×
×
Red Internacional

Estados Unidos.Tiroteo en Buffalo a manos de un supremacista deja 11 muertos

Tiempo estimado 6:47 min


Este sábado un supremacista blanco baleó en Estados Unidos a 13 personas, 11 han muerto y todas las víctimas son afroamericanos. Los asesinatos racistas deben ser enfrentados con organización.

Lunes 16 de mayo | 13:21

El sábado 14 de mayo, el supremacista blanco Peyton Gendron condujo varias horas hasta una tienda de comestibles en un vecindario afroamericano y abrió fuego. Transmitiendo en vivo su ataque asesino, apuntó a los clientes afrodescendientes en el estacionamiento y la tienda. Su rifle de asalto está adornado con "N*****s" en letras blancas.

Cuando llegó la policía fue detenido sin ningún rasguño.

Hasta ahora, de las 13 personas a las que disparó Peyton Gendron, 11 han muerto y 11 de las víctimas son afrodescendientes. Sólo se han dado a conocer las identidades de las víctimas: una anciana llamada Pearly Young y un guardia de seguridad.

Este asesinato pone de manifiesto el comportamiento cada vez más abierto y violento de los grupos de derecha. Los izquierdistas, los sindicatos y las organizaciones comunitarias debemos organizarnos para defender a la clase trabajadora y a los oprimidos contra las organizaciones supremacistas blancas y el fanatismo, que son enemigos de la clase trabajadora.

Un supremacista blanco en ascenso, la derecha patriarcal

Este ataque es una expresión violenta de ascenso de una extrema derecha supremacista blanca y patriarcal. Está en la tradición del tirador de El Paso que apuntó a una comunidad latina, o Robert Aaron Long, quien disparó en un salón de belleza y mató a seis mujeres asiáticas.

Es parte de la misma Extrema Derecha que acosó y atropelló a los manifestantes de Black Lives Matter hace dos años y que asaltó el Capitolio en enero de 2021. Es la misma Extrema Derecha cuya agenda política es impedir que los educadores hablen sobre el racismo en las escuelas, impedir que los niños trans reciban la atención sanitaria que necesitan y que quieren quitar el derecho al aborto. Es una Extrema Derecha que se envalentona en este contexto político.

Esta es la consecuencia de la retórica y las políticas racistas de Donald Trump, así como de los expertos de Fox News, como Tucker Carlson, que venden la "teoría del reemplazo" de la supremacía blanca, que sostiene que los blancos deben defenderse de ser "reemplazados" por personas de color. Las acciones de Peyton Gendron son la consecuencia de esta ideología de derechas vomitada por Fox News.

La policía racista

La detención del supremacista blanco también expone la naturaleza racista de la policía y la mentira de que habría menos asesinatos de afrodescendientes desarmados mediante más "entrenamiento". La policía asesina sistemáticamente afrodescendientes desarmados, pero detiene a fanáticos blancos armados sin un rasguño. Después de que Dylan Roof matara a nueve personas negras desarmadas en la histórica Iglesia Metodista Episcopal Africana Emanuel, la policía lo agasajó con hamburguesas antes de llevarlo a la cárcel.

Esto se debe a que la policía se identifica con los supremacistas blancos. Existe una amplia documentación sobre los departamentos de policía y de sheriff de todo el país que incluyen a miembros de organizaciones de supremacistas blancos.

Además, el papel de la policía es reforzar el capitalismo que explota a los trabajadores y que se construyó en Estados Unidos sobre la base de la esclavitud y la hiperexplotación de los afrodescendientes. La policía mantiene un sistema económico racista y ellos mismos son racistas. Se unen a los fanáticos violentos como Peyton Gendron para matar a los desarmados. Ninguna cantidad de "entrenamiento" cambia eso.

La policía ha matado a más personas cada año desde que George Floyd murió asfixiado por la policía de Minneapolis a manos de Derek Chauvin. Los republicanos acogen abiertamente a los supremacistas blancos, pero los demócratas financian a los fanáticos con el pretexto de "entrenar" a la policía.

Biden pide ahora un aumento de 32.000 millones de dólares en la financiación de la policía y en la "formación antiprejuicios" para aumentar la cantidad de armas que utilizan las fuerzas policiales en todo el país. Con más personas asesinadas por la policía, la inflación en aumento, y la pobreza en aumento también, la respuesta de Biden es oprimir a los pobres, no aumentar los salarios o disminuir los precios. El Partido Demócrata ha denunciado los ataques racistas pero envalentona a la policía que los lleva a cabo.

Enfrentar a la derecha

El sistema capitalista necesita una policía racista. Para reforzar las fronteras de los barrios, para acosar a las personas empobrecidas (desproporcionadamente afrodescendientes y latinos) y para desalojar a la gente de sus casas. Para atacar a las personas LGBTQ+ en la calle y a los vendedores de fruta inmigrantes. La solidaridad está creciendo a lo largo de las luchas de la clase trabajadora y de los oprimidos, por lo que los que hacen la oferta de la clase capitalista quieren más policía para reprimir.

Mientras los trabajadores empiezan a organizar sindicatos; mientras las mujeres, los trans y los no binaries salen a la calle por el derecho al aborto; y mientras los trabajadores de los sindicatos se preparan para la huelga, la clase capitalista se apoya en la policía supremacista blanca para atacar y reprimir estos movimientos. Se puede apostar que la extrema derecha envalentonada atacará estos movimientos también, como lo hicieron durante el movimiento Black Lives Matter.

Es necesario que la clase obrera y a los pueblos oprimidos se organicen para oponerse abiertamente a la supremacía blanca y solidarizarse con las víctimas y sus familias. La policía y el KKKlan van de la mano. Por el contrario, los trabajadores y los oprimidos deben levantarse juntos con los puños en alto y contraatacar, mediante manifestaciones, protestas y nuestra arma más poderosa: la huelga. Debemos exigir que el Estado proporcione todo el apoyo a las personas afectadas por este ataque, así como a sus familias; no deben pagar ni un céntimo por los costes hospitalarios ni por el apoyo de salud mental que necesitarán durante años. Y necesitamos una investigación independiente de este tiroteo para encontrar a todos y cada uno de los responsables.

Los asesinatos racistas y el trato de guante de seda de la policía hacia el tirador en masa deben enfrentarse con furia y organización. Lloremos por los asesinados y luchemos como locos por los vivos. Con lágrimas de rabia nos levantamos y luchamos contra la intolerancia, por la abolición de la policía, el capitalismo y un mundo mejor: el socialismo.





Temas relacionados

Racismo   /    Estados Unidos   /    Internacional

Comentarios

DEJAR COMENTARIO


Destacados del día

Últimas noticias