www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
17 de septiembre de 2021 Twitter Faceboock

DOSSIER REPRESIÓN
10 momentos en que las Fuerzas Armadas reprimieron al pueblo
Emilio Bustamante
Marisol Luna

La policía y el ejército no nos cuidan. Todo lo contrario; desde el principio han sido ocupadas para asesinar, torturar o incluso desaparecer a quienes luchan por mejores condiciones de vida. ¿Conoces estos diez momentos? Te invitamos a conocer más de ellos ingresando en los enlaces relacionados.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/10-momentos-en-que-las-Fuerzas-Armadas-reprimieron-al-pueblo

1. La guerra sucia de los 70’

Entre 1960 y 1970, el Estado mexicano orquestó lo que ha sido calificado como "guerra de baja intensidad" contra los jóvenes y obreros de México, que sintonizaba con las protestas en todo el mundo contra el orden mundial existente. El año 1968 será recordado como parteaguas, en tanto a la respuesta represiva del Estado, pues en México y el mundo las plazas centrales se tiñeron de rojo a base de plomo de ametralladora y tanques. Tal como lo hizo el Ejército mexicano el 2 de octubre de ese año en la histórica plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco.

¿Qué fue la Liga Comunista 23 de septiembre y la Guerra Sucia?

Tres años después de esta masacre; el 10 de junio de 1971, más de 100 jóvenes fueron asesinados por un grupo policíaco - paramilitar que irrumpió violentamente -con la complicidad de la Policía y el Ejército- en una marcha de solidaridad nacional entre estudiantes de la Ciudad de México en solidaridad con estudiantes de la Universidad de Nuevo León, quienes se encontraban en Huelga en contra del autoritarismo y la antidemocracia.

Halconazo: impunidad que no cesa

El nivel organizativo de la juventud fue tan avanzado, que el Estado destinó todo su esfuerzo militar en criminalizar, perseguir, torturar y desaparecer a todo aquel que se reivindacara de izquierda, y hasta hoy en día se desconoce el número de muertos y desaparecidos, víctimas del Ejército, el gobierno y sus instituciones.

2. La ofensiva militar contra la rebelión indígena-campesina de Chiapas

El 1 de enero de 1994, cientos de comunidades indígenas chiapanecas le declararon la guerra al gobierno mexicano. Conformaron el Ejército Zapatista de Liberación Nacional y enfrentaron al Estado. El ejército mexicano respondió con una enorme presencia militar, incluso bombardeó gran parte de la Selva Lacandona; invadió pueblos y asesinó a un número indeterminado de personas.

Como en Acteal, una comunidad de Chenalhó, donde el 22 de diciembre de 1997 los militares masacraron un campamento indígena Tzotzil. Oficialmente se manejó como un “conflicto étnico entre comunidades”.

Resistencia, Rebelión y Revolución: debates con el autonomismo

3. La generación de los 90’ contra la devaluación y la crisis económica

Mucho se ha escrito sobre la Huelga de la UNAM de 1999 y su relevancia en medio de la aplicación de políticas neoliberales en el país y de la "transición democrática" pactada entre los partidos con el beneplácito de Washington.

La alternancia en México, transición a la barbarie

En febrero del 2000 -a unos meses de las elecciones-, el gobierno ordenó la intervención policial a la UNAM que llevaba nueves meses en huelga. Poco les importó la autonomía universitaria, la nueva policía federal se estrenó irrumpiendo en las escuelas y deteniendo a miles de estudiantes organizados. El avance organizativo siempre tiene como respuesta la represión del Estado.

La lucha que cambió mi vida y la de toda una generación

4. El gobierno mexicano forzó a toda costa la implementación de políticas neoliberales

El segundo sexenio del PAN fueron años brutales: ante el fraude que llevó a Felipe Calderón a la presidencia, miles se movilizaron en todo el país.

En abril de 2006, Mineros de Lázaro Cárdenas en Michoacán se organizaron por mejores condiciones de trabajo. Tomaron las instalaciones de la empresa Villacero y, como resultado, 2 obreros fueron asesinados por la Policía Federal y al menos 100 resultaron heridos en los enfrentamientos. Sin embargo, lograron mantenerse en una huelga que se extendió por 142 días.

El 4 y 5 de mayo el gobernador del Estado de México, Peña Nieto en ese entonces, en colusión con el gobierno panista ordenaron el ataque a pobladores de Texcoco y San Salvador Atenco que se oponían a la construcción de un Walmart y el famoso Aeropuerto en sus tierras comunales. La represión, inclusive televisada, tuvo como saldo dos muertos y más de doscientas personas detenidas de manera irregular que sufrieron humillaciones, amenazas y vejaciones sexuales por parte de la policía.

Atenco ¡Nunca más!

En octubre de 2006, una fuerza de cinco mil efectivos militares tomó el Estado de Oaxaca. El magisterio oaxaqueño encabezó la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca, que durante cinco meses tuvo el control político del Estado en un hecho conocido como La Heróica Comuna de Oaxaca; cuyo avance solo pudo ser contenido por la intervención de la Policía Federal y el Ejército. Hubo meses de enfrentamientos entre los comuneros oaxaqueños y las fuerzas represivas del Estado para detener la rebelión; aunque el pueblo oaxaqueño logró derrotar a la policía en diferentes ocasiones, las detenciones, persecuciones y desapariciones continúan sin esclarecerse.

Oaxaca: el poder de la Comuna y de las mujeres

En los años siguientes, la degradación de las instituciones “democráticas”, se expresó en una supuesta “guerra contra el narco” que se ha cobrado más de 200 mil muertos y desaparecidos, la mayoría trabajadores, campesinos y estudiantes. No obstante, desde entonces supimos que no había guerra contra el narcotráfico, pues esté estaba profundamente coludido con el Estado.

El 11 de octubre de 2009, Felipe Calderón decretó la extinción de Luz y Fuerza del Centro, dejando a 44 mil trabajadores desempleados. El gobierno utilizó a la Policía Federal para tomar las instalaciones en la CDMX, Necaxa, Cuernavaca, Pachuca, Pedregal y Lechería. La excusa fue que la empresa estatal no era redituable pero de fondo estaban los intereses del PAN y la burguesía mexicana para privatizar la electricidad y acabar con el Sindicato Mexicano de Electricistas. La indignación fue tanta que miles se solidarizaron activamente con movilizaciones y enormes asambleas.

Bajo el pretexto de enfrentar a la delincuencia organizada, el gobierno mexicano desplegó al ejército en las calles. El aumento exponencial de la violencia desde que se declaró la supuesta “guerra contra el narco” ha tenido como consecuencia directa el aumento en 800% del feminicidioy la muerte de más de 300 mil personas en México.

Para no olvidar: Feminicidios y militarización

5. El retorno del PRI

En noviembre del 2012 la Reforma Educativa fue aprobada por el PAN, el PRI y el PRD como parte de las Reformas Estructurales dictadas por la OCDE y con todo el apoyo de Mexicanos Primero y el Pacto por México. Esta fue una declaración de guerra a los trabajadores de la educación, era un ataque directo a sus condiciones laborales y al carácter público y gratuito de la educación.

La lucha contra la reforma educativa en México

El 1º de diciembre de 2012 miles se movilizaron contra de la imposición de Enrique Peña Nieto y fueron brutalmente reprimidos con balas de gomas y gases lacrimógenos. Hubo cientos de heridos, más de 2 muertos y cerca de 200 detenciones arbitrarias. El PRI, fiel a su tradición, se bañó en sangre el primer día de su regreso a los Pinos.

6. El magisterio y la juventud contra el Estado

El 25 de marzo de 2013 Peña Nieto y el policía Miguel Ángel Mancera promulgaron el Protocolo de Actuación Policial para Control de Multitudes que consistía en legalizar la represión por medio del encapsulamiento e incluso el uso de gas lacrimógeno.

Esta nueva ley representó un gran avance en la criminalización de la violencia que no tardó en usarse contra la juventud y el magisterio combativo.

El 10 de junio, el gobierno de Mancera desató una fuerte represión. Bajo los cargos de lesiones, ultrajes a la autoridad y ataques a la paz pública, 28 jóvenes fueron detenidos, golpeados y las detenidas denunciaron haber sido víctimas de violencia sexual. En la marcha del 2 de octubre el escenario se repitió, esta vez con un saldo de 102 detenidos y 88 heridos.

Ex detenidos del 10 de junio: 7 años de impunidad

El 2013 presenció uno de las más grandes levantamientos magisteriales. Comenzó en Guerrero con la declaración de un paro indefinido el 25 de febrero pero, después de que se aprobaran las leyes secundarias de la Reforma Educativa, la lucha se extendió a más estados. La CNTE de Michoacán y Chiapas se sumó al paro; en Jalisco y Zacatecas maestros tomaron las calles y la sección 22 de Oaxaca hizo una caravana hasta Guerrero. El Estado y las cúpulas empresariales desataron una campaña criminalizadora contra los profes; pero no pudieron frenar la enorme solidaridad de amplios sectores estudiantiles y populares. En agosto, el plantón que los maestros tenían desde el 1 de mayo en el Zócalo de la CDMX, se fortaleció con maestros de todo el país. La lucha se extendió a Nuevo León, Coahuila, Querétaro, Durango, Aguascalientes, San Luis Potosí, Tamaulipas, Colima y Yucatán.

