaciones, transportes, energético, financiero, las miles de industrias obreras del país y empresas de servicios. Un paro independiente tanto de los partidos de la derecha como del gobierno de la Cuarta Transformación y el Morena.

No es nueva la disputa del feminismo burgués por abanderar la lucha de las mujeres

El feminismo burgués y sus intentos por capitalizar al movimiento de mujeres no son novedad, miles de revolucionarias en el siglo XX y lo que va de éste, han enfrentado a las direcciones de la burguesía y los intentos del feminismo reaccionario por impedir que las mujeres de la clase trabajadora, hartas de la opresión y violencia, lleven sus fuerzas a luchar de forma revolucionaria por nuestra liberación definitiva.

Apenas en 2016, millones de mujeres en el mundo observamos como Hillary Clinton, la carnicera de Siria, Libia, Yemen y otros pueblos, desplegó una ofensiva ideológica feminista, neoliberal, en una campaña electoral centrada en "romper el techo de cristal", dirigida principalmente a las clases medias, ajenas al más cruento racismo y a la violencia laboral y económica.

Todo feminismo que pretenda luchar desde abajo, con las más oprimidas y explotadas del capitalismo, debe identificar la política de las mujeres privilegiadas de la casta política, que hoy llaman al paro del 9M, y pretenden diluir en su política a las obreras, jornaleras o migrantes, que trabajan de 12 a 15 horas diarias, a las indígenas y campesinas desplazadas por el ejército y a las jóvenes, hijas de la clase trabajadora que son mayoría en las cifras de secuestro, desaparición y trata.

Nuestra lucha frente al patriarcado por la emancipación femenina, hace necesaria la movilización en las calles y la organización democrática en escuelas, comunidades y centros de trabajo, pero también es una lucha política, ideológica y estratégica, opuesta a quienes sostienen el orden social patriarcal, que forman parte del Estado y sus instituciones. Esa perspectiva anticapitalista es la que impulsa Pan y Rosas en 12 países.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx