www.laizquierdadiario.mx / Ver online
La Izquierda Diario
12 de agosto de 2022 Twitter Faceboock

Precarización juvenil
¿Qué hay detrás de los ‘tianguis’ en la UNAM?
Joss Espinosa | @Joss_font

En las últimas semanas hemos visto distintas convocatorias para que estudiantes vendan diversos productos en las explanadas o áreas al aire libre en escuelas y facultades de la UNAM.

Link: https://www.laizquierdadiario.mx/Que-hay-detras-de-los-tianguis-en-la-UNAM

Desde el inicio de la reanudación de clases presenciales algunos alumnos comenzaron a vender diversos productos de manera informal en distintas facultades y escuelas. Esta era una práctica usual incluso previo a la pandemia, sin embargo, en el periodo reciente aumentó.

A la par de esto, desde siempre, las autoridades han criminalizado a las y los estudiantes, eran y son usuales las imágenes de jurídico quitándoles sus dulces a estudiantes que los venden al interior de las instalaciones. Esas mismas autoridades que no mueven un dedo ante los casos de feminicidio o desaparición, ven como su “mayor enemigo” a esos estudiantes.

Luego de que se viralizaran las amenazas, amedrentamientos e incluso el intento de detención a un vendedor ambulante en Ciudad Universitaria, se han convocado a tianguis masivos en espacios abiertos y explanadas de las Facultades de Estudios Superiores y facultades de CU; una respuesta inmediata ante la represión de las autoridades universitarias.

La realidad detrás de que tantos estudiantes se apuesten a vender dulces, postres, ropa, comida, papelería, entre otros productos —y que a las autoridades no les importa— es que la pandemia, luego de dos años, dejó condiciones ultra precarias para la juventud.

Esto sucedió de forma “silenciosa” mientras transcurrían las clases en línea, que implicaron que muchos estudiantes tuvieran que dejar la escuela para aportar económicamente en sus casas ante las rebajas salariales y los despidos masivos, o que simplemente no tenían los recursos (luz, internet, dispositivos electrónicos) para poder tomar las clases en línea.

Pero se volvió más evidente con el regreso a las clases presenciales, que aunque la UNAM “es gratuita”, se obvia que el asistir a clases implica gastos de transporte y alimentación, sumado a los materiales necesarios para cada carrera, y en el caso de las y los alumnos foráneos, el tener que pagar renta y servicios cerca de su escuela.

Han sido muchas y muchos los estudiantes que han dejado en claro que él introducirse al mercado laboral informal no es por gusto, sino que lo hacen porque de otra forma les sería imposible cubrir los gastos que implica la universidad. Y porque, además, tomar un trabajo “formal”, en una cadena de comida rápida, call center, apps de reparto, entre otros trabajos, implica que dichos horarios son casi imposibles de combinar con las horas dedicadas al estudio.

Entonces, las autoridades, no solo hostigan y reprimen a las y los estudiantes cuando se ponen a vender en sus escuelas, sino que hacen caso omiso al problema de raíz, que se encuentra en la precarización de la juventud, y que hoy no está garantizado para los mismos que puedan dedicarse enteramente a sus estudios, sin dividir su tiempo entre estudiar y trabajar.

Por ello, desde la Agrupación Juvenil Anticapitalista nos pronunciamos contra el hostigamiento hacia las y los estudiantes que venden en sus escuelas y facultades, pero creemos que algo urgente para revertir esta situación es exigir becas universales que alcancen a cubrir la canasta básica, ya que, hasta ahora, las que existen no solo son restringidas a unos pocos, sino que son un aporte muy simbólico ante los gastos reales que se tienen. A la par, exigir comedores gratuitos, que permitan una buena alimentación para todes, así como transporte gratuito desde las escuelas y facultades con diversas rutas hacia la periferia.

Para les compañeres foráneos o de la periferia, deberían garantizarse dormitorios cercanos a las escuelas y facultades. Además de que todo esto tendría que estar vinculado a la lucha por el acceso irrestricto a la educación superior, pues la supuesta educación universal que prometió la 4T nunca ha llegado.

La cuestión del presupuesto no solo afecta a la comunidad estudiantil, sino también a docentes y trabajadores, pues no olvidamos que esto se da a la par del no pago de horas extras a trabajadores o sueldos miserables a profesores de asignatura.

Todo esto seria posible, sin en lugar de gastar el presupuesto en los altos salarios de la casta dorada u otros gastos innecesarios, se destinara a las verdaderas necesidades de la comunidad universitaria.

 
Izquierda Diario
Síguenos en las redes
/ izquierdadiariomx
@LaIzqDiarioMX
+525570704442
www.laizquierdadiario.mx