El 11 de septiembre se dieron las primeras confrontaciones con la policía capitalina que el 13 realizó un brutal desalojo, bajo la orden de Mancera. Con tanquetas y helicópteros sobrevolando el Zócalo, miles de policías federales y granaderos de la capital armados con toletes, escudos y gases lacrimógenos avanzaron sobre el plantón magisterial y después extendió la represión contra la población solidaria en los alrededores. En las semanas siguientes hubo movilizaciones, paros estudiantiles y muestras de apoyo en todo el país.

Lección del 2013: la lucha magisterial contra la reforma educativa

7. Fue El Estado

En 2014 se dio la orden de que las tropas militares podían operar de manera impune por las noche para atrapar delincuentes. Como resultado el 30 de junio de ese año, enTlatlaya, 8 militares privaron de vida a 22 personas al interior de una bodega bajo el argumento de que eran narcotraficantes, aunque esto fue desmentido días después.

Bajo la 4T, continúa la militarización y la impunidad

El 26 de septiembre los estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapaviajaron a Iguala para hacer una colecta y viajar a la Ciudad de México para participar en la marcha que seguía exigiendo justicia para los jóvenes de 1968; pero su trayecto fue interrumpido por policías, militares y sicarios del narcotráfico que mataron a 5 estudiantes, dejaron a 20 heridos y a 43 los desaparecieron. Este hecho terminó por develar lo que ya muchos sabíamos: el gobierno, sus fuerzas represivas y el crimen organizado trabajan juntos. Todavía exigimos la presentación con vida de los 43.

El caso Ayotzinapa día por día

La lucha contra la Reforma Educativa continuó, y el 19 de junio de 2016 maestros de la CNTE se enfrentaron a la policía en la autopista Oaxaca-México a la altura de Nochixtlán. Hubo ocho muertos y más de cien heridos.

8. Una nueva generación contra la policía

El 23 de enero de 2018 Marco Antonio Sánchez, de 17 años y estudiante de la Prepa 8 de la UNAM, estaba en el metro Rosario, al norte de la CDXM y tomó fotos de un mural en esa estación; y así, sin más, policías capitalinos lo golpearon y lo detuvieron por un “supuesto robo”, pero Marco no fue presentado a ninguna autoridad.

Rápidamente miles de estudiantes se manifestaron para exigir su presentación con vida; hubo con paros en las escuelas y movilización en las calles. Marco Antonio fue encontrado días después con rastros de tortura. Hasta hoy, el gobierno no se ha hecho responsable.

Fue el Estado: el estudiante Marco Antonio sí fue víctima de desaparición forzada

9. No me cuidan...

Las movilizaciones mundiales por el derecho a decidir y contra la violencia estructural hacia las mujeres, desataron una serie de manifestaciones de mujeres, que bajo la consigna de “No me cuidan, me violan”, denunciaron las violaciones sexuales a manos de la policía. Aquella movilización conocida como la Diamantinada tenía de fondo el hartazgo frente a 10 feminicidios diarios y miles de desapariciones de niñas y mujeres. No es un secreto para nadie que la policía y el ejército mantienen una fuerte relación con las redes de trata o que con la militarización los feminicidios aumentaron en un 800%. La policía y las fuerzas armadas utilizan la violencia sexual como mecanismo represivo.

Arriba la diamantina, abajo la policía

10. “No traía cubrebocas”

En 2020 poco o nada ha cambiado. Desde la llegada de la 4T hay 19 luchadores ambientalistas asesinados; 25 periodistas silenciados por querer decir la verdad; se aprobó la Ley Garrote en Tabasco y la represión a los migrantes por parte de la Guardia Nacional.

Asesinatos de ambientalistas en México: entre la impunidad y el olvido

El caso de Giovanni López en Guadalajara o el de Oliver López en Tijuana son una nueva muestra del repudio que tienen las fuerzas represivas por los más precarizados. No estamos en edad de andar con gente que confíe en la policía. ¡Es hora de organizarnos para que desaparezcan todos los cuerpos que han sido utilizados para reprimirnos! O sea la policía, la Guardia Nacional y la Marina.

Para honrar a los caídos, luchemos por el triunfo de las generaciones del presente por medio de una nueva Revolución: esta vez socialista y obrera.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